Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Febrero  
27
  Martes  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

FútbolEl Atlético cumple y deja al Betis sin su sueño copero
Redacción (NJ) (Jan 25, 2013) Fútbol
No hubo espíritu de remontada ni rastro de heroica en el Villamarín, cuyo ambiente predijo lo que casi todo el mundo tenía en mente: la derrota. Llegaba el Atlético sin Falcao, pero se ha convertido en un equipo tan imponente, que ni siquiera echó en falta a su último icono. Los de Simeone se enfrentarán al Sevilla en semifinales y suben un escalón más en una temporada con toda la pinta de convertirse en gloriosa.

Pasó además con gol de Diego Costa, tal vez el más 'cholo' de todos los combatientes que manda Simeone. En realidad, la suerte del partido estuvo en la sesera de Costa, que sin embargo, resistió bien a las provocaciones, especialmente en un codazo de Ángel que le puso de perros contra Clos, que hizo mutis por el foro. Cabía la posibilidad de que el brasileño se tomara la justicia por su cuenta. Lo hizo, pero no como esperaba el Betis. Costa marcó y acabó con la eliminatoria.

Apenas quedaban dos carreras para el descanso cuando el delantero se lanzó a por un balón imposible, un despeje en su área de Miranda. El caso es que su sprint puso de los nervios a Casto y Amaya, que se cruzaron en una escena propia de Benny Hill, y dejaron la bola a placer para que la empujara el brasileño. El octavo chicharro para un futbolista que no ha parado de ganar importancia durante el curso.

Al Atlético no le hizo falta ni una jugada decente para meterse en la semifinal, lo que habló muy bien de su eficacia defensiva y muy mal del virtuosismo de un Betis decepcionante, conformista y menor. El Atlético, en realidad, vivió en la eliminatoria de los 20 minutos de vértigo con que irrumpió en la ida del Calderón. Tras aquello todo fue un decidido ejercicio de contención en el que se empleó como un enorme estadista. Esto también es fútbol.

No hubo ningún amago de rebelión a la derrota, ningún resquicio a la épica. Las alternativas de Mel, especialmente Vadillo, resultaron baldías. En la segunda parte debutó Molins, o eso dicen. Y casi con el tiempo cumplido, llegó el empate en un penalti que transformó Jorge Molina. Pero la batalla estaba perdida ya. No tuvieron que ser pocos quienes, ante los síntomas de flaqueza que da un Betis tan castigado, incluso agradecieran no cruzarse con el Sevilla en semifinales.

  
BUSCAR EN NJ: