Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Enero  
29
  Domingo  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

MotociclismoRossi desquicia a Márquez
Redacción (NJ) (Apr 20, 2015) Motociclismo
Confesaba Marc Márquez a principio de temporada que durante sus vacaciones había disfrutado de algunas de las carreras de su curso 2014. Pero evitó las que ganó en solitario sin que nadie pudiera ponerle en aprietos. «Aunque sabía que las ganaba, me aburrían un poco», sonreía. Así comenzó el Gran Premio de Argentina, con el español sin oposición posible. Hasta que Valentino Rossi hizo real la amenaza con la que apuntaba a principio de año: «Quiero conseguir el décimo campeonato». Está en la línea: gana en Argentina, es líder y es el único que tutea al español, que terminó en el suelo en la batalla por recuperar la primera plaza.

No se esperaba Márquez la reacción del piloto de 36 años después de que un toque con Cal Crutchlow lo arrastrara al pelotón. No intuía Márquez ese amargo final después de que su ambición lo impulsara por delante de Aleix Espargaró, que osó retarle en las primeras curvas. No presagiaba los cero puntos cuando a la cuarta vuelta su ventaja era de más de tres segundos.

Porque Andrea Dovizioso, Crutchlow, Jorge Lorenzo, Espargaró, Andrea Dovizioso y Rossi se enredaron en la batalla por la segunda plaza, resignados a que Márquez volviera a ser inalcanzable. Pero Rossi no se conformó. Se trabajó una remontada de excepción para dejarse hasta la última gota de sudor por dar caza a quien todos consideran su discípulo natural. «Lo siento mucho por él, creo que está bien, que no le ha pasado nada. He sentido que me tocaba antes de que se cayera, pero no sé qué ha pasado después. He estado concentrado al cien por cien toda la carrera», comentaba eufórico el 46, arrebatada la sonrisa a un Márquez desquiciado.

No lo tuvo fácil. Primero peleó con Lorenzo, quinto al final porque al balear no le aguantó la motivación de las primeras peleas. Después tuvo que batirse el cobre con sus compatriotas Andrea Dovizioso, segundo por tercer gran premio consecutivo, y Andrea Iannone, cuarto. Las Ducati ya no son invitadas, son perfectas aspirantes a todas las victorias y no van a dejar de demostrarlo. Como también lo es Cal Crutchlow, tercero, primer podio para él en este 2015 en el que ya no hay un referente. Todos lo son.

Pero es Rossi quien se atreve a desafiar las leyes que estableció Márquez en 2013 y en 2014. Ahora impone las suyas, siempre feliz sobre la Yamaha que lo sitúa líder de MotoGP y con registros de otra época. Hacía diez años que no comenzaba con dos victorias. Y las que quiere conseguir: «Llevo dos triunfos en la temporada y creo que puedo luchar así hasta el final».

Es una amenaza de veterano, y una realidad sobre el asfalto. Solo él creyó en la remontada. Solo él pudo rodar en los mismos tiempos que Márquez y aún mejor. Solo él supo reducir la distancia vuelta a vuelta, curva a curva. Hasta que a falta de tres para el final atacó al de Honda. Fiel a su estilo, Márquez no se dejó amilanar y le devolvió la jugada, pero el italiano iba con una marcha más y recuperó la primera plaza. En la lucha, el español se pegó demasiado a la Yamaha y terminó en el suelo, a dos vueltas del final, enfadado con la moto y con su agresividad. Tan cerca la victoria. Pero es Rossi quien sonríe en el podio, con la camiseta de Maradona, y líder de MotoGP.

  
BUSCAR EN NJ: