Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Agosto  
6
  Viernes  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

InternacionalEl liberalismo necesita volver a abrirse a Dios, advierte el Papa
Redacción (NJ) (Dec 04, 2008) Internacional
Benedicto XVI ha escrito una carta al filósofo y senador italiano Marcello Pera para agradecer la contribución que ofrece en su último libro dedicado a exponer que el fundamento del liberalismo se encuentra en la relación de la persona con Dios. El volumen, que lleva por título "Por qué tenemos que decirnos cristianos. El liberalismo, Europa, la ética" ("Perché dobbiamo dirci cristiani. Il liberalismo, l'Europa, l'etica", Mondadori, Milán, 2008), será presentado este jueves en Roma.

Tras confesar que ha sido "una lectura fascinante", el Papa aplaude el análisis que hace del liberalismo "a partir de sus fundamentos, mostrando que en la esencia del liberalismo se encuentra el enraizamiento en la imagen cristiana de Dios: su relación con Dios, de quien el hombre es imagen y de quien hemos recibido el don de la libertad".

Marcello Pera (Lucca, 28 de enero de 1943), presidente del Senado italiano en la última legislatura, dedicó su investigación académica al filósofo austriaco Karl Popper, teórico de la "sociedad abierta", de quien era amigo personal.

"Con una lógica irreprochable, usted muestra cómo el liberalismo pierde su base y se destruye a sí mismo si abandona este fundamento", reconoce el obispo de Roma.

El Papa también manifiesta su admiración por el análisis que hace el filósofo de la libertad y la multiculturalidad, en el que "muestra la contradicción interna de este concepto y, por tanto, su imposibilidad política y cultural".

"Es de importancia fundamental su análisis sobre lo que pueden ser Europa y una Constitución europea en la que Europa no se transforme en una realidad cosmopolita, sino que encuentre, a partir de su fundamento cristiano-liberal, su propia identidad", señala.

El Santo Padre se detiene también en el análisis del senador sobre los conceptos de diálogo interreligioso e intercultural.

"Usted explica con gran claridad que un diálogo interreligioso en el sentido estricto de la palabra no es posible, mientras que es particularmente urgente el diálogo intercultural, que profundiza en las consecuencias culturales de la decisión religiosa de fondo".

"Si bien sobre esta última un verdadero diálogo no es posible sin poner entre paréntesis la propia fe, es necesario afrontar en el debate público las consecuencias culturales de las decisiones religiosas de fondo", indica.

El Papa considera que las propuestas de Pera son necesarias para superar "la crisis contemporánea de la ética".

"Usted muestra que el liberalismo, sin dejar de ser liberalismo, más bien, para ser fiel a sí mismo, puede referirse a una doctrina del bien, en particular a la cristiana, que le es familiar, ofreciendo así verdaderamente una contribución para superar la crisis", indica.

En una entrevista concedida a Radio Vaticano (28 de noviembre de 2008), Pera explica los motivos por los que el liberalismo en ocasiones se ha convertido en anticristiano.

"Por lo que se refiere a Europa, en particular, se da una explicación histórica --indica--. Muchos se han encontrado con frecuencia en conflicto con la Iglesia católica, y es un hecho amargo de la historia de Europa que no se da en la historia de los Estados Unidos".

"Algunos estados nacionales -Italia, Francia...--, se han constituido como estados-nación con una lucha, con una disputa en contra de la Iglesia católica", recuerda.

"Esto ha generado lo que es conocido como el fenómeno del anticlericalismo, y el anticlericalismo ha generado otro: lo que llamo en el libro la 'ecuación laica', es decir, 'liberal = no cristiano'".

"Esto es un error, pues se puede discutir históricamente sobre los méritos y deméritos de la Iglesia católica en Europa en los momentos de la fundación de los estados nacionales, pero no se puede discutir la importancia del mensaje cristiano", indica.

Si se opta por el anticristianismo, lo que Pera llama "la apostasía del cristianismo", "perdemos las mismas virtudes, los mismos fundamentos de esas libertades y esos derechos sobre los que se fundan nuestros estados liberales".

  
BUSCAR EN NJ: