Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Abril  
20
  Sábado  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

FútbolReal Zaragoza 3 - 0 Rayo Vallecano
Fuente Periodico Ara (May 06, 2013) Fútbol
Dice el himno del Real Zaragoza en una de sus estrofas que "como un gigante es el equipo aragonés". Se refiere, por supuesto, a otros tiempos y a otro fútbol, pero el conjunto que entrena Manolo Jiménez fué ayer por la tarde un coloso para deshuesar al Rayo Vallecano y salir a lo grande de la zona de descenso.

Su impulso no solo se ha reflejado en la contundencia de un marcador incontestable, sino también, y esto es primordial para ganar en confianza, en un trabajo colectivo descomunal, sin tregua para el pulmón y las piernas. Creyéndose un gigante la ha sacado las muelas del juicio a un Rayo ayer con dientes de leche, dejándole en una caricatura.

El conjunto de Vallecas vino a La Romareda de punta en blanco. Es un bonito yate con jugadores de toque brillante al que en esta cita le faltaba pegada sin Baptistao, Delibasic y Lass. Pero a los cinco minutos se vino a pique: el Real Zaragoza le echó el ancla en el centro del campo para hundimiento de Trashorras, su faro, y de Javi Fuego, su guardaespaldas. Entre Pintér, Montañés, Víctor y Rodri levantaron un muro infranqueable, de la altura del Everest para los muchachos de Paco Jémez.

La apuesta física, al orden prusiano en la presión escalonada y adelantada y algún mordisco que otro en los balones divididos llevó el partido al terreno ideal para el Real Zaragoza. Cada vez que el Rayo intentaba combinar, el infierno se le posaba en la nuca o en la pantorrilla. Piti y el Chori tejieron alguna acción en el agua, sin inquietar a Roberto una sola vez, y José Carlos bordó detalles de zurdo elegante sin hallar un solo hueco para reivindicarse.

El primer gol llegó precedido de un error del árbitro. No fue mano de Jordi, pero Teixeira la vio. En cualquier caso, el lío lo había armado un eléctrico Abraham que aún debe estar corriendo por La Romareda. Se anticipó el lateral como una bala. armó su zurda y el disparo fue a la pierna del defensor. Apoño transformó el penalti y comenzó a abrir un abismo entre un Real Zaragoza arrebatador y sobrado de pulmón frente a un Rayo incapaz de ir más allá de sus buenas intenciones. No le bastó en ningún momento su larga e insípida posesión.

Se esperaba que el florete de empuña Paco Jémez hiriera algo en la segunda parte a un grupo que se distingue por no saber defender sus ventajas. Ocurrió todo lo contrario. El Real Zaragoza contuvo y aumentó su despliegue físico, prescindiendo de la pelota salvo para lo fundamental. El segundo tanto lo firmó Rodri tras un encadenamiento de errores en defensa del Rayo y de su portero, Rubén. La acción había partido de una cabalgada señorial de Postiga por la orilla izquierda con un centro al corazón de la tormenta. Rodri estaba allí y dio su voltereta.

La entrada de Rochina aportó más frescura, y también la de Movilla. Esta vez Jiménez hizo con los cambios como la puntualidad de un relojero suizo.Como susto siempre tiene que haber uno, lo protagonizó Roberto con una salida que ratifica que no está bien. Apoño estaba bajo la sombra del larguero y sacó el balón con la cabeza para evitar una recta final de partido de angustias.

El Real Zaragoza siguió apretando el acelerador como si para él no hubiera límite de velocidad. Lanzado por Abraham, Montañés y Rochina y sujetado por Pintér, creó una nueva oportunidad que Postiga envió al palo después de regatear a Rubén. La asistencia había sido de Apoño, quien se encargó de cerrar la cuenta con un zurdazo bestial, un disparo seco y rotundo que dejó al Rayo agujereado por un Real Zaragoza gigante de los pies a la cabeza. Desde esa altura competitiva y fuera de los puestos de máximo peligro, la permanencia cobra sentido.

Real Zaragoza: Roberto; Sapunaru, Álvaro, Loovens, Abraham; Movilla, Pintér (Romaric, min86); Víctor Rodríguez (Rochina, min.61), Rodri (Movilla, min.72), Montañés; y Postiga.

Rayo Vallecano: Rubén; Arbilla, Amat, Jordi Figueras, Casado (Adrián, min.52); Javi Fuego, Trashorras (Perea, min.56); José Carlos, Vázquez (Tamudo, min.67), 'Chori' Domínguez, Piti.

Goles: 1-0. Min.26, Apoño de penalti; 2-0. Min.51, Rodri; 3-0. Min.92, Apoño.

Árbitro: Fernando Teixeira Vitienes. Amonestó con cartulina amarilla por el Rayo Vallecano a Figueras, Adrián y por el Real Zaragoza a Pintér, Rochina, Sapunaru y Movilla.

Incidencias: partido correspondiente a la jornada 34 de la Liga BBVA disputado en el estadio de La Romareda en tarde calurosa con terreno de juego en buen estado que estuvo prácticamente lleno.

  
BUSCAR EN NJ: