Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Junio  
15
  Sábado  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

InternacionalSergio Mattarella, nuevo presidente de Italia
Redacción (NJ) (Feb 01, 2015) Internacional
El nuevo presidente de Italia es el jurista democristiano Sergio Mattarella, de 74 años, un político de muy larga carrera, respetado por su moderación y equilibrio, descrito como hombre totalmente dedicado al trabajo, a la familia y al estudio, hasta el punto de ser definido por sus amigos como una especie de «monje laico», marcado por la muerte de su hermano, que murió en sus brazos, asesinado por la mafia.

Ha sido elegido por 664 votos, cifra superior a las previsiones, en la cuarta votación en la que han participado 1009 «grandes electores» (diputados, senadores y representantes de las regiones). Sergio Mattarella, viudo, con tres hijos y seis nietos, se convierte en el duodécimo presidente de la República con un mandato por siete años

La carrera política de Sergio Mattarella se inició con una tragedia familiar, cuando era profesor de Derecho público en su ciudad natal de Palermo: en 1980 fue asesinado por la mafia su hermano Piersanti, presidente de la región de Sicilia. Católico progresista, Mattarella entró en el parlamento por primera vez en 1983 y permaneció hasta el 2007.

Fue cinco veces ministro, primero por la Democracia Cristina (DC) en la Primera República y después con el Partido Democrático (PD) en la Segunda, y desde el 2011 es juez del Tribunal Constitucional elegido por el Parlamento.

Siempre se ha descrito a Sergio Mattarella como un político muy serio y riguroso, un buen hombre de las instituciones, distante de los medios (raramente ha concedido una entrevista y ninguna en los últimos siete años) y un firme garante de la Constitución, lo cual ha demostrado con su biografía.

En efecto, en 1990 dimitió como ministro de Educación del gobierno de Giulio Andreotti, en protesta por una ley que a su juicio concedía demasiado a Silvio Berlusconi, porque salvaguardaba su monopolio sobre las televisiones privadas. Se explica así que el líder de Forza Italia se haya opuesto con firmeza a esta elección.

Desde siempre, Berlusconi considera a los política del ala izquierda de la Democracia Cristiana, corriente a la que perteneció Mattarella, sus feroces enemigos. Lo que para ellos es rigor y sobriedad, para Berlusconi es solo mediocridad y aburrimiento; ellos se autodenominaban católicos democráticos y él los sigue llamando «catocomunistas».

En los últimos meses, Silvio Berlusconi ha apoyado las reformas de Matteo Renzi y su partido, Forza Italia, ha sido decisivo para aprobar la ley electoral. En compensación, esperaba que Renzi propusiera un candidato a la presidencia de la República al que Berlusconi, condenado con sentencia definitiva por fraude fiscal, pudiera dar su apoyo en el Parlamento, confiando en obtener un salvoconducto, una especie de indulto, frente a sus problemas con la justicia. Pero el nuevo jefe del estado, Sergio Mattarella, no será en ningún caso un presidente favorable a componendas.

La elección de Mattarella se considera una gran maniobra política de Matteo Renzi que sale reforzado en el Partido Democrático: el ala izquierda ha sido muy crítica y se ha opuesto con firmeza en los últimos meses a las reformas del primer ministro, en particular la del sistema laboral y la ley electoral.

Pero hoy todos en su partido elogian a Renzi por haber propuesto como presidente a Mattarella, al que ayer ha votado el PD de forma unánime. Curiosamente, el carácter de Sergio Mattarella es justamente todo lo contrario de Matteo Renzi: el nuevo presidente ama la discreción, evita las telecámaras, habla en voz baja y cultiva las virtudes de la moderación, el equilibrio y la prudencia. Por esa discreción, y ser casi mundo ante los medios, Sergio Mattarella es poco conocido en Italia, a pesar de su muy larga trayectoria política, y con hechos relevantes como ser cinco veces ministro, vicepresidente del gobierno, ser relator de una ley electoral conocida precisamente por «Mattarellum», haber fundado el Olivo con Romano Prodi y eliminar el servicio militar obligatorio cuando era ministro de Defensa, empresa que no fueron capaces de realizar sus predecesores.

En Italia está por nacer la Tercera República, gracias a las reformas institucionales, incluida la Constitución, que lleva a cabo el gobierno de Matteo Renzi. De esta forma, con el sucesor de Giorgio Napolitano se abrirá la Tercera República italiana, presidida por un político de la Primera. Así es el espectáculo de la política italiana, en la que hoy se produce además un milagro: con Sergio Mattarella en el Palacio del Quirinal, donde han vivido 30 papas, 4 reyes de Italia y 11 presidentes de la República, los italianos ven un clamoroso retorno de los democristianos, si bien no se puede olvidar que las raíces políticas del primer ministro, Matteo Renzi, son democristianas.

Un viejo líder democristiano, Gerardo Bianco, hizo esta profecía: «Un día nosotros los democristianos nos quitaremos el sudario y resucitaremos como Lázaro». Ese día ha llegado: los democristianos han resucitado.

  
BUSCAR EN NJ: