Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Julio  
16
  Martes  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

NacionalArtur Mas no quiere un pacto, sólo busca tiempo y dinero
Redacción (NJ) (Mar 20, 2013) Nacional
La deuda de la Generalitat es superior al rescate chipriota, así que ahora ya no hace falta hacer ningún ejercicio de política ficción. La Cataluña independiente correría, en el mejor de los casos, el mismo destino que la isla Egea. Las similitudes entre Cataluña y Chipre son más de las que parece, el mismísimo Sala i Martin, economista de cabecera del independentismo business friendly, dijo que el único futuro de una Cataluña independiente sería convertirse en un paraíso fiscal.

Ahora, después del corralito chipriota que es un pseuoparaíso fiscal, sabemos que ni eso. La Generalitat además de su deuda financiera, adeuda 600 millones a proveedores varios, 500 millones de euros a ayuntamientos, 400 al llamado tercer sector y 300 a farmacias.

El conseller de Economía, Andreu Mas Colell, un economista de prestigio internacional, le decía hace unos días a un diputado de su partido que largo plazo era hasta mediodía, con esta afirmación ponía de manifiesto el drama de tesorería de la Generalitat. Sólo este marco justifica el intento del Gobierno catalán de tender puentes con Madrit.

Sin duda, para el PP y los poderes fácticos y económicos capitalinos, lo más cómodo es pensar que CiU y Mas han visto la luz y quieren dar marcha atrás para volver a la política pragmática que parecía caracterizar los gobiernos de Pujol. Nada más lejos de la realidad.

Con este viraje CiU quiere demostrar a la parte de la sociedad catalana que aún duda sobre las bondades de la independencia, que no hay más remedio que la separación, y da igual si es traumática, dado que "España" no quiere diálogo. La segunda razón del cambio de discurso es la necesidad de engañar a algún ministro y que, en aras de la salvación de la patria, se transfieran fondos desde la Administración central.

La tercera razón por la que CiU intenta suavizar, ni que sea temporalmente su discurso, es para presionar a ERC. Ésta no ha dado luz verde a la tramitación del presupuesto y si el mismo no se aprueba antes de verano la administración de la Generalitat puede verse colapsada. Mientras, si se hurga un poco, se ve que nada ha cambiado.

El Gobierno catalán ha recurrido todas las leyes que entran en conflicto competencial con él como la de liberalización de horarios comerciales, está desarrollando una ley para crear un parapeto legal para la celebración del referéndum de secesión, ha puesto la directa en la creación de un cuerpo diplomático paralelo al español y avanza en la creación de una agencia tributaria propia.

Todo ello trufado con el apoyo político cerrado a todas las iniciativas independentistas como la asociación de municipios por la independencia, en la que por cierto hay más de un ayuntamiento en el que el PP participa en el gobierno municipal, el apoyo a la Asamblea Nacional Catalana o una política de comunicación con un tono claramente frentista.

ERC, el verdadero partido de Gobierno en Cataluña, mediante su portavoz, Anna Simo, ha sido clara, ni hay giro alguno previsto ni, si CiU lo quiere dar, el pueblo catalán le seguirá. Obviamente ERC no representa, ni de largo, a la mayoría de los catalanes, pero si es cierto que CiU, que hace mucho tiempo que se tiro al monte y se quito la careta ya no está en condiciones, aunque quisiera, que no es el caso, de retomar sus relaciones de lealtad mutua con el Gobierno de España.

A día de hoy solo les interesa el dinero y tener excusas para acelerar, como le pide ERC y ellos desean, el proceso de ruptura.

  
BUSCAR EN NJ: