Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Enero  
30
  Lunes  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

BaloncestoA redondear un sueño ante Lituania
Redacción (NJ) (Sep 20, 2015) Baloncesto
El presente Eurobasket es ya inolvidable para España, pero doradas siempre se recuerdan más redondas las historias. La selección busca esta tarde (19.00 h., Telecinco) ante Lituania que nada estropee el final feliz a su apasionante aventura de 2015. Un trayecto repleto de vaivenes, de dudas iniciales, heroico después. Como las buenas películas, con sus particulares intrahistorias.

Un guión ya repetido en el pasado, pero más inesperado que nunca pues esta vez se acudió a la batalla mermado de armas y con Pau Gasol, el líder absoluto, a sus 35 años. De ahí que todo sea «más especial» que nunca para esta generación eterna, a la caza de su tercer oro continental, la 10ª medalla ya desde 2001 y la octava de los últimos nueve europeos.

No hace ni 10 días, ni siquiera los billetes para volar a Lille desde Berlín estaban confirmados. Era parte del plan la progresión -en la primera fase Pau Gasol no debía disputar más de 30 minutos por partido-, pero esta vez se fue un poco de las manos. Por el poderío de Serbia en el debut y por la genialidad italiana después (esos triples de Belinelli), el grupo de Scariolo se plantó el pasado jueves con un match ball en contra: debía derrotar a Alemania en su casa.

«Ahí se produjo un cambio», confiesa el seleccionador. Ese tiro libre fallado por Schröder liberaba tensiones de un grupo golpeado, al que también rondaban marejadas extradeportivas como el feo incidente de Mirotic con la bandera serbia.Pero todo lo sucedido después en el Pierre Mauroy ha tenido un aura mágica. Esa conmovedora capacidad de vivir en el filo de un grupo que nunca dejó de creer en sí mismo. Para siempre en la memoria colectiva del baloncesto español quedarán esas carreras de Pau Gasol entre bambalinas, alarmados todos por lo que después se supo era un pinchazo en el gemelo. Esos nervios contrarrestados con la enésima actuación histórica (seis triples de siete intentos). De los apuros contra Polonia se pasó a dos actuaciones memorables ante Grecia y Francia, dos de las cumbres de esta generación, sobre todo, la venganza ante los galos con la obra maestra de Pau.

Pero hoy, el último obstáculo a derribar es Lituania, cuando en lo previsto estaba cerrar el círculo ante los serbios. Y ese equipo «durísimo, rocoso» despierta recelos. Porque, como España, se plantó donde nadie le esperaba. «A la final no han llegado los que más talento o recursos tienen. Esos son los que luchan por el bronce. Pero el deporte admite que haya un margen para la fuerza táctica y mental, para el equipo. Cosas que pueden sobreponerse a la pura calidad», razonaba Scariolo.Desde el papel de favorito, España teme a un grupo con tradición, cuarto del pasado Mundial y plata en el Eurobasket 2013.

El verdugo en la final de 2003, de la que resisten Pau y Felipe Reyes. También aquel adversario de 2009 con el que la selección despegó hacia su primera corona europea, brutal por momentos (49-19 entre el segundo y el tercer cuarto, venían de perder con Turquía). Menos talentosos ahora, pero igual de competitivos. Con una enorme masa de aficionados detrás, ese país que vive por el baloncesto, familias enteras paseando por Lille.

Con una mezcla de juventud y experiencia, pese a sus bajas. Principalmente la de Donatas Motiejunas, ala-pívot de los Rockets, con una lesión en la espalda. También el genial e intermitente Linas Kleiza o el esforzado Martynas Pocius. Por supuesto, todo gira en torno a Jonas Valanciunas (12 puntos y 8,7 rebotes en los Raptors, donde es titular). Aunque el que absorbe el juego es Kalnietis (37 minutos en la semifinal pese a sus ocho pérdidas). «Juega bien el pick and roll, a campo abierto es un peligro y, sin ser un especialista, mete triples importantes.

Me encantó Kuzminskas contra Serbia y Maciulis está completando un enorme torneo. Hay dos ex jugadores míos, Jankunas y Javtokas, que complementan de una forma inteligente y dura. Es un equipo, un bloque», resume Scariolo.Más allá de la cancha, la selección, ya olímpica de pleno derecho, tiene un escaparate para seguir reivindicando al mundo varias cosas.

La competitividad ya intrínseca de todo aquel que se viste con la camiseta de España, la mentira del fin de una generación y la pasión con la que el país responde ante el baloncesto. Entre otros, estarán en Lille el Felipe VI y Soraya Sáenz de Santamaría. «Siempre que recibes el apoyo de todos, desde las más altas figuras y representantes del país, hasta la gente que viene con un esfuerzo personal, se agradece.

Es bonito. Esperemos que sea especial», reflexionaba Gasol, quien también tiene varias gestas personales por delante. Su tercer MVP con España (2006 y 2009), su tercer entorchado de máximo anotador en Europeos (2003 y 2009) para igualar a Korac y Nowitzki... Un oro para prolongar su leyenda.

  
BUSCAR EN NJ: