Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Abril  
20
  Sábado  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

FútbolWilly sostiene, Saviola martillea
Redacción (NJ) (Feb 17, 2013) Fútbol
Dos meses después de desnudar al Real Madrid, el Málaga volvió a recuperar la fiabilidad en su templo. La enarenada Rosaleda de los últimos partidos dio paso a un césped más digno que permitió a los de Pellegrini interpretar a ratos su mejor partitura. El león llegaba herido, pero con la garra de siempre. Si se fue de vacío de la Costa del Sol fue por la soberbia actuación de Willy Caballero. El gol de Saviola fue suficiente para tumbar a los de Marcelo Bielsa y mantener a los andaluces en la aristocracia antes de su choque europeo en Oporto.

Con un ojo en la Champions y otro en la batalla por el cuarto puesto de la Liga, Pellegrini aireó el once tipo con la entrada de algún actor secundario. El chileno intentó que sus secuaces no se distrajeran pensando en el duelo de Do Dragao, antes de los dragones había que darle caza a los leones. El desvaído Athletic, a años luz del equipo que llegó a las finales de la Europa League y la Copa del Rey, parecía anárquico y desorientado en el primer round. Tras los primeros minutos de sesteo el Málaga puso a carburar su maquinaria.

Sólido en el apartado defensivo, ligero en el medio campo y peligroso en el ataque, el gobierno del Málaga se escenificó en la primera parte con la dupla Isco-Portillo. Los jóvenes malagueños se cosieron el balón al pie para convertir la hierba en el patio de un colegio entre un abanico de controles, paredes y regates. Al cuarto de hora los blanquiazules gozaron de un buen rato de cerco sobre los de Bielsa. El portugués Antunes probó los guantes de Raúl, sustituto del cuestionado Iraizoz, con un obús desde 25 metros. En la primera ola de ocasiones, Weligton cabeceó por encima del larguero e Isco también lo intentó.

Sin embargo, fue Lucas Piazón uno de los que emergió del segundo pelotón del ‘Ingeniero’ para golpear en la mandíbula frágil del Athletic. Con su físico liviano, dibujó la jugada del único tanto de la tarde. Retrató a la defensa vasca con varios recortes en la línea de fondo y su pase atrás lo aprovechó Saviola para enviarlo a la red con un disparo mordido. Después del gol, braceó el conjunto visitante, mermado por las bajas, pero sobre todo por su estado de ánimo. Lo intentaron los rojiblancos con conexiones entre Ander Herrera y los hombres más ofensivos, que Willy cortocircuitaba. Antes del descanso, el cancerbero sacó un pie salvador a Ibai Gómez y luego una mano firme al tiro a bocajarro de Aduriz. El argentino sigue acumulando méritos en su currículum, algo que parece obviar el seleccionador Alejandro Sabella, quien le niega una oportunidad con la albiceleste.

Ofensiva del Athletic

A la vuelta de vestuarios el Málaga arrancó con el mismo guión volcado sobre el área de Raúl, quien evitó que Isco marcara por cuarta jornada consecutiva al desviar con la pìerna un remate del mediapunta. Al de Benalmádena se le unió Piazón, que poco a poco empezó a desperezarse. De sus botas brotaron las ocasiones más claras de los locales en la segunda mitad. Le faltó fe y fuerza para estrenar su casillero de goles. A medida que avanzaba el reloj, el Málaga bajó su marcha y se relajó en exceso. Pero ni siquiera eso le sirvió al Athletic para lanzarse al cuello de su rival. Dispara con fogueo el conjunto de Bielsa, quien recurrió al olvidado Llorente para darle más mordiente a su equipo.

Fue Ibai Gómez quien cargó con el peso de los suyos y tuvo hasta cuatro ocasiones para empatar, todas tapadas por Willy. Dentro del área pequeña, desde la frontal o de falta directa. El pizpireto centrocampista se encontró con las manos serenas del portero malaguista. Ya en el descuento el Málaga pudo anestesiar el encuentro, pero a Joaquín le faltó aire y precisión después de su cabalgada en un contragolpe.

El solitario gol de Saviola canjea una victoria moral para seguir encaramados en la cuarta plaza de la Liga y volver a rendir cuentas con la parroquia blanquiazul. Tras los leones tristes de Bielsa, el Málaga busca ahora darle caza al Oporto en su guarida de Do Dragao, un escenario donde espera escribir un nuevo capítulo en su bella historia en la Champions.

  
BUSCAR EN NJ: