Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Noviembre  
30
  Martes  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

InternacionalUn informe propone reducir el impacto ambiental del Parlamento británico
Redacción (NJ) (Dec 26, 2007) Internacional

La recargada silueta del Parlamento es el gran icono turístico de Londres. A partir del próximo año, será también el símbolo de su compromiso con el medio ambiente si prosperan los planes de reducir su huella ecológica. El informe, encargado por una comisión parlamentaria y realizado por la firma BDP Sustainability, propone reformas revolucionarias que aprovecharán la fuerza del viento y del agua del Támesis y que convertirán al edificio decimonónico de Charles Barry en la sede parlamentaria más ecológica del planeta.
Los planes prevén el aprovechamiento de dos acuíferos subterráneos. El primero para abastecer de agua potable a los parlamentarios y cortar el pantagruélico consumo de agua mineral (18.720 botellas el año pasado). El segundo para renovar y humedecer el aire del edificio, desmontando el costoso sistema de aire acondicionado del edificio.

El proyecto tiene previsto aprovechar la potencia del agua del Támesis, instalando una especie de central hidroeléctrica a la orilla del río. Serían alrededor de 50 turbinas de tres metros de diámetro que ahorrarían unas 47 toneladas de dióxido de carbono (CO2) al año.

Pero sin duda el aspecto más polémico de la propuesta es la construcción de un gran molino de viento en los jardines que se prolongan frente al Támesis junto al edificio. El artilugio, que se elevaría por encima de las copas de los árboles a una altura de unos 35 metros, ahorraría unas 787 toneladas de CO2 al año, un 7,4% de las emisiones del Parlamento británico. La construcción de la turbina desatará sin duda la polémica y obligará a revisar la legislación por la condición del Parlamento de monumento histórico.

Westminster no es el único edificio histórico que podría someterse a un maquillaje ecológico. La Reina Isabel II planea la construcción de una central hidroeléctrica junto al castillo de Windsor, que abastecería de electricidad a las dependencias regias allí y en el Palacio de Buckingham.

No es la primera vez que el Parlamento británico se plantea reducir sus emisiones de CO2. Hasta ahora tenía previsto mermarlas en un 8% antes de 2012 y en un 16% antes de 2020. El estudio que ahora se ha presentado plantea que es posible llegar a un 29% para esa fecha, siempre y cuando los diputados acepten las reformas. "El proyecto se encuentra todavía en una etapa temprana en la que estamos estudiando todavía diversas opciones", declaró hace unos días a The Guardian John Prew, director del edificio. "El informe se presentará probablemente a principios del próximo año", precisó.

Los cambios en Westminster –que se debatirán a principios del próximo año– se miran en el espejo del Reichstag berlinés, que produce su electricidad utilizando avanzados generadores de biodiésel que también se quieren instalar aquí. Veremos si puede más el peso de la tradición británica o el empuje de la conciencia medioambiental, más activa y presente aquí que en cualquier otro lugar de Europa. Si es que esto es Europa, que no está claro.



  
BUSCAR EN NJ: