Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Noviembre  
30
  Martes  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

InternacionalHuman Rights Watch acusa a los talibanes de crímenes de guerra
Redacción (NJ) (Apr 16, 2007) Internacional
La organización defensora de los derechos humanos Human Rights Watch (HRW) en su informe «El coste humano: las consecuencias de los ataques insurgentes en Afganistán», llama a los talibanes a "cesar sus ataques contra civiles" y a las fuerzas de la OTAN y las afganas a dotarse de "mejores reglas de combate para minimizar las bajas civiles" acusó hoy a los talibanes de cometer crímenes de guerra en Afganistán, en ataques que han causado 726 muertos civiles en 2006 y los primeros dos meses de 2007.

La organización acusó a los talibanes y otros grupos insurgentes de estar intensificando sus atentados contra civiles, incluidos trabajadores humanitarios, médicos, líderes religiosos, empleados del Gobierno y periodistas. “Cada vez cometen más crímenes de guerra, a menudo con civiles como su objetivo directo. Incluso cuando tienen un objetivo militar, los ataques insurgentes suelen ser tan indiscriminados que las principales víctimas terminan siendo civiles”, indicaba el informe.

En 2006, el año más violento en Afganistán desde que los talibanes fueron expulsados del poder en 2001, 669 civiles murieron en 350 ataques insurgentes, la mayoría de los cuales parecen haber sido lanzados intencionadamente contra la población.

En los primeros meses de 2007, más de 52 civiles han fallecido a manos de los insurgentes, entre ellos el chófer y el traductor afganos del periodista italiano Daniele Mastrogiacomo, a quien los talibanes liberaron después de dos semanas de secuestro a cambio de la excarcelación de cinco de sus hombres. «Los asesinatos del periodista afgano Ajmal Naqshabandi y del chófer Sayed Agha son crímenes de guerra», denunció HRW.

En el informe, la organización recordó que los talibanes han atacado a menudo a las fuerzas internacionales y afganas en lugares muy concurridos, lo que acabó con la muerte de combatientes y civiles.

Además de aumentar sus operaciones contra civiles, HRW observó que éstas no se limitan ya a los baluartes de los insurgentes en el este y el sur de Afganistán: en 2006, casi un tercio de los atentados con bomba documentados por la organización se registraron en otras zonas, incluidas Kabul, Mazar-e-Sharif (norte) y Herat (oeste).

HRW condenó que los suicidas talibanes se oculten bajo apariencia de civiles, en violación de las leyes de la guerra, y añadía que muchos afganos han sido abatidos por error por las fuerzas de la OTAN o del Gobierno, tomándolos por insurgentes.

La organización denunció que las operaciones militares de la OTAN y el Ejército afgano, «algunas de las cuales parecen haber violado las leyes de la guerra», han causado numerosas bajas civiles. “No hay pruebas de que las fuerzas de la coalición ataquen a civiles intencionadamente, pero en algunos casos las fuerzas internacionales han hecho ataques indiscriminados o han fallado a la hora de tomar las precauciones adecuadas para prevenir daños entre la población”, lamentó.

  
BUSCAR EN NJ: