Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Diciembre  
9
  Jueves  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

InternacionalEl marido de Ingrid Betancourt lanza sobre la selva miles de fotos de sus hijos
Redacción NJ (Dec 25, 2007) Internacional

El publicista colombiano Juan Carlos Lecompte, esposo de Íngrid Betancourt, lanzó unas 20.000 fotografías de los dos hijos de la secuestrada ex candidata presidencial sobre las selvas del este del país, con la esperanza de que al menos una de ellas llegue a manos de ella como regalo de Navidad y cumpleaños.


Las fotos fueron arrojadas en cuatro vuelos realizados en una avioneta entre el jueves y el domingo pasados, dijo en Bogotá el publicista, que en el pasado ha realizado otras campañas similares con el lanzamiento, en conjunto, de otros 60.000 volantes.

"Me quedan en la casa unas 25.000, y no sé si el año que viene, en febrero o marzo, pueda ir (a enviarlas)", dijo Lecompte al aludir a la época por la que su esposa cumplirá seis años de secuestro a manos de la guerrilla de las FARC, que la tiene en un grupo de 45 personas que busca canjear por medio millar de presos.

La ex candidata presidencial, también de nacionalidad francesa, fue hecha cautiva en febrero del 2002 junto su compañera electoral de entonces, Clara Rojas, como aspirante a vicepresidente y quien tiene un hijo de un guerrillero.

Lecompte realizó la nueva campaña en coincidencia con la expectación creada por el reciente anuncio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) de que liberarán en breve al niño, a su madre y a la ex congresista Consuelo González de Perdomo, cautiva desde septiembre del 2001.

Las fotografías de Melanie y Lorenzo Delloye, los hijos del primer matrimonio de Íngrid, "son recientes, tomadas este año en Francia, para que ella vea lo lindos que están, lo grandes que están", precisó Lecompte.

El publicista explicó que en las hojas están impresas una gran foto de Melanie y Lorenzo abrazados y una pequeña de cada uno de ellos en recuadros que ocupan la parte inferior del papel, de unos 20 centímetros por 15 centímetros.

El volante tiene una película protectora contra la humedad y el agua, y lleva como texto "Para: Íngrid Betancourt. De: Juan Carlos", además de "abril 2007" en el extremo derecho de abajo.

Las fronteras este y sureste con Venezuela y Brasil, y los departamentos del Vaupés, Guainía y el Guaviare, los dos primeros limítrofes, fueron las zonas sobrevoladas por Lecompte, que invirtió en ello casi 11 horas de vuelos.

"En la reciente carta a su madre (Yolanda Pulecio), Íngrid dice que tiene la fotografía de un muchacho de unos 18 años que le hace publicidad a un perfume, y que se imagina que así puede estar su hijo, lo cual me conmovió mucho y me llevó a viajar cuanto antes con los volantes", dijo el publicista.

La carta forma parte de unas pruebas de vida de ella y otros 15 secuestrados que fueron decomisadas a finales del pasado noviembre por las autoridades en Bogotá.

Los documentos, entre los cuales también hay vídeos y fotografías, tenían como destino el gobernante venezolano, Hugo Chávez, hasta hace poco mediador en la búsqueda de un acuerdo humanitario sobre rehenes entre el Ejecutivo del presidente Álvaro Uribe y las FARC.

"Como la vimos en el vídeo, ella (Íngrid) está desesperada, ya no aguanta más, y sería un bonito regalo en esta Navidad y en su cumpleaños (el número 46, este 25 de diciembre) que le pueda llegar una fotografía", dijo Lecompte.

El esposo de la cautiva observó que las fotografías fueron lanzadas sobre pequeños caseríos en medio de la selva, parcelas y asentamientos indígenas y sobre canoas de pescadores en ríos riachuelos.

Lecompte entregó otras de manera personal a vecinos de Carurú, remota aldea del Vaupés con unos 200 ó 300 habitantes.

En uno de los vuelos, dijo el publicista, apareció un avión OV-10 de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC) que se colocó a la derecha, a unos 300 metros de distancia, de la avioneta, alrededor de la cual realizó cinco vuelos en círculo, tras lo cual desapareció.

"El piloto (de la avioneta) me dijo que estaba poniendo en peligro nuestro vuelo, por la turbulencia", advirtió Lecompte.

  
BUSCAR EN NJ: