Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Octubre  
2
  Domingo  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

Historia SagradaCaín y Abel
Ángel de Miguel (Mar 25, 2008) Historia Sagrada

Los dos primeros hijos de Adán fueron Caín y Abel. Caín cultivaba la tierra y Abel se ocupaba en apacentar ganados. Los dos hermanos ofrecían sacrificios a Dios, pero de muy distinto modo. Caín, de corazón egoísta ofrecía a Dios los restos de sus cosechas, o los frutos dañados. Abel, de corazón generoso y bueno, ofrecía al Señor los mejores corderos y ovejas de sus rebaños. El Señor veía con agrado los presentes de Abel y apartaba la vista de las ofrendas de Caín, porque su corazón era malo. De ello se dio cuenta Caín; pero en vez de corregirse, sintió envidia y odio contra su hermano. A tal extremo llegó la irritación de Caín, que, -a pesar de que Dios le dijo, que si se portaba bien dejaría de sentirse abatido y que si no obraba bien, el pecado le estaba acechando como fiera que le codiciaba- llevando a su hermano afuera, se arrojó sobre el y lo mató, huyendo luego espantado.

Apenas Caín hubo asesinado a su hermano, Dios comenzó a pedirle cuenta del crimen cometido, diciéndole: “¿Dónde está tu hermano Abel? Y Caín, uniendo una mentira al crimen, contestó: “No sé. ¿Soy yo acaso el guardián de mi hermano?”. Replicó Dios: “¿Qué has hecho? Se oye la sangre de tu hermano clamar a mi desde el suelo. Pues bien: maldito seas, lejos de este suelo que abrió la boca para recibir de tu mano la sangre de tu hermano. Aunque labres el suelo, no te dará más su fruto. Vagabundo y errante serás en la tierra.” Caín, desesperado, dejó la presencia de Dios, abandonó a su familia y se retiró al oriente del paraíso terrenal, donde su mujer concibió a su hijo Henoc y donde fundó la población mas antigua del mundo a la que llamo como su hijo Henoc. Los descendientes de Caín fueron muy numerosos, pero la maldición de Dios les seguía y se distinguieron por sus crímenes y alejamiento de Dios.


Tuvo Adán un tercer hijo, llamado Set, que se mostró fiel a Dios. Los descendientes de Set conservaron la misma fidelidad y por ello fueron llamados hijos de Dios, mientras que los de Caín, que se apartaron de Dios, recibieron el nombre de hijos de los hombres. Entre los descendientes de Set está Enos, celebre por su piedad; a Henoc, que fue trasladado al cielo sin morir, a la edad de 365 años; a Matusalén, que vivió 969 años, y a Noé, que fue salvado del diluvio. Estos son los mas notables entre los primeros patriarcas. También sucedió que: “Cuando la humanidad comenzó a multiplicarse sobre la faz de la tierra y les nacieron hijas, vieron los hijos de Dios que las hijas de los hombres les venían bien, y tomaron por mujeres a las que prefirieron de todas ellas” mezclándose así, los descendientes de Adán y de Caín. Muchos se pervirtieron como ellos, entregándose a toda clase de pecados. De tal manera que Dios dijo: “No permanecerá para siempre mi espíritu en el hombre, porque no es mas que carne; que sus días sean ciento veinte años”.

Los patriarcas son los “cabeza de familia” descendientes de Set, que vivieron desde Adán hasta Moisés. Los patriarcas vivían muchísimo tiempo, y por esta longevidad pudieron conservar fácilmente entre los hombres las verdades reveladas por Dios al principio del mundo. Los patriarcas eran pastores, y los ganados constituían toda su riqueza. Vivian en tiendas de campaña, cambiaban de residencia según la conveniencia y necesidad de los ganados. Se consideraba al patriarca como al rey de los suyos, ejerciendo las funciones de juez y de sacerdote, siendo respetado y obedecido por numerosas generaciones. En cuanto a nuestro primer padre Adán, se sabe que llegó a la edad de 930 años y que lloró su pecado hasta el último día de su vida.

  
BUSCAR EN NJ: