Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Mayo  
17
  Martes  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

Cultura para JóvenesFallece el poeta Leopoldo María Panero
Redacción (NJ) (Mar 06, 2014) Cultura para Jóvenes
Leopoldo María Panero (Madrid, 16 de junio de 1948-5 de marzo de 2014), el mismo que escribió: «Más allá de donde aún se esconde la vida, queda un reino, queda cultivar como un rey su agonía, hacer florecer como un reino la sucia flor de la agonía: yo que todo lo prostituí, aún puedo prostituir mi muerte y hacer de mi cadáver el último poema»

El loco y genial creador formaba parte de una familia volcada en las palabras. Poeta fue su padre Leopoldo Panero, su hermano Juan Luis Panero, y su sobrino Juan Panero. Hijo de la escritora y actriz Felicidad Blanc, era también hermano de «Michi» Panero.

Poeta maldito y marginado, estaba tutelado en régimen abierto en el Hospital Psiquiátrico Insular de Las Palmas de Gran Canaria (hoy Juan Carlos I) o como él lo llama en una de sus obras «el manicomio del Dr. Rafael Inglot».

«Yo no sé si Leopoldo María Panero está loco o si miente cuando afirma que un poeta tiene que ser asesino para salvar la vida (...) si no está loco, y eso no lo saben ni en Canarias, al menos es uno de los más queridos habitantes de la antología de Castellet», señalaba en 2002 Tulio Demicheli

El pasado año recopiló en «Poesía completa» todos los poemarios que ha publicado entre los años 2000 y 2010, en los que cedía la palabra al silencio, el vacío, la muerte.

«En la infancia vivimos y, después, sobrevivimos», proclamaba el autor en la película «El desencanto» (1976). De ese «después» daba cuenta precisamente su poesía. «Pero no sólo de ese, sino también del después de la muerte del Sujeto y, por supuesto, de la Literatura y de la propia Poesía. Y es que, tras la llegada de la modernidad, esta no ha hecho más que sobrevivirse a sí misma», escribía Luis García Jambrina en ABC, para quien «nadie como Panero ha sabido encarnar mejor este final de época o de un mundo en el que nos encontramos; de ahí su carácter póstumo, apocalíptico y radical».

  
BUSCAR EN NJ: