Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Febrero  
9
  Jueves  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

Conocer el IslamLa heterogeneidad de la población Andalusí
Mª Pilar Zaldívar (N (May 06, 2008) Conocer el Islam

En cuanto a la procedencia de la población andalusí podemos distinguir dos grupos:
1.- Población autóctona, que es la mayoritaria, que se convertirá en mozárabe, muladí o que permanecerá judía.
2.- Extranjeros:
a) Árabes.
b) Beréberes.
c) Negros y eslavos.
a) Los árabes no eran cuantitativamente los más importantes, pero coparon los puestos de poder. Llegaron ocupando los más altos cargos del ejército y se consideraban superiores a todos los demás del mismo modo que los demás también los consideraban superiores, tanto que no es raro hallar genealogías falsificadas con las que muchos andalusíes (sobre todo muladíes) pretendían dar lustre a sus orígenes presentándose como descendientes de los primeros árabes.


Entre los árabes habrá que diferenciar a los del norte de los del sur, tradicionalmente enfrentados y que trasladarán sus conflictos al solar peninsular.

b) Los beréberes procedían del norte de África y llegaron formando parte de la clase de tropa del ejército. Los árabes los trataban como a inferiores. No obstante, todos estaban islamizados aunque superficialmente arabizados. Eran portadores de una cultura, la bereber, que, junto a lo árabe y a lo autóctono, formará lo que María Jesús Viguera ha llamado la “andalusidad”.

c) A los negros y eslavos los uno bajo un mismo epígrafe porque unos y otros fueron esclavos de diferentes procedencias que estaban al servicio de los más potentados.

Los negros venían, generalmente, de Sudan (de hecho, “bilad al-sudan” quiere decir “el país de los negros”) u otros países africanos y eran conocidos como los ῾abīd.

Los eslavos (“saqaliba”) procedían del este o del occidente europeo, generalmente eran apresados en las incursiones por los reinos cristianos del norte de la Península, en las costas francesas o italianas. Muchos de ellos eran convertidos en eunucos y destinados al servicio de las señoras, otros eran consagrados a las tareas domésticas o militares. Por medio de la manumisión podían convertirse incluso en hombres libres y algunos de ellos llegaron a ocupar cargos importantes.
Los eslavos tuvieron especial importancia en el periodo de las taifas ya que lograron hacerse con el poder de algunas de ellas, especialmente en la zona de Levante.

Seguramente, de los grupos extranjeros que se instalaron en al-Andalus, éste fue el que más mujeres hizo venir porque, mientras los beréberes y los árabes entraron en estas tierras formando parte de una institución en la que la mujer no tenía cabida (el ejército) los negros y los eslavos llegaron como esclavos apresados para dedicarlos a tareas diversas y muchas jóvenes cautivas se convirtieron en concubinas de sus dueños.

Tanto las negras como las eslavas fueron muy apreciadas en al-Andalus pero, especialmente, la tez clara y los cabellos rubios de estas últimas atrajeron a los señores andalusíes que les proporcionaron esmerada educación en sus palacios, llegando algunas a convertirse en mujeres muy influyentes. De este grupo salieron, incluso, madres de califas, como la famosa Subh, madre de Hisham II.

  
BUSCAR EN NJ: