Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Diciembre  
6
  Lunes  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

InternacionalLa ambulancia-taxi del senador
Redaccion (NJ) (Jun 12, 2007) Internacional
Un senador italiano presentó su dimisión por jeta, y esto ya es una noticia. Pero el por qué la hace aún más interesante, porque se debe a uno de esos gestos caciquiles a los que se dan a veces los políticos italianos. Gustavo Selva, ex-periodista de 81 años de la post-fascista Alianza Nacional, llegaba tarde el sábado a un programa de la tele al que estaba invitado y, ante el bloqueo de tráfico por la visita de George W. Bush a Roma, simuló que se encontraba mal, llamó a una ambulancia y se hizo llevar al estudio. Apareció en el programa con la pulsera sanitaria en la mano, tranquilizó a su familia en directo para decir que no pasaba nada y hasta se jactó de su ingenio. El presentador del programa también hizo gracias al respecto y le parecía todo tan normal, y los dos políticos rivales que se sentaban a su lado en el estudio no dijeron ni palabra.

En un país que se desayuna, come y cena cada día con anécdotas despóticas de este tipo, acostumbrado a la impunidad de los políticos, nadie se asusta ya de nada, pero como último respiro de decencia a veces se arma todavía un poco de escándalo. En la mayoría de las ocasiones es sólo para contar la anécdota, como pasó la semana pasada con el importante escrito enviado por un grupo de diputados que exigían que el bar del Congreso despachara helados. Sin embargo, en plena polémica por los privilegios de los políticos, hubo cierta unanimidad en considerar que la ocurrencia de Selva se pasaba de la raya. La ministra de Sanidad, Livia Turco, montó en cólera y la definió con bastante exactitud como "indigna, vergonzosa e irresponsable". "Es un caso increíble de desprecio del bien común que podía haber terminado en tragedia si alguien hubiera necesitado de verdad esa ambulancia", tronó. Todo por salir en la tele, que les pierde a los políticos italianos. Selva al final presentó su dimisión, aunque para ser aceptada la deben aprobar sus colegas del Senado y con esta gente nunca se sabe.

En el parte casi diario de actividades y vicios delirantes de los políticos nacionales, "La Stampa" reseñaba el domingo algunas de las propuestas de ley a las que dedican sus esfuerzos. Entre las más increíbles, fundar un museo de la "mozzarella", con seis millones de euros de entrada más tres al año; declarar patrimonio natural el cielo estrellado italiano, con la consiguiente inversión de 24 millones de euros anuales; crear tres nuevos ministerios, 24 provincias más y añadir 27 festividades o jornadas conmemorativas al calendario. En un año, 687 propuestas de nuevas entidades, con sus presupuestos y cargos correspondientes, claro.

  
BUSCAR EN NJ: