Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Diciembre  
9
  Jueves  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

InternacionalArgentina condena por primera vez a militares tras la anulación de la amnistía
reyes (Dec 19, 2007) Internacional

El último comandante del Ejército durante la dictadura argentina (1976-1983), el general Cristino Nicolaides, se convirtió este martes en el primer militar condenado por la Justicia durante los últimos 21 años por delitos de "lesa humanidad", junto a siete ex camaradas suyos de la 'guerra sucia' desde que las leyes de Amnistía fueron anuladas en el 2003. Este será un paso adelante en el enjuiciamiento de unos 250 represores que se encuentran en prisión preventiva

Nicolaides, un general de gesto hosco que alcanzó la jefatura del Ejército tras a derrota en 1982 contra Reino Unido en la Guerra de las Malvinas, no presenció la audiencia en la cual fue condenado ya que por problemas de salud permanece en su casa de Córdoba (centro de Argentina).

Este general ultra, de modos enérgicos, ganó cierta fama durante el régimen de las Juntas Militares cuando -atacado de fiebre macartista- llegó a sentenciar que "hay una acción comunista marxista internacional desde 500 años antes de Cristo que tiene vigencia en el mundo y gravita en él".

Este martes, el juez Ariel Lijo lo condenó a 25 años de prisión por el secuestro de seis exiliados y la desaparicón de cinco de ellos, que en 1980 volvieron a Argentina para combatir a la dictadura militar, impulsados por los jefes de la guerrilla 'Montoneros' que habían lanzado una contraofensiva finalmente fracasada.

La sentencia también condenó con penas idénticas a los ex jerarcas de la división inteligencia del Ejército Jorge Arias Duval y Santiago Hoya; Juan Carlos Gualdo, Waldo Roldán y Julio Simón (policía), 23 años; Carlos Fontana, 21 años; Pascual Guerrieri, 20 años.

A todos ellos los encierran por la suerte que corrieron los militantes montoneros Julio César Genoud, Verónica María Cabilla, Ángel Carbajal, Lía Mariana Ercilia Guangiroli y Ricardo Marcos Zucker, que vivía exiliado en Madrid. La sexta víctima, Silvia Tolchinsky, consiguió sobrevivir y actualmente reside en Barcelona.

Ha sido el primer veredicto que se aplica contra militares de peso desde la condena a cadena perpetua, en 1986, al extinto jefe de la policía bonaerense Ramón Camps, conocido como "el carnicero de Buenos Aires" por jactarse de haber hecho desaparecer a 5.000 personas.

También es el primer castigo a represores del Ejército desde que en 2003 se anularon las leyes de amnistía. Y un fallo de la Suprema Corte de Justicia en 2005 declaró inconstitucionales las leyes de "punto final" y "obediencia debida". Hasta ahora sólo habían sido juzgados y condenados a prisión perpetua dos policías y un sacerdote católico.

Al finalizar el juez la lectura del veredicto, los familiares de las víctimas la emprendieron a gritos e insultos contra los condenados sentados en el banquillo.

El secretario de Derechos Humanos, Eduardo Duhalde, se mostró "conforme" con la sentencia, aunque de todos modos consideró que a los acusados "se les condenó no por la gravedad de lo que han hecho, sino por lo que se les ha probado, de todos modos se ha hecho Justicia"

Este fallo constituye un paso hacia adelante en el enjuiciamiento de unos 250 represores con prisión preventiva, que aguardan turno para rendir cuentas en la vista oral, aunque en su mayoría gozan del privilegio de la detención domiciliaria por tratarse de septuagenarios.



  
BUSCAR EN NJ: