Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Diciembre  
8
  Miércoles  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

Cine10 millones es el precio de un Oscar
Redacción (NJ) (Jan 20, 2015) Cine
El pasado jueves, «Birdman» y «El Gran Hotel Budapest» resultaron las grandes vencedoras a la hora de recoger el fruto en la cosecha de nominaciones. Ambas se llevaron nueve, y ambas pertenecen de la división de cine independiente de Fox, Fox Searchlight. Wes Anderson, director de la segunda, ha sido durante toda su carrera un fiel defensor del mundo del cine independiente, lo mismo que le sucede al cineasta mexicano Alejandro González Iñárritu.

La tendencia de los académicos por nominar a este tipo de cine ha sido la regla generalizada en prácticamente todas las candidaturas de este año, extremo que ha levantado críticas airadas dentro del propio mundo cinematográfico. George Lucas se ha hecho oír y de una manera clara: «Lo que sucede con la Academia es que es una campaña política que nada tiene que ver con el desempeño artístico», dijo, y añadió que por eso él nunca ha querido pertenecer a la institución. Las declaraciones forman parte de una entrevista concedida a la cadena CBS en la que aseguró que cree que la veterana institución es un reflejo de la comunidad de Hollywood, mayoritariamente masculina y blanca, de ahí que, señala, no le sorprenda la falta de diversidad racial en la lista de nominados.

«The Imitation Game», dirigida por el noruego Morten Tyldum y distribuida por el siempre ávido Harvey, se hizo con ocho nominaciones. La tendencia, pues, es clara: el cine independiente, y en muchos casos, el que está hecho fuera de EE UU, es lo que los académicos buscan. Como dato revelador de esta 87ª edición basta un detalle: las películas que han llegado hasta el paso previo a la ceremonia son las de menor coste de la historia más reciente de la meca del cine. Pensemos, por ejemplo, en el caso de «Boyhood», la cinta de Richard Linklater que tan estupendas críticas ha recibido: su presupuesto es de cuatro millones de dólares y lleva recaudados más de 43, con lo que, de hacerse con premio el día 23 de febrero, se llevaría, además, un galardón que no entra en competición pero que acreditaría al filme que se rodó durante doce largos años (en días sueltos) se converetiría en el filme más barato en ser premiado.

Echemos un vistazo, por ejemplo, a los presupuestos de las ocho candidatas a mejor filme: es «American Sniper» la que cuenta con un monto más fuerte, 58 millones. La siguen «El Gran Hotel Budapest», con 31; «Birdman», con 18; «The Imitation Game» y «La teoría del todo», con 15 millones; la citada «Boyhood», con cuatro, y la de más modesta inversión y una de las sorpresas de esta edición, «Wiplash», que apenas se eleva por encima de los tres millones, con lo que la medida de esta cosecha de ocho filmes superaría escasamente los 20 millones de dólares y se situaría a años luz de superproducciones de años anteriores como es el caso de «Avatar».

Hollywood está basando su producción en películas protagonizadas por héroes y repletas de efectos especiales, mientras que cintas como «La teoría del todo» o «The Imitation Game» reflejan más, desde determinado punto de vista, lo que era el Hollywood clásico y tradicional de décadas atrás. Por este motivo, este tipo de filmes ahora se ruedan en otros lugares y los grandes estudios no están interesados en ellos debido al riesgo financiero que ello conlleva. Sin embargo, aún queda algún remanente «made in USA», como es el caso de la nueva aventura cinematográfica de Clint Eastwood, «American Sniper», Su filme, que en los Globos de Oro paso desapercibido, se ha alzado con media docena de nominaciones, lo que pone de manifiesto la tradición americana de que siempre es bueno contar una buena historia, es decir, que el guión siempre es reconocido cuando está bien hecho y trabajado. Es el único filme financiado al cien por cien por un estudio de Hollywood que ha conseguido estar nominado en la categoría de mejor película. Da la impresión que los votantes han rechazado cualquier filme que venga del horno de un gran estudio.

Aunque para el público los Oscar comienzan justo ahora, después de que se hayan revelado las nominaciones, para los estudios la campaña comenzó hace bastantes meses. Millones de dólares ya se han empleado para conseguir al preciado pequeño hombre dorado. ¿Y qué es lo que hacen los grandes estudios para influir en los votantes y llevarse a casa el galardón? Las alternativas son varias y entre ellas se encuentran el realizar pases de prensa, enviar DVD, publicitar la película en revistas y periódicos (sobre todo en los especializados en cine, como «Variety» o «Hollywood Reporter»), enviar materiales de promoción a los votantes directamente, sin desdeñar la práctica habitual del «lobbying», llevar al elenco de la película a determinados premios y estrenar el filme entre septiembre y diciembre, para que los votantes tengan la película más fresca en su memoria a la hora de votar. Sin embargo, el arma que se demuestra casi infalible es el dinero: apostar una cantidad astronómica para obtener como resultado una buena cosecha de Oscar.

Para los amantes de los datos será interesante saber que la campaña para ganar la estauilla a la mejor película suele costar alrededor de 10 millones de dólares. No han leído mal. Por regla general, la mitad de los gastos de la misma se invierten en publicidad. Así, un anuncio en una revista como «Hollywood Reporter» cuesta 72.000 dólares en época de Oscar. Por poner un ejemplo, el filme «Crash» (2005) invirtió 250.000 dólares en DVD. Contratar a publicistas (no confundir con publicitarios) para apoyar las campañas sale a unos 10.000 o 15.000 dólares y si la película gana puede haber un bono de 20.000 dólares más. Normalmente, cualquier filme nominado gana una media de 17 millones de dólares más que una que no ha sido elegida para competir por el premio. Los actores (y aquí se demuestra la desigualdad entre géneros) pueden ver un incremento salarial de 3,9 millones tras ganar un Oscar, sin embargo, en el caso de las mujeres el incremento se traduce en un escaso medio millón.

La Academia de las Ciencias y las Artes de Hollywood tiene 6.028 miembros; el 77% son hombres y el 23% mujeres. El 94% son de raza blanca y el 6% incluye a todas las demás. Hollywood no tiene límites en lo que se refiere a tirar la casa por la ventana para conseguir una nominación a los Oscar. La cantidad estimada de gastos en campaña publicitarias por año va de los 100 a los 500 millones de dólares, aunque en casos como en el de la película «Cake», protagonizada por Jennifer Aniston, la impresionante campaña desarrollada no ha dado sus frutos, pues la actriz se ha quedado a las puertas de la nominación al Oscar en la que parece que podría ser una de sus más claras opciones a alzarse con un premio de la Academia. Tendrá que esperar otra ocasión.

  
BUSCAR EN NJ: