Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Diciembre  
8
  Miércoles  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

ZaragozaEl Justicia de Aragón subraya la importancia de "concienciar" a los jóvenes de que "beber alcohol sin límite es peligroso"
Redacción (NJ) (Jun 13, 2013) Zaragoza
Las personas atendidas por dependencia al alcohol en la Fundación Centro de Solidaridad de Zaragoza (CSZ) han aumentado el ocho por ciento en 2012, siguiendo la tendencia de años anteriores, siento el total de personas asistidas por esta entidad el año pasado de 2.026 entre usuarios y familias, cifra similar a 2011.

Estos datos han sido expuestos en rueda de prensa por el Justicia de Aragón, Fernando García Vicente, el presidente del Comité Ejecutivo del CSZ, José Ignacio Bonafonte, y del director de la Fundación CSZ, Jesús Sánchez.

Este último ha explicado que el alcohol es "una droga legal socialmente admitida, muy insertada en nuestra cultura" por lo que en "épocas depresivas", como la crisis actual, por su accesibilidad y ser económico, aumentan las adicciones al mismo.

Sánchez ha precisado que si bien las personas dependientes del alcohol ocupan el tercer lugar en número de asistidos en la Fundación, por detrás de la cocaína y de quienes forman parte del programa de metadona por haber sido adictos a la heroína, en el caso de las personas que participan en el Proyecto Hombre --programa de internamiento del CSZ-- el alcohol es la sustancia principal, seguida de las otras dos mencionadas.

El director de la Fundación CSZ ha comentado que ha aumentado levemente el número de mujeres presentes en el Proyecto Hombre, pasando de 30 de 2011 a 32 en 2012, "quizá por una mayor incidencia del consumo de alcohol", aunque también por nuevas adiciones a sedantes y tranquilizantes, que en un primer momento son prescritos médicamente, pero sobre los que luego se produce un "descontrol y abuso".

Jesús Sánchez ha señalado que dentro del Programa de Jóvenes Tarabidan, en el área de prevención, se ha atendido a 206 personas con un intervalo de edad de 13 a 25 años, habiendo aumentado el número de menores que forman parte de él, representado el 58 por ciento, frente al 40 que suponían en 2010 y elevándose un cinco por ciento el número de mujeres atendidas.

Además, ha descendido la media de edad de inicio al consumo en todas las sustancias, el 60 por ciento inicia el tratamiento por consumo de cánnabis o derivados y un 19 por ciento presenta consumo de cocaína, mientras que solo el 25 por ciento del total de atendidos mayores de 16 años ha terminado la Educación Secundaria Obligatoria.

El Justicia de Aragón, Fernando García Vicente, ha subrayado la importancia de "concienciar a la sociedad" de que hay que "hacer ver a los jóvenes que beber alcohol sin límite es algo peligroso" y que consumir tanto ésta como otras drogas "no es irrelevante" y no supone más libertad, sino menos porque "es una dependencia".

En este sentido, ha alertado de "un atisbo de pasividad" en la sociedad, tanto en las familias, como en los educadores, los políticos y la policía. Sobre las primeras, ha comentado que "no esperan a ver llegar a sus hijos" por la noche, los fines de semana, y sobre los segundos ha indicado que estiman que es un asunto "que no les compete".

Respecto a los políticos, ha opinado que creen que "no es políticamente correcto decir a los jóvenes que no pueden divertirse sin límite", mientras que la policía "mira para otro lado" ante botellones o peñas en los pueblos que tienen lugar durante todo el año que no reúnen condiciones higiénicas y de seguridad.

A su entender, "hay recursos legales" y podría haber medios materiales para intervenir y ha puesto como ejemplo la supresión del botellón en la Plaza de los Sitios de Zaragoza.

Por su parte, el director de la Fundación CSZ ha abogado por la unificación de las ordenanzas municipales que tratan sobre estas cuestiones en las diferentes localidades, para defender la elaboración en el conjunto del Estado de un plan global con diferentes medidas preventivas y de intervención en las familias y "no solo punitivas".

Al respecto, se ha referido a la posibilidad de multar a los padres cuyos hijos acuden de forma reiterada a los servicios de Urgencias por sufrir comas etílicos, una medida "que por sí sola no tendrá éxito", si bien no la ha descartado porque ha sostenido que la responsabilidad de los menores "recae en sus familias".

También ha apuntado que, en ocasiones, los menores se inician en el consumo dentro del ámbito familiar y ha precisado que la venta de alcohol a menores está prohibida y toda la sociedad debe colaborar para que así sea.

El balance de 2012 del CSZ refleja que la prevalencia de trastornos psiquiátricos en el uso de sustancias tóxicas es del 55 por ciento del total de usuarios atendidos, mientras que el porcentaje de pacientes afectados por complicaciones infecciosas por el uso de sustancias, como Sida y hepatitis, se mantiene estable en los últimos años.

Por otra parte, la estancia media en el centro residencial es de 6,2 meses, habiéndose reducido respecto a los nueve o diez meses que había hace unos años y el segmento de edad mayoritario se centra entre los 31 y 40 años.

En el centro de tratamiento de adicciones, donde se da asistencia ambulatoria, se ha atendido a 988 personas, cien más que el año anterior, de las 342 lo han hecho en el Programa Altair --para adicciones de cocaína y otros psicoestimulantes--, 334 en el Programa Ulises --de dispensación de metadona--, 170 en programas de situaciones especiales, como son la atención a personas con patología dual y la atención a personas sin seguimiento familiar, y 142 en el Programa Alcohol.

Por lo que respecta a la atención a población penitenciaria, las personas asistidas son 180, en las cárceles de Zuera y Daroca, además de que 21 internos han sido derivados por Instituciones Penitenciarias a los diferentes programas de la Fundación, un aumento del cien por cien, 18 de Zuera y tres de Daroca, al tiempo que se realiza un grupo semanal de ayuda al drogodependiente en cada prisión.

Asimismo, se ha constatado la necesidad de atender el ámbito conyugal de los usuarios, para lo que se ha puesto en marcha la atención individualizada y grupal para parejas de los mismos. En el Programa Familias, 514 son partícipes de las actividades y servicios.

En relación con los programas de prevención, en las intervenciones psicoeducativas con adolescentes en riesgo han participado 36 instituciones y 916 personas entre profesionales, padres, docentes, educadores y alumnos.

El Justicia de Aragón ha apostado por la atención a las personas con estas adicciones en centros especializados como los de la Fundación CSZ, que "están funcionando bien" y no a través de centros sanitarios normalizados, así como a priorizar presupuestariamente este tipo de programas.

Por su parte, el director de la Fundación ha recalcado la importancia de que las conductas adictivas se incluyan dentro de la salud mental, una enfermedad que debe ser tratada como tal y que no solo requiere terapias psicoeducativas, sino también farmacológicas.

El presidente del Comité Ejecutivo del CSZ, José Ignacio Bonafonte, ha comentado que pudieron cerrar el año 2012 económicamente con 400 euros de superávit "pese a todos los pesares" y este año esperan finalizarlo "de manera decente".

Según ha indicado, la reducción de las aportaciones de las Administraciones públicas ha sido de 170.000 euros de 2011 a 2012 y este año será de al menos 150.000 euros, para recordar que son un recurso sanitario en la Comunidad autónoma para el tratamiento de las adicciones, con un programa residencial y otros ambulatorios.

  
BUSCAR EN NJ: