Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Junio  
26
  Domingo  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

LibrosAndrés Pascual: "De cualquier pozo, por profundo y ciego que sea, se puede salir"
Redacción (NJ) (Oct 19, 2012) Libros
El escritor publica «El sol brilla por la noche en Cachemira», su nueva novela, repleta de «ficción terapéutica».

Coldplay y su "Paradise" suenan en la remota Cachemira, tierra torturada por un conflicto centenario, tierra también de arcana sabiduría, de filosofía ancestral, de espejos donde reconocernos a nosotros mismos. Hasta allí ha llegado como observador de la ONU un ejecutivo que huye de sí mismo y de la terrible muerte de su hija adolescente. Allí conocerá el horror de la guerra, del sufrimiento físico, de la cercanía de la Parca, pero también hallará su resurrección al conocer a una enfermera militar. Una noche que cambiará sus vidas.

Porque allí, al otro lado del mundo «El sol brilla por la noche en Cachemira» (Ed. Planeta), nueva novela de Andrés Pascual, un autor de éxito reconocido con obras como «El guardián de la flor de loto», «El compositor de tormentas» y «El haiku de las palabras perdidas».

Abogado, Pascual es coordinador del Aula de Cultura de Vocento en La Rioja. El éxito anterior no le arredra, ni le carga de responsabilidad, porque como él mismo dice «sucede a la inversa, de los lectores recibo ilusión a raudales, me llenan los depósitos para llevar a cabo proyectos demenciales como es el de escribir una novela».

-Si yo le dijera que no es el mejor momento de mi vida, ¿me diría que cuado acabe su novela me encontraré mejor? Quiero decir, ¿un libro puede cambiar una vida?

-Un libro siempre es un bálsamo para el alma y espero que este sirva a los lectores aparte de para pasarlo bien como un pequeño rayo para que contemplen sus vidas desde otra perspectiva, que se quiten los velos cotidianos con los que miramos nuestra existencia y que busquen alternativas. Creo que cualquier pozo por profundo y ciego que sea tiene una puerta para salir y después de la cual volvemos a nacer.

-Ha volcado en esta novela grandes cantidades de experiencias personales.

-Sí, la verdad es que he depositado un montón de enseñanzas acumuladas que llevaba en la mochila, enseñanzas que a mí mismo me han servido. No quiero dar lecciones a nadie, pero me siento en deuda por todo lo que he recibido en mi vida y quería plasmarlo.

-¿Podríamos llamarle ficción terapéutica a su novela?

-Como a cualquiera, no me gustan las categorías, pero no está mal la definición. Lo cierto es que no es un libro de autoayuda, es una trama novelesca, la de dos personajes perdidos que se encuentran y con ello hallan la luz al final del túnel. No es un decálogo para alcanzar la felicidad, pero está repleta de muchas frases que yo mismo he subrayado en un momento u otro de mi vida.

-Buena parte del libro está narrado con un minutero como parte de la narración.

-Creo que el principal mal de la cultura occidental es que medimos todo en horas, en minutos, en lugar de medirlo en acciones. Somos esclavos del reloj, y pienso que tenemos que desprendernos de esa tiranía. Con ese reloj quería mostrar al lector que los personajes en solo una noche crecen mucho más que algunas personas en toda su vida. El hombre es muy pequeño con relación al Universo, medimos todo a escala humana y realmente somos infinitesimales, aunque nuestras acciones pueden mejorar el mundo.

-Los viajes han sido decisivos en su literatura.

-Sí, los viajes han sido los motores principales de mi literatura, no solo como una fuente de inspiración de historias, sino también como parte muy importante de mi crecimiento personal. No hace falta viajar a los confines del mundo para encontrar alternativas, pero sí está bien alejarnos de vez en cuando de nuestra realidad cotidiana. El viaje nos ayuda a quitarnos velos que nos impiden ver las cosas con naturalidad.

-Viajar nos abre los ojos.

-Otro de lo males del ser humano es que nos empeñamos en padecer una ceguera voluntaria, no queremos ver lo que tenemos delante por miedo al cambio. Si puedes formular las preguntas, puedes encontrar las respuestas pero necesitas el coraje necesario para hacer esas preguntas. Sobre todo aquellas que tienen que ver con el sufrimiento y la infelicidad.

-El eje de esta historia es esencialmente triste y doloroso. ¿El autor, Andrés Pascual, se siente involucrado emocionalmente?

-Mire, yo en ocasiones suelto alguna lagrimilla mientras escribo, enfatizo mucho con los personajes, los acabo queriendo. En este libro, lo más bonito ha sido comprender a través de ellos que somos capaces de salir de cualquier agujero, los he depositado en el pozo más profundo y he comprendido junto a ellos que es posible alcanzar el sendero de la paz y de la felicidad, que el ser humano es todo lo que le ha precedido y lo que vendrá después, que tú eres una gota en el universo, pero que todo el universo gotea en tu corazón.

-No falta la música en esta novela, sobre todo pop británico.

-La música forma parte de nuestras vidas de forma inseparable. Todos nuestros movimientos tiene una melodía, una armonía y un ritmo. A veces avanzamos con suavidad como la de un violín, y otras veces necesitamos una docena de timbales que nos empujen.

  
BUSCAR EN NJ: