Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Junio  
13
  Domingo  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

AragónDetectan la llegada del mosquito tigre a Aragón por primera vez en Huesca
Redacción (NJ) (Sep 22, 2015) Aragón
Los expertos lo daban casi como inevitable y ha acabado llegando. El mosquito tigre, procedente del sudeste asiático y que lleva varios veranos causando problemas en el mediterráneo español, ha llegado a Aragón. Concretamente, los primeros especímenes de este mosquito, que ha hecho saltar varias alertas por su capacidad para transportar enfermedades como el dengue o la chikunguña, se ha detectado en Huesca capital, donde fue un aviso ciudadano el que puso sobre la pista a los investigadores.

Su detección fue publicada en el último Boletín Epidemiológico de Aragón después de que hace dos semanas el equipo de control y seguimiento de este mosquito creado por el Ministerio de Sanidad y con base en la Universidad de Zaragoza confirmara el hallazgo.

“Encontramos una hembra en la zona, que es posible que haya llegado dentro de algún vehículo desde la costa catalana o el norte de Castellón”, explica Javier Lucientes, profesor titular de Parasitología y Enfermedades Parasitarias de la Universidad de Zaragoza y miembro del grupo de control y vigilancia que ha seguido la expansión de este insecto en los últimos años.

No obstante, por encontrarse al final del verano el hallazgo puede resultar más benigno que si se hubiera encontrado hace unos meses, cuando las altas temperaturas habrían facilitado el asentamiento del mosquito. “Ahora se abre un periodo de observación y de control donde se debe prevenir que la especie no se afiance en la zona, buscando posibles zonas de cría”, explica Lucientes, que no obstante señala que se ha constatado que la especie se adapta “con increíble facilidad” a nuevos entornos. No en vano, el pasado otoño ya se encontraron los primeros especímenes también en el País Vasco, y se ha confirmado su llegada a otras ciudades europeas con climas en principio menos propicios que el arco mediterráneo, como París.

Los investigadores creen que el mosquito tigre entró en la península ibérica en el año 2004, llegando a la provincia de Barcelona posiblemente a través del transporte por carretera. A partir de ahí, su expansión ha sido incontrolada llegando a causar graves problemas en el levante español donde varios ayuntamientos han tenido que redoblar esfuerzos para controlar su presencia.

La diferencia principal con la mayoría de los mosquitos autóctonos es que el tigre - Aedes albopictus por su nombre científico- es activo durante el día, tiene facilidad para reproducirse en pequeñas cantidades de agua y además presenta una agresividad a la hora de picar que le hace especialmente insistente. “Se ha podido comprobar que es proclive a introducirse en los coches siguiendo a los humanos y atraído por el calor. A partir de ahí es capaz de resistir el viaje hasta el destino, lo cual lo hace muy difícil de controlar”, explica el investigador de la UZ, donde también desarrolla un proyecto para generar materiales repelentes a estos insectos.

"La hembra es la que suele introducirse en los vehículos una vez ya fecundada, por lo que no es descartable que haya podido poner huevos en la zona, pero tenemos que comprobarlo para establecer posibles planes de vigilancia en un futuro y controlarlo", explica Lucientes.

De hecho, este verano grupos de entomólogos llegaron a aprovechar los controles de tráfico de los Mossos d'Esquadra en Cataluña para inspeccionar algunos de los vehículos que volvían de las zonas costeras hacia el interior para evitar que se transportara el temido polizón.

Además de causar reacciones intensas por no estar acostumbrados a su picadura, el mosquito tigre es objeto de especial vigilancia por su capacidad para transmitir enfermedades como el dengue o la fiebre de Chikunguña, que a finales de julio hizo saltar las alarmas ante un posible caso de un vecino de Gandía (Valencia), que finalmente las pruebas demostraron que no era tal. Esta dolencia, que no suele acarrear problemas una vez superada, muestras sus síntomas con una repentina fiebre acompañada de dolores articulares.

En la detección del mosquito tigre en Aragón intervino, de forma fundamental, un primer avistamiento reportado por un vecino oscense que puso sobre aviso a los investigadores subiendo una foto de un ejemplar a la aplicación 'Atrapa el Tigre' (Tigatrapp), desarrollada por el grupo de investigación del Laboratorio de Ecología en Movimiento (MoveLab)del Centro de Estudios Avanzados de Blanes del CSIC, la cual permite que los ciudadanos recojan datos cada vez que ven un mosquito tigre y los transmitan al CSIC. Como la aplicación registra la posición, el sistema permite hacer un mapa de presencia del mosquito tigre y participar en el estudio de su dispersión.

Frederic Bartumeus, director de este proyecto que nació en Cataluña y que el verano pasado se extendió al resto del país, explica que la aplicación ha tenido una acogida mucho mayor a lo que pensaban en un principio. “Ha tenido una aceptación realmente buena. La gente está concienciada de que el proyecto puede ayudar a aportar información para trazar un mapa de la expansión del mosquito y así prevenir su control”, señala. Al subir una foto, y siguiendo unas fáciles claves para su identificación, un experto de 'Atrapa el Tigre' confirma o descarta el avistamiento, que después, como en el caso aragonés, puede ser controlado sobre el terreno. “Los investigadores, por nosotros mismos, jamás seríamos capaces de abarcar todo el muestreo que nos ofrecen los usuarios”, señala Bartumeus, quien avisa: “Espero que no os llegue por allí el tigre porque es realmente molesto”.

  
BUSCAR EN NJ: