Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Noviembre  
30
  Martes  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

InternacionalClinton y Obama firman una tregua para no perjudicar al partido demócrata
Redacción (NJ) (Jan 17, 2008) Internacional

Hillary Clinton y Barack Obama han firmado una tregua en un duelo feroz que estaba empezando a dañar las opciones electorales de ambos. Después de varios días de duro combate cruzado, el último debate entre los candidatos demócratas, celebrado en la noche del martes en Las Vegas (Estado de Nevada), sirvió para que los dos aspirantes presidenciales aparecieran ante el público como dos hermanos arrepentidos de sus excesos dialécticos.

Casi a la misma hora en la que Clinton y Obama firmaban su tregua, el marido de la candidata, Bill Clinton, pronunciaba un discurso en Nevada en el que denunciaba que, al menos en ese Estado, donde el senador negro ha recibido el apoyo del principal sindicato de hostelería. "En el Partido Demócrata somos todos una familia", afirmó Hillary Clinton en uno de los muchos momentos del debate en los que ella y Obama decían coincidir sobre diferentes asuntos.

No es por poner en duda lo que los políticos dicen en campaña, pero si esto es una familia, van a tener razón los que ven en peligro el futuro de esa institución. Dentro de la cortesía del debate en Las Vegas, Hillary Clinton no perdió la oportunidad de destacar su experiencia y sus cualidades como gestora sobre la visionaria oferta de su contrincante, que había defendido que su labor como presidente sería la de reunificar el país y marcar el rumbo, no ocuparse de la burocracia.

Clinton se anticipó a las críticas por su respaldo inicial a la guerra de Irak e invitó a Obama a "trabajar juntos" para traer a las tropas a casa lo antes posible. Ambos abordaron también con propuestas similares la situación económica, que ha pasado a ser la preocupación número uno de los electores por el riesgo de una recesión.

Pero lo más destacado del debate -el primero con sólo tres participantes: John Edwards y los dos favoritos- fue el esfuerzo de conciliación hecho por todos. Clinton se disculpó por alguna salida de tono de su marido, que llamó a Obama "un cuento de hadas", y por la intervención de uno de sus más poderosos colaboradores, el fundador de Black Entertainment Television, Robert Johnson, que criticó que Obama hubiera fumado hierba en su juventud. "Todos tenemos apasionados y a veces incontrolables apoyos", dijo Clinton.


  
BUSCAR EN NJ: