Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Enero  
29
  Domingo  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

BaloncestoLíder en solitario
Redacción (NJ) (May 01, 2015) Baloncesto
Un partido desubicado, aplazado en su día por la disputa del Real Madrid de los cuartos de final de la Euroliga, una tarde fría en el Palacio, previa de puente, con la tribuna algo más despoblada de lo habitual. Y, sin embargo, la visita de Unicaja deja detalles para tomar nota.

Una rabieta de Pablo Laso que acaba en expulsión, una exhibición tan fugaz como mortal de Felipe Reyes (16 puntos y cuatro rebotes en siete minutos), un par de sustos (rodilla de KC Rivers, pero sobre todo tobillo izquierdo de Rudy) a 15 días de la Final Four y el debut testimonial con 16 años de Luka Doncic, un tipo que no dejará de sonar no tardando. Entre todo eso, una victoria más plácida para los blancos de lo que hacía indicar la clasificación y un liderato en solitario que, visto lo visto, no parece que vaya a mutar de aquí al final de temporada regular. [Estadísticas: 92-77]

Escapó el Madrid con el primer puesto refrendado, prácticamente sellado al remontar también el basket-average. Arrebatándoselo al Unicaja en unos días grises para los malagueños, derrotas consecutivas en Sevilla y Madrid, y malas sensaciones, como si la temporada se le estuviera haciendo demasiado larga. Y lo hicieron los de Pablo Laso precisamente por su entrenador, o a causa de él. De una pérdida de nervios en el segundo cuarto, cuando el mar en calma por el que transitaba el duelo se convirtió en tormenta. Desató las hostilidades una falta en ataque de Slaughter, cuyas protestas costaron la expulsión del técnico vitoriano. Extraña, seguramente desproporcionada, aunque bien en verdad que sus aplausos a Pérez Pizarro tras el primer castigo no ayudaron.

A la caseta el entrenador, pero la rabia acumulada de sus chicos (y de la grada) desata sus pasiones y su mejor juego. Del 23-22 al 38-28, con Sergio Rodríguez, Nocioni, Slaughter y Llull tocando a rebato.

Hasta entonces al Madrid (sin Carroll por lesión, tampoco Mejri) le había costado despegar. Y cuando no saca las uñas se evidencia su agujero en el rebote (hasta 13 ofensivos concedió en los primeros 20 minutos, con Golubovic a sus anchas). Este equipo necesita el ritmo como compañero de viaje. Ese que puso Felipe Reyes a lo bestia tras la vuelta de vestuarios. El capitán enhebró 14 puntos apenas interrumpidos por una canasta de Ayón, su enésima exhibición, cada vez más perfecto, contradiciendo al paso del tiempo. En siete minutos, 16 puntos y cuatro rebotes.

  
BUSCAR EN NJ: