Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Febrero  
9
  Jueves  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

Hace 13 añosEl Fistro idiomático
Michel Suñén (Oct 05, 2009) Hace 13 años
Hace veinte años cando todavía era un intrépido bebé, balbuce su primera palabra.”Ajo”, afirmó titubeante. Y todos los presentes se emocionaron. Y le regalaron besos y halagos. Siguieron “mamá”,”papá” y “yaya”. Y así, poco a poco, fue repitiendo y haciendo suyos los diferentes vocablos con los que entraban en contacto. Fue un aprendizaje costoso, lento y difícil. Él era un bebé crédulo y adivino, como todos los bebes. Crédulo porque admitía sin reticencias que lo que sus cercanos decían tenía un significado, aunque no lo entendiera.Y adivino, porque hacía falta serlo para entender lo que los adultos decían.

Gracias a ello empezó a beneficiarse del legado idiomático de sus ancestros, de sus experiencias; y fue capaz de relacionarse con otros niños y mayores, de dialogar consiguo mismo y de aprender la realidad.

Pero pasaron los años y comenzó a empacharse con series norteamericanas de protagonistas estereotipados, con concursos televisivos de folklóricas preguntas y con dibujos japoneses en los que nunca sucedía nada original.

Ayer lo encontré en la calle, y le pregunté por su vida. “Chachi, colega.Me enrolla cantidad”, me respondió.¿Qué tal en la universidad? “Guay,pero me comí el marrón en septiembre. Penqué tres”.Un coche deportivo, último modelo, circuló ante nosotros.¡Vaya Chaparro guapo!,¡Es una pasada tío!

Lo vi partir con cierta pesadumbre. Aquel bebito curioso y esforzado se había convertido en un hablante perezoso, usuario de una jerga tan ramblona e insignificante que no diferenciaba los matices.

La amplitud léxica permite analizar la realidad. Elogiar algo afirmándolo “guay” no es sólo una simpleza expresiva sino que, a la larga, se convierte en un defecto de categorización la impotencia de distinguir la razón de nuestro agrado.¿o acaso no existe diferencias cuando afirmamos que Zunatito es guayo qué esta es la profesión más guay?

Una palabra perdida puede suponer la pérdida de un acceso a la realidad.Una puerta que se cierra. Hoy en día los diccionarios duermen el sueño de los justos arrinconados en un lóbrego baúl del olvido; y como consecuencia del “imperio audiovisual” nos cerramos al aprendizaje léxico y funcionamos con palabras multiuso, tan generalizadas y extendidas con manidas e inconcretas.

¿No estaremos cerrándonos demasiadas puertas?¿Dejaremos entreabierta alguna por la que acceder al mundo real?¿O bloquearemos para siempre nuestro acceso al mundo del conocimiento y de la comunicación?

Quizá sea éste el momento de sentirnos de nuevo bebes, y reprender nuestro idioma.El momento de consultar un diccionario se sinónimos cuando lo necesitemos. El momento de sorprendernos ante nuevas acepciones.El momento de hablar con precisión, de ser rigurosos.

Dejemos los “frisaros” idiomáticos, las “guarreridas” léxicas y los “condemor” para los cómicos, los payasos y los titiriteros. Con todos mis respetos ¿vale?.

  
BUSCAR EN NJ: