Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Diciembre  
2
  Jueves  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

AragónEl nuevo Código Penal aumentará en un 140% los delitos de tráfico en Zaragoza
Redacción (NJ) (Dec 10, 2007) Aragón

La Policía Local prevé tramitar más de 1.700 diligencias judiciales anuales, lo que supondrá un millar de expedientes más. Desde el pasado 2 de diciembre, cuando entró en vigor la reforma, han sido imputados 25 conductores en la capital aragonesa.


Si un cambio de actitud al volante o el miedo a una posible pena de prisión no lo impiden, los delitos de tráfico se incrementarán en un millar el año que viene en las calles de Zaragoza. Se trata de una de las consecuencias directas de la reforma del Código Penal, que entró en vigor el pasado 2 de diciembre, y que tiene como objetivo "evitar que determinadas conductas calificadas como de violencia vial puedan quedar impunes". La unidad de Policía Judicial de la Policía Local, encargada de redactar los atestados, va a ver como su trabajo aumenta alrededor de un 140%. Porque si actualmente se inician algo más de 700 diligencias anuales por delitos de tráfico, esta cifra podría llegar hasta 1.700 en 2008.

Las cifras hablan por sí solas. Durante la primera semana con la reforma de la ley en vigor, la Policía Local de Zaragoza ha imputado ya 25 delitos relacionados exclusivamente con la ingesta de alcohol al volante: 15 por conducir influenciado; 7 por circular con una tasa objetiva de 0,60 miligramos por litro de aire; y 3 por negativas a la prueba de etilometría. A estos habría que sumar los nuevos delitos relacionados con los excesos de velocidad, ya que superar en 60 kilómetros el límite establecido en vías urbanas también ha dejado de ser una infracción, para convertirse en delito.

Sin embargo, todavía no se dispone de estas cifras, que se obtendrán tras el proceso de la lectura de los radares fijos y móviles. En cualquier caso, parece que por este concepto no se tramitarán demasiadas diligencias judiciales, ya que durante los últimos años se han conseguido controlar bastante los excesos en las ciudad. Sobre todo, con la instalación de la red de velocímetros fijos y las multas.

A la hora de calcular el incremento de los expedientes judiciales para el próximo año, se ha tenido también en cuenta el nuevo delito de circular sin haber obtenido el permiso de conducir, que hasta ahora se castigaba solo con una multa. "Este nuevo delito comenzará a imputarse más tarde, a partir de mayo de 2008, y podría suponer alrededor de 400 expedientes anuales", explica el intendente principal de Tráfico de la Policía Local de Zaragoza, Manuel Solanas.

El endurecimiento de los delitos relacionados con el tráfico multiplicará correlativamente la actividad en los juzgados, ya que la delincuencia vial se resuelve en juicios rápidos. En la mayoría de las ocasiones, el conductor se conforma con la pena, lo que le permite reducir en un tercio la condena.

Los responsables de la DGT llevan mucho tiempo insistiendo en un mensaje engañoso. Reiteran que estos nuevos delitos están castigados con prisión, pero no dicen que cuando el acusado no tiene antecedentes penales y la pena es inferior a dos años, cabe la posibilidad de suspender la condena.

Lo que va a reducir el margen de maniobra a los jueces es la modificación del artículo 382, considerada por los expertos como una de las claves fundamentales de la reforma. El texto dice que cuando concurran varios delitos (excesos de velocidad, conducción bajo la influencia de drogas o alcohol, conducción temeraria o con desprecio por la vida de los demás), los jueces y tribunales apreciarán solo la infracción más grave, pero "aplicando la pena en su mitad superior". "Este cambio es importantísimo, porque evitará que muchas sentencias se queden en tierra de nadie: dos años de condena que luego no se traducen en prisión", explica el intendente principal de la Policía Local. "Ahora -añade-, los jueces estarán obligados muchas veces a imponer dos años y medio, lo que no permitirá al conductor evitar el ingreso en prisión". Pero será el tiempo el que permita hacer balance y valorar la eficacia de la reforma.

  
BUSCAR EN NJ: