Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Mayo  
24
  Domingo  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

FútbolEmpate en el derbi Valencia Levante 2-2
Redacción (NJ) (Mar 03, 2013) Fútbol
Los derbis valencianos en Mestalla parecen condenados al empate sean cuales sean los méritos de Valencia y Levante. Este sábado fue el equipo de Valverde quien con más ahínco peleó los tres puntos, pero su buen hacer en ataque de la mano de Parejo, Jonas y Soldado se vio eclipsado por otros tantos errores en su línea más endeble: la defensa. El Levante, que estuvo a merced de los locales, aún volvió a Orriols con un punto de oro.

Sólo durante algunos minutos pareció que el derbi podía tener pleno color azulgrana. El Valencia saltó al campo con el desparpajo que añadía ver en el banquillo al mejor jugador de su rival, Obafemi Martins, y la absoluta convicción de que rondando a Munúa, tarde o temprano llegaría el gol, por difícil que fuera saltar la muralla levantinista. Agazapados en torno al uruguayo y despreciando la pelota, los granotas esperaban su momento de asestar el zarpazo. Reinaron las imprecisiones, tanto que hasta Pereira se despistó y arrolló a Velasco Carballo, que se quedó aturdido durante algunos minutos. Si el colegiado no hubiera sido el afectado, al portugués no le hubiera librado nadie de una tarjeta amarilla.

Mientras al Levante le quemaba la pelota en los pies, el Valencia dominaba a su antojo y ganaba cualquier disputa. No sufría demasiado en defensa pese al experimento de colocar a dos zurdos como Víctor Ruiz y Mathieu de centrales y se acercaba cada vez más al área rival. Hasta que Barkero fue capaz de coger el mando y sacarle los colores a Mathieu, que desde ese momento tuvo a Albelda de escudero. Del primer córner granota salió un saque de banda que Juanfran convirtió en un perfecto centro al primer palo donde Iborra remató sin oposición y Guaita, mal colocado, no pudo impedir que el Levante empezara a tener el partido donde quería a los 16 minutos de arrancar.

Con el marcador a favor, el Levante se afianzó al tiempo que su rival se vio necesitado de más. Empezó a aparecer Feghouli en la banda derecha, con más voluntad que acierto, y Munúa tuvo que emplearse. Aun así, Rubén tuvo el segundo en sus botas y lo mandó a las manos del meta valencianista. Quien no falló, una vez más, fue Jonas. En un barullo en el área pequeña en el que Canales no acertó a empujar un centro de Parejo ni Munúa a atrapar el balón, el brasileño lo cazó mientras los granotas reclamaban un dudoso fuera de juego.

El partido había vuelto a su estado inicial. Al Levante le tocaba mantener el orden y al Valencia desmelenarse al ver a un rival tan justo de recursos que se empeñaba en el pase en largo del portero como principal argumento. Y Pedro Ríos no es Martins. El equipo de Valverde se fue sintiendo cómodo y encontrando los huecos que necesitaba para hilvanar jugadas como la que acabó con el gol de Soldado al filo del descanso. Albelda recuperó un balón, buscó a Parejo, en un brillante papel de tejedor del juego junto a Canales, y Feghouli tocó lo justo para que el delantero valenciano soltara un latigazo de volea.

Con un disparo de Albelda comenzó la segunda parte y Juan Ignacio Martínez se decidió a intentar cambiar la cara de su equipo, pobre, al echar mano de Míchel y Martins, la estrella que aún sigue pensando en emigrar a los Seattle Sounders de la MLS. Un perfecto regate de Jonas que dejó sentando a Vyntra confirmó el aviso de que el Valencia buscaría el tercer gol, que marcó Soldado al recoger una pelota muerta en el área tras un saque de esquina. Pero fue erróneamente anulado.

La diferencia en el césped no se reflejó en el marcador aunque el goleador valenciano lo siguió intentando y mandó un balón al palo. Demasiado perdón. El Levante estaba noqueado, sin saber cómo parar el vendaval y sin argumentos para reproducirlo en torno a Guaita. Sirva de muestra que Martins ni participó ni mostró demasiadas ganas de hacerlo. No fue capaz el equipo de Juan Ignacio de buscar el empate con convicción y armas, pero se lo encontró cuando menos lo merecía. Barkero recogió un saque de banda y, sin esperarlo, se vio solo, con Mathieu en el suelo por un resbalón, para batir a Guaita. Demasiado castigo para el equipo de Mestalla.

  
BUSCAR EN NJ: