Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Junio  
15
  Sábado  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

InternacionalEl Papa dio las «gracias a todos» en su última ceremonia en la basílica de San Pedro
Redacción (NJ) (Feb 14, 2013) Internacional
En su última ceremonia en la basílica de San Pedro, Benedicto XVI dio las “gracias a todos, especialmente a los fieles de la diócesis de Roma, en el momento en que me dispongo a terminar mi ministerio como sucesor de Pedro”. El Papa suplicó a los fieles de su diócesis “un recuerdo especial en la plegaria”.

El Santo Padre estaba sereno, y hablaba con voz absolutamente normal, mientras que casi todos los demás, los cardenales, los embajadores y los fieles de a pie, vivían ese momento con un nudo en la garganta. Estaba claro que Benedicto XVI se sentía en paz consigo mismo y que no quería atribuirse ningún protagonismo especial, que no le ha gustado nunca.

La referencia obligada a su renuncia fue muy discreta: una palabra de agradecimiento y una súplica de oraciones. Está claro que Benedicto XVI abandona la cátedra de Pedro con la misma humildad con la que llegó, cuando le costó casi un año dejar de referirse a Juan Pablo II como “el Papa” cuando ya lo era él.

Sus últimas palabras en el altar de la Confesión, bajo el espectacular baldaquino de Bernini fueron una plegaria a “la Virgen, Madre de la Iglesia, y modelo de todo verdadero discípulo del Señor”.

Era un momento de fuerte emoción. A lo largo de estos años, los fieles romanos y millones de católicos de todo el mundo han ido creciendo en un afecto por Benedicto XVI parecido al que se tiene por un abuelo o por un padre. La sobriedad y la elegancia con la que se despide es, verdaderamente, ejemplar.

  
BUSCAR EN NJ: