Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Diciembre  
8
  Miércoles  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

CineCríticas de los estrenos de cine del 6 de febrero de 2015
Redacción (NJ) (Feb 07, 2015) Cine
Calificación y breve comentario de todos los estrenos de cine de esta semana por Jerónimo José Martín.

Timbuktu

(Le chagrin des oiseaux)

*** (7)

Director: Abderrahmane Sissako. Intérpretes: Abel Jafri, Hichem Yacoubi, Kettly Noël, Pino Desperado, Toulou Kiki, Ibrahim Ahmed, Layla Walet Mohamed, Mehdi A.G. Mohamed, Fatoumata Diawara. Guion: Abderrahmane Sissako y Kessen Tall. Drama. 100 min. Jóvenes.

República de Malí, hacia 2012. La ciudad de Tombuctú y sus alrededores son ocupados por musulmanes fundamentalistas, que imponen por la fuerza la sharia, la ley islámica, tal y como ellos la entienden. A pesar de las críticas de un prestigioso imán de la ciudad a su rigor y sus excesos, esos visionarios guerreros de la yihad —el decreto religioso de guerra— establecen numerosas prohibiciones a los sencillos lugareños, que siempre habían vivido pacíficamente su religión. Ya no se puede fumar, ni jugar al fútbol, ni tocar música, ni escucharla… Y, por supuesto, todas las mujeres deben cubrirse la cabeza e incluso las manos, si no quieren ser detenidas y juzgadas severamente. El pastor Kidane, su esposa Katima, su hija Toya, y el chaval que les cuida las vacas, Issan, sufrirán especialmente la penosa situación.

Con esta impactante recreación de hechos reales, el director mauritano Abderrahmane Sissako (‘Bamako’) ha ganado diversos premios y ahora opta al Oscar al mejor filme en lengua no inglesa y a ocho Premios César 2014, incluyendo los correspondientes a mejor película y director. A pesar de tantos reconocimientos, el filme es bastante irregular, pues padece un guion algo disperso, una puesta en escena hiperrealista sólo a veces brillante, y unas interpretaciones de calidades diversas. Sin embargo, por encima de esos defectos se impone su rotunda condena de la intolerancia y la violencia brutal del yihadismo islámico, desgraciadamente tan activo en la actualidad. Una condena especialmente incisiva por ponderada y nada maniquea, pues nunca deshumaniza a los fundamentalistas hasta la caricatura, ni cae en la tentación de arremeter contra la religión en general. En este sentido, más que las brutalidades de los yihadistas —mostradas explícitamente aunque con cierta contención—, conmueven las sinceras oraciones a Dios de esa gente sencilla y las sabias advertencias del imán, cuando dice valientemente a los líderes fundamentalistas: “Todos los días, yo intento aplicarme la sharia a mí mismo. Quizás vosotros también deberíais aplicaros la sharia a vosotros mismos antes de exigírsela violentamente a los demás”.

Queda así una película poderosa, valiente y necesaria, mejor por dentro que por fuera, emotiva e inteligente a la vez, que se esfuerza por conciliar fe y razón, y que arremete contra el integrismo sin dejar de mostrar la importancia de la verdadera religión para fundamentar en ella la compasión, la solidaridad, el arrepentimiento, el perdón y el cariño familiar. Elogiables propósitos, desarrollados con fluidez, una bella fotografía y música sugestiva, que dejan para el recuerdo un antológico partido de fútbol sin balón, maravillosamente coreografiado y rodado, y con un fuerza simbólica arrebatadora. J. J. M.

Foxcatcher

*** (7)

Director: Bennett Miller. Intérpretes: Steve Carell, Channing Tatum, Mark Ruffalo, Sienna Miller, Vanessa Redgrave, Anthony Michael Hall. Guion: Dan Futterman, E. Max Frye, Kristin Gore. Drama. 134 min. Jóvenes-adultos.

Tras ganar en Cannes 2014 el Premio al mejor director, obtener diversos galardones de la crítica y optar a tres Globos de Oro, este cuarto largometraje de Bennett Miller (‘The Cruise’, ‘Truman Capote’, ‘Moneyball: Rompiendo las reglas’) está nominado a cinco Oscar: mejor director, actor principal (Steve Carell), actor de reparto (Mark Ruffalo), guion original y maquillaje y peluquería (Bill Corso y Dennis Liddiard). En él, el prestigioso cineasta neoyorquino insiste en la recreación de hechos reales luctuosos y escalofriantes.

Solo, deprimido y sin recursos, el ex campeón olímpico de lucha libre Mark Schultz es invitado por el magnate de la industria química John du Pont a su lujosa finca en Delaware, Pensilvania, para montar juntos allí un equipo poderoso de cara a los Juegos Olímpicos de Seúl 1988. El tosco e ingenuo Mark aprovecha la oportunidad para salir de la sombra de su popular hermano mayor David, acreditado entrenador y también ganador de la medalla olímpica. Pero una vez que Mark se instala en el centro de entrenamiento que el multimillonario ha montado en su granja ‘Foxcatcher’, la situación se enrarece por el carácter posesivo y patológico de Du Pont.

Como en las anteriores películas de Miller, a veces la narración se espesa y ralentiza en exceso, quizás por su insistente recurso al psicoanálisis freudiano, evidente en las relaciones de Mark con su hermano y de Du Pont con su madre. Esta opción más intelectual que vital cae a veces en la grandilocuencia, acartona un poco la capacidad emotiva de la historia, y rebaja la hondura dramática y moral de sus certeras críticas al afán desordenado de afectos paternales, maternales y fraternales, y a la moral del triunfo a cualquier precio, que a menudo convierte ‘el sueño americano’ en una pesadilla espeluznante.

De todas formas, esa limitación se compensa en gran medida por la progresiva atmósfera malsana que genera la impecable e hipnótica puesta en escena y, sobre todo, por las sensacionales interpretaciones de todos los actores, que añaden suficientes matices de humanidad a los personajes. En este sentido, cabe elogiar el radical cambio de registro del cómico Steve Carell, los denodados esfuerzos de Channing Tatum por estar a su altura y el apabullante despliegue de Mark Ruffalo, que se confirma como unos de los mejores actores de su generación. La sombría fotografía de Greig Fraser y la doliente banda sonora de Rob Simonsen completan este notable dramón, que consolida a Bennett Miller como un director sólido y sugerente.

El destino de Júpiter

(Jupiter Ascending)

(5)

Directores y guionistas: Andy y Lana Wachowski. Intérpretes: Mila Kunis, Channing Tatum, Eddie Redmayne, Sean Bean, Doona Bae, Douglas Booth, Vanessa Kirby, Jo Osmond, Christina Cole. Fantasía. 127 min. Jóvenes-adultos.

La Tierra en el futuro. Júpiter Jones nació bajo el cielo de la noche, y las señales apuntaban a que estaba llamada a grandes cosas. Ya adulta, Jupiter sueña con las estrellas, pero se topa con la dura realidad de su trabajo como limpiadora de casas en Chicago. Será consciente del destino que le estaba aguardando cuando Caine, un cazador ex militar, genéticamente modificado, llega a la Tierra para encontrarla. Según él, la firma genética de la chica la emparenta con la familia real que controla el universo entero. Una familia dividida por las luchas de poder, y que está preparando la inminente ‘recolección’ de todos los terrícolas.

En este caótico cóctel de fantasía y ciencia-ficción, los hermanos Andy y Lana Wachowski diluyen una trama poco original, pero con posibilidades, en un guion demasiado complicado y con numerosas arritmias, que además deambula sin rumbo entre la épica galáctica más convencional, la comedia zafia —palabrotas fuera de lugar, bromas sexuales, escenita erótica…— y la pseudofilosófica perorata New Age, con su cargante e ininteligible verborrea. El filme confirma así la baja forma de estos cineastas estadounidenses, responsables de la magnífica trilogía ‘Matrix’ y de las decepcionantes ‘Speed Racer’ y ‘El atlas de las nubes’.

Las dilatadas secuencias de acción están bien rodadas y montadas, de modo que impactan, aunque su agotador barroquismo visual —aparatosos efectos especiales, apabullantes decorados, un llamativo vestuario kistch…— se impone siempre sobre los conflictos dramáticos y morales de los personajes, por otro lado, muy esquemáticos y superficiales. Todos los actores cumplen, al igual que la música de Michael Giacchino y la fotografía de John Toll, de modo que el conjunto resulta suficientemente vistoso y entretenido. Pero, desde luego, no roza la potencia de la saga ‘Matrix’, ni de los otros grandes filmes de ciencia-ficción que han imitado los Wachowski. J. J. M.

The Interview

* (2)

Directores: Evan Goldberg y Seth Rogen. Intérpretes: James Franco, Seth Rogen, Lizzy Caplan, Randall Park, Diana Bang, Tommy Chang, Timothy Simons, Reese Alexander, James Yi. Guion: Dan Sterling, basado en una historia de Evan Goldberg, Seth Rogen y Dan Sterling. Comedia disparatada. 2014. Adultos.

El promiscuo presentador Dave Skylark, y su angustiado productor, Aaron Rapoport, dirigen ‘Skylark Tonight’, un grosero y sensacionalista programa televisivo sobre famosos. Un día, el temido líder norcoreano, Kim Jong-un, hace público que es fan del programa, y que quiere grabar una larga entrevista exclusiva con Dave y Aaron. Enseguida, la CIA los recluta para realizar una peligrosa misión: matar a Kim Jong-un.

De no ser por su polémica retirada temporal tras el ciberataque sufrido por Sony —supuestamente ejecutado por espías norcoreanos—, esta comedieta disparatada habría pasado desapercibida, sencillamente porque es malísima. Tras un prólogo hilarante, el guion va de un poco a nada, y la mayoría de sus golpes de humor no tienen gracia, sobre todo cuando recurren a chorradas sexuales o escatológicas, que es casi siempre. La puesta en escena de Evan Goldberg y Seth Rogen (‘Juerga hasta el fin’) no es digna de ese nombre. Y todo el reparto sobreactúa, especialmente James Franco, cuyos amaneramientos resultan insufribles.

En fin, un petardo aburrido, zafio, violento y olvidable, en el que sólo destaca un poco Randall Park en la piel del dictador Kim Jong-un, y que diluye sus críticas a la política internacional de Estados Unidos en una caricatura patética de Corea del Norte. J. J. M.

Tusk

* (3)

Director y guionista: Kevin Smith. Intérpretes: Justin Long, Haley Joel Osment, Genesis Rodriguez, Michael Parks, Ralph Garman, Johnny Depp, Harley Morenstein. Terror. 102 min. Adultos.

“¡No quiero morir en Canadá!”, suplica Wallace Bryton, un popular y odioso podcaster —locutor de radio por Internet— al que una serie de circunstancias ha llevado hasta la frontera de Canadá, para entrevistar allí al misterioso anciano Howard Howe, que una vez fue salvado por una morsa. Misántropo recalcitrante, Howe tendrá una forma muy poco ortodoxa de sacar a Wallace su lado más “animal”.

Al trasgresor cineasta estadounidense Kevin Smith (‘Clerks’, ‘Dogma’, ‘Red State’) se le va totalmente la pinza en esta bizarra y sanguinolenta película de terror, con toques de thriller y de comedia gamberra, similar en su planteamiento a la polémica ‘The Human Centipede’ (2009), del holandés Tom Six. Aquí sólo destaca la inquietante interpretación de Michael Parks, la aparición de un Johnny Depp irreconocible y el llamativo sobrepeso del ya adulto Haley Joel Osment, el hace años prometedor niño de ‘El sexto sentido’. El resto es una indigesta ensalada de vísceras, estupideces y zafiedades, rodada con cierta personalidad visual, pero con flash-backs espantosos y un guión sin pies ni cabeza, que acaba cayendo en el ridículo más absoluto. J. J. M.

Bob Esponja, un héroe fuera del agua

(The SpongeBob Movie: Sponge Out of Water)

** (4,5)

Director: Paul Tibbitt. Intérpretes: Antonio Banderas. Guion: Jonathan Aibel, Glenn Berger y Paul Tibbitt, basado en la serie de televisión creada por Stephen Hillenburg. Comedia. 100 min. Todos.

Bob Esponja y sus torpes amigotes viven felices en el arrecife Fondo de Bikini, la ciudad subacuática dominada por el mítico restaurante El Cangrejo Crujiente. Hasta que un malvado y solitario pirata roba un libro mágico, a través del que va oscureciendo el futuro del idílico lugar. Tras solventar como pueden una violenta revolución, Bob Esponja y sus amigos deciden tomar las riendas de su destino, y emprenden un peligroso viaje, incluso fuera del agua, con el objetivo de recuperar el libro y devolverlo a su sitio.

En 1999, el artista, animador y biólogo marino Stephen Hillenburg creó ‘Bob Esponja’ como serie de animación de bajo presupuesto para el canal televisivo Nickelodeon. Y, desde entonces, ha ganado numerosos premios, y muchos niños y adultos de todo el mundo han disfrutado y disfrutan con las surrealistas andanzas marinas del incombustible y vitalista invertebrado. Algo bueno tendrá, pero yo no lo pillo. Al igual que en la serie y en su anterior aventura fílmica, ‘Bob Esponja, la película’ —realizada íntegramente en animación tradicional 2D—, en este nuevo largometraje, el guion me resulta aburrido, bobo y sin gracia, y la animación me parece mediocre, aunque esta vez ofrezca un 20% en 3D estereoscópico. Antonio Banderas se esfuerza, y logra que las secuencias de acción real sean mínimamente divertidas. Pero no salva un producto infantil de muy baja calidad técnica, y bastante confuso en sus planteamientos de fondo. J. J. M.

  
BUSCAR EN NJ: