Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Diciembre  
1
  Miércoles  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

AragónVarios pueblos zaragozanos refuerzan sus diques
Redacción (NJ) (Mar 29, 2007) Aragón
La crecida del Ebro mantiene en alerta a varias localidades de la provincia de Zaragoza, como Novillas y Pradilla, cuyos alcaldes han expresado su preocupación por el nivel que están alcanzando las aguas, por lo que están reforzando los diques de contención, aunque no esperan que se inunden los pueblos.

El alcalde de Novillas, José Ayesa, ha explicado que la fuerza del agua reventó la pasada madrugada, alrededor de las 03.00 horas, algunos diques de protección, y que los vecinos están protegiendo las puertas de sus casas ante la previsión de que pueda llegar el agua al casco urbano, aunque no se prevé el desalojo de la población, que se encuentra en el límite con Navarra.

El nivel del agua alcanza en esta localidad los 6,80 metros y espera que lleguen hasta casi los siete metros en las próximas horas, con la llegada de la punta de la crecida que en Castejón (Navarra) midió la pasada madrugada los 2.336 metros cúbicos por segundo.

Por su parte, el Ayuntamiento de Pradilla refuerza sus diques de protección, entre medio metro y un metro, alrededor del pueblo ante la crecida del Ebro, cuya punta máxima en esta zona se espera para esta tarde, según su alcalde, Luis Enrique Moncín. En estos momentos, la altura del río está en 6,70 metros, cuando lo normal es de tres metros, y se espera que esta tarde llegue hasta los siete metros.

Pradilla de Ebro, situada a unos 40 kilómetros de Zaragoza, fue uno de los pueblos más afectados por la crecida del Ebro en febrero de 2003, cuando la localidad tuvo que ser desalojada al quedar parcialmente inundado el casco urbano.

También en la localidad de Boquiñeni están en alerta ante la crecida, según su teniente de alcalde, Pedro García, quien dijo que no hay peligro para el casco urbano que está protegido con los diques levantados tras la riada de 2003. En Boquiñeni hay unas 600 hectáreas de campos anegados por lo que, agregó, se están cortando los caminos rurales para que no haya peligro por la noche.

  
BUSCAR EN NJ: