Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Noviembre  
28
  Domingo  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

AragónMiles de flores abrigan a la Virgen del Pilar
Redacción(NJ) (Oct 12, 2007) Aragón
Poco antes de las siete y media de la mañana arrancaba la Ofrenda de Flores a la Virgen, el acto más popular y querido de las fiestas del Pilar. El grupo de la localidad turolense de Vinaceite era el primero en colocar, aún de noche, las primeras flores al manto que tejen miles de personas procedentes de todo el mundo. Poco antes de las 7,30 de la mañana, un cohete anunciaba el arranque de la Ofrenda de Flores a la Virgen

La Ofrenda de Flores a la Virgen es el acto central de las fiestas del Pilar, el más popular, el que concentra en las calles del centro de Zaragoza a 300.000 oferentes vestidos con trajes regionales y con flores en sus brazos. El primer grupo era el de la localidad turolense de Vinaceite que, aún de noche, salía desde la calle Sanclemente detrás de la Policía Municipal a caballo, vestida de gala.

El sol, que ha brillado desde el primer momento de la mañana, ha animado a miles de personas a acercarse a la Ofrenda, tanto para llevar flores a la Virgen, como para seguir el acto y admirar los trajes regionales. La mayor parte de los grupos tarda cerca de cuatro horas en llegar hasta la plaza del Pilar, pero eso no desanima porque el ambiente que se vive en la calle les hace la espera más corta.

Unos vecinos de la localidad oscense de Triste, llegaban a la Plaza Aragón a las 11.30 para esperar su turno de salida, previsto para las 12,15. Alicia Otal y Javier Embid aseguran que en este pueblo prepirenaico, de apenas seis habitantes, quieren recuperar las tradiciones. "A la ofrenda venimos 25 ó 30 vecinos, porque los fines de semana viene mucha más gente al pueblo. También vamos a asistir al Rosario de Cristal", explica Alicia Otal vestida con un traje típico de gala de época.

Catorce grados a las 12 de la mañana y ni una nube en el cielo. Mucha gente había rezado para que no lloviera hoy y se ha cumplido. Siempre es lo primero que hace todo el mundo cuando comienza el día. Aunque la familia Cortés al completo, incluidos los pequeños Pablo e Íñigo, que aún van en carrito, han pasado un poco de frío en el Paseo Independencia. "Aquí corre el cierzo, pero mejor eso a que llueva, luego en la calle Alfonso nos asaremos de calor", asegura Marta García, madre de los pequeños.

No solo los aragoneses acuden a esta fiesta. Grupos de diversas comunidades se unen a la Ofrenda: asturianos con su bandera azul, que recuerda a éxitos deportivos, y sus gaitas en honor a la Virgen; castellano-leoneses con sus trajes típicos; e incluso japonesas con kimonos.

Kumiko es la presidenta de la asociación cultural Aragón-Japón y es el tercer año que asiste a la Ofrenda vestida con su kimono blanco. "En la asociación somos más de 100, pero hoy hemos venido unas 25 a traer flores a la Virgen. Algunas llevan sus propios kimonos y a otras se los he prestado yo", explica esta japonesa afincada en Zaragoza.

Desde la Calle Alfonso hasta la Virgen hay por lo menos una hora de espera, pero al ver El Pilar al fondo los ánimos se recuperan.

La plaza es un hervidero de gente que llega y que se va. Las jotas inundan todos los rincones y algunos curiosos se acercan sin saber muy bien qué ocurre.

Hacia el mediodía, el manto está prácticamente lleno y aún queda la mitad de la Ofrenda por cumplirse. El fervor por la Virgen del Pilar es cada vez más universal y une a personas venidas de todo el mundo.

  
BUSCAR EN NJ: