Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Febrero  
6
  Lunes  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

Entrevistas“Los padres deben implicarse y participar consistentemente en la escuela”
Héctor Mendal (Aug 02, 2010) Entrevistas
Mario Torrado, director del Colegio Rosales del Canal, descubre para Noticias Jóvenes los ‘secretos’ del modelo educativo de un centro de reciente creación pero que, en su primer año de vida, ya ha demostrado su fortaleza.

¿Cuándo y por qué se creó el Colegio Rosales del Canal?

En septiembre de 2009, para dar respuesta a las necesidades de escolarización de la zona, cuyo crecimiento demográfico es muy elevado.

¿Qué balance hacen por el momento?

El balance es más que positivo, a juzgar por el resultado de la evaluación que se pasó a los padres durante el mes de julio y por los comentarios que hemos recibido.

¿En qué consiste este proyecto educativo?

Al ser un centro de nueva creación, el proyecto educativo como tal se está confeccionando. De todos modos, aspectos básicos que recoge la nueva Ley Orgánica de Educación (objetivos, contenidos, metodología) son los que hemos llevado a cabo durante este primer año de andadura. En el proyecto de dirección que presenté en mayo de 2009 se recogían tres ideas de partida acerca del modelo de organización y funcionamiento del centro. Se entiende la escuela como un instrumento de cohesión social y de integración democrática. Se apuesta por estructuras que permitan la participación, el consenso y la mediación, creando contextos que posibiliten a profesores, padres y alumnos participar de forma activa, favoreciendo un clima que actuará como modelo preventivo. Es el centro en su globalidad el que educa desde su propia organización.

¿Qué método educativo siguen en el CEIP Rosales del Canal?

Durante este año se han escolarizado niños y niñas en la etapa de Educación Infantil. Las metodologías que se utilizan se acogen a aquéllas en la Ley anteriormente citada: enfoque globalizador, papel activo del alumnado, un aprendizaje que es significativo y que el mismo alumno construye. En cuanto al uso de la lengua inglesa, especialmente la metodología comunicativa y participativa. La lengua inglesa no es un área, ni una materia, ni asignatura, sino que es una herramienta de comunicación, y más que eso, es vida en el centro. Todo esto va encaminado a la adquisición de las competencias básicas para la vida.

¿Cuántos alumnos tienen en sus aulas?

En el curso que ya terminó hemos trabajado con un aula que tenía 24 alumnos y cuatro más que no superaban los 18. Para el curso 2010/2011 habrá que sumar cuatro aulas de 22 alumnos, y más alumnos para las otras aulas.

¿Qué actividades realizan a lo largo de todo el año?

Muchas de las actividades están ligadas a aspectos socioculturales de la lengua inglesa, ya que es un centro bilingüe. Por otro lado, son actividades que miran al exterior y establecen un lazo de unión con el entorno.

Ustedes le dan gran importancia al aprendizaje de idiomas desde la más tierna infancia.

Por supuesto. Es un centro bilingüe y la lengua inglesa es una herramienta de comunicación, es más, es vida en el centro. Todo contacto que tenga el alumnado con el aprendizaje de un idioma es algo que le enriquecerá en su desarrollo a lo largo de la vida.

Incluso enseñan inglés a los padres.

Efectivamente, y esta actividad es considerada como de participación de los padres en el centro. Al ser un centro bilingüe, hay ciertos padres que no han tenido la suerte de poder formarse en esta lenguas, por lo que pensamos que ellos necesitarían o bien aprender desde el principio o bien reciclarse en esta lengua a la hora de poder participar en la vida del centro, visto esto en un sentido global, es decir, que va más allá de ayudar a sus hijos en casa.

En su programa hacen especial hincapié en la implicación, el entusiasmo y la responsabilidad. Desde luego se echan en falta estos términos en la sociedad actual.

La verdad es que con la llegada de la democracia se habló mucho de libertades y derechos, pero hay que tener en cuenta que una sociedad democrática ha de ser una sociedad responsable. Esta responsabilidad puede ser llevada a cabo si sus miembros muestran un alto índice de participación y de implicación en la actividad ciudadana. En lo que se refiere a la escuela, que es donde sus hijos reciben parte de su educación, es absolutamente necesario que los padres muestren una implicación y una participación consistente puesto que ese entusiasmo y esa responsabilidad se transmite al alumnado y facilitan un desarrollo personal y académico muy satisfactorio. El entusiasmo y la implicación que demuestren los padres hacia la escuela cristalizan en una vida mucho más completa y feliz del alumnado en su experiencia escolar. Se crean unos vínculos emocionales muy interesantes y muy necesarios para el perfecto desarrollo personal y académico de los niños.

También apuestan por las nuevas tecnologías, con una página web gracias a la cual los padres pueden seguir cómo van los estudios de sus hijos.

En estos momentos, la página web es un elemento de comunicación muy valioso. Es cierto que en un futuro próximo, y cuando las nuevas tecnologías estén completamente implantadas en el centro, para lo cual falta algo de tiempo, la página web será una herramienta mucho más útil y poderosa de lo que es ahora. En este sentido, el centro no solamente va a poner esta herramienta en manos de los alumnos y de los profesores, sino que también es consciente de que tendrá que formar a los padres que lo requieran para que puedan conocer las posibilidades de estas nuevas tecnologías. Yo he aprendido que "para querer hay que conocer", y superando esta ignorancia que pueda haber con respecto a ciertas herramientas tecnológicas que se desconocen, se logra perder el miedo y se puede conocer realmente lo que ofrecen para que haya un uso satisfactorio y, sobre todo, responsable.

Uno de los problemas de esta sociedad es la pérdida de valores. Desde el CEIP Rosales del Canal, ¿cómo tratan de evitar esta situación?

Se habla constantemente de la crisis de valores en nuestro mundo actual. Se dice que los jóvenes han perdido los valores, que ya no hay valores. Yo no estoy demasiado de acuerdo puesto que autores de Filosofía de distintas épocas que trataban la moral nos descubren que la crisis de los valores ya estaba cuando ellos vivían, y lo comentaban como un mal propio de su tiempo. Sí que hay unos valores tradicionales olvidados, incluso perdidos, mientras que otros han emergido como nuevos. Esto me hace pensar que estamos ante de un momento que exige remodelaciones, porque la ética y la educación moral también sufren las embestidas del tiempo, y aun cuando siguen siendo las mismas de siempre, exigen adaptaciones a las nuevas formas de vida.

No hay que olvidar que vivimos en una época de cambios vertiginosos, en una cultura de lo efímero en la que los valores tradicionales parecen estar muy alejados de los nuevos que aparecen ahora, salvo excepciones. No hay que tener miedo a los cambios. Hay valores emergentes que se han ido generalizando a los que damos prioridad las nuevas generaciones y que acaban por imponerse, porque repito, estamos en la sociedad del cambio. Nuevos valores, que ayer se desconocían, y otros que ya existían parecen cambiar de color, de sentido, y están afectando de forma diferente a niños, a jóvenes y a adultos. En cuanto a si son los valores lo que cambian o son las personas las que cambian, creo que somos todos, con mayor o menor velocidad, los que cambiamos.

Dicho esto, hay que tener claro los valores que son realmente vitales, más allá de los que son solo útiles o estéticos o intelectuales. El valor de la vida, el valor de la dignidad humana, el valor de la libertad y las libertades concretas los derechos humanos, y el valor de la verdad son valores que destilan actitudes valiosas que nos conducen a crecer, a sentirnos bien como personas y nos ayudan a ubicarnos en nuestro entorno. Los valores de la justicia, el amor, la fidelidad y la paz hacen que podamos tener actitudes de respeto y de velar por los derechos de los demás; de ser conciliador, colaborador, solidario; de saber comprender a los demás; a crecer juntos.

Tenemos claro que todo lo que se haga en la escuela en este sentido, ayudará a que las nuevas generaciones de niños que ahora vienen a la escuela experimenten un desarrollo personal armónico y completo.

  
BUSCAR EN NJ: