Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Octubre  
2
  Domingo  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

Historia SagradaHistoria de Job II
Ángel de Miguel (Jan 19, 2009) Historia Sagrada
Esos tres amigos que fueron a verle bien pronto cambiaron su compasión en recriminaciones, por la falsa idea que tenían de que la adversidad sólo recae en los malos. Job, al contrario, porque sabía que Dios es Árbitro universal, y que tiene facultades absolutas, lo mismo para poner a prueba a sus amigos que para castigar a los pecadores, y que la paciencia unida a la humildad en los sufrimientos glorifica a Dios y multiplica los méritos del que sufre, permaneció impasible e inquebrantable en su fe y confianza en la providencia, esperando otra vida mejor. Tened compasión de mí, decía, al menos vosotros, mis amigos, pues la mano del Señor me ha herido. Sé que vive mi Redentor y que un día saldré de nuevo de la tierra y, revestido de mi propia carne, contemplaré yo mismo la cara de mi Dios; abrigo esta esperanza en el fondo de mi corazón.

Dios después de escuchar los discursos de Job, Elifaz de Temán, Bildad de Súaj, Sofar de Naamat y pronunciar sus discursos de respuesta Job, la intervención de Elihu, la presunción de Job y sus respuestas, intervino Dios y tras sus discursos a Job. Job respondió a Dios:

Me doy cuenta de que todo lo puedes,
que eres capaz de cualquier proyecto.
(Dijiste) “¡Quién es éste que vela mi designio
Con razones carentes de sentido?”.
Sí, hablé sin pensar de maravillas
que me superan y que ignoro.
(Escucha y déjame hablar,
te voy a preguntar y tu me instruirás).
Sólo de oídas te conocía,
pero ahora te han visto mis ojos.
Por eso me retracto y me arrepiento
echado en el polvo y la ceniza.



Después de pronunciar estos discursos a Job, dijo Dios a Elifaz de Temán: “Estoy enfadado contigo y con tus dos amigos pues no habéis hablado bien de mi, como mi siervo Job. Coged ahora siete terneras y siete carneros, acudid a mi siervo Job y ofrecedlos por vosotros en holocausto. Mi siervo Job intercederá por vosotros. Sólo en consideración a él no os infligiré castigo alguno por no haber hablado bien de mí, como ha hecho mi siervo Job” Elifaz de Temán, Bildad de Súaj y Sofar de Naamat fueron a ejecutar la orden de Dios. Y Dios tuvo en consideración a Job.

Dios cambió la suerte de Job después de haber intercedido por sus amigos y duplicó todas sus posesiones. Fueron a verle todos sus hermanos y hermanas, junto con sus conocidos, y comieron en su casa. Se lamentaron y le consolaron por la desgracia que le había infligido Dios. Cada uno le regaló una moneda de plata y un anillo de oro. Dios bendijo ahora a Job más que al principio, pues se hizo con catorce mil ovejas, seis mil camellos, mil yuntas de bueyes y mil burras. Tuvo también siete hijos y tres hijas. A la primera le puso el nombre de “Paloma”, a la segunda “Acacia” y a la tercera “Frasco de perfumes”. No había en todo el país muchachas más hermosas que las hijas de Job. Su padre las hizo herederas junto con sus hermanos.

Job vivió después ciento cuarenta años, y conoció a sus hijos, nietos y bisnietos. Job murió anciano tras una larga vida.

  
BUSCAR EN NJ: