Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Noviembre  
30
  Martes  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

InternacionalUna minoría impide dar la palabra al Papa
Redacción (NJ) (Jan 17, 2008) Internacional


Un pequeño grupo de profesores y estudiantes protestan contra el Papa Benedicto XVI, llevando a cancelar una visita a la Universidad de La Sapienza de Roma. Pero éste pequeño grupo que se ha opuesto a dar la palabra al Papa, se ha visto desacreditado como intolerante por los políticos y la prensa.


Renato Guarini, rector de la universidad, había invitado al Papa, de acuerdo con las demás autoridades académicas, a pronunciar un discurso al final del acto de inauguración del año académico. Pocos días antes de la visita del Papa, prevista para el 17 de enero, un grupo de profesores de la Universidad –una pequeña parte de docentes de La Sapienza– dirige al Rector una carta expresando su oposición, y alegando que el carácter laico de la enseñanza universitaria es incompatible con la visita del Papa. El texto llegó a la prensa y se publicó en los principales periódicos italianos.

Entre tanto, algunos grupos radicales de estudiantes comienzan a organizar manifestaciones contra la visita del Papa, apareciendo sus pancartas en los medios y un grupo ocupa el rectorado. El 15 de enero un comunicado de la Sala de prensa vaticana anunciaba que se había postergado el evento.

La mayor parte de los líderes políticos han criticado con dureza las posturas de quienes han provocado la cancelación de la visita. El presidente de la República, Giorgio Napolitano, consideraba “inadmisibles las manifestaciones de intolerancia y los anuncios ofensivos que han creado un clima incompatible con un libre y sereno diálogo”. Las tribunas de los diarios se han vuelto también contra el pequeño grupo de profesores.

El Papa ha debido corregir su agenda y cambiar su programa, para no afrontar el rechazo anunciado de la universidad que lo había invitado. El resultado es un cortocircuito cultural y político de impacto mundial, que se puede resumir en pocas palabras: el Papa, que es también obispo de Roma, no puede hablar a la Universidad de su ciudad, en esta Italia mediocre de 2008.

  
BUSCAR EN NJ: