Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Mayo  
28
  Domingo  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

FútbolReal Zaragoza 0 - 1 Getafe
Fuente Aragón Digita (Oct 07, 2012) Fútbol
Penosa actuación arbitral de Muñiz Fernández que permitió al Getafe hacerse con la victoria en La Romareda. El tanto de la victoria visitante, el 0-1, llegaba tras un penalti inexistente y la posterior expulsión de Álvaro, la segunda tras la roja vista por Romaric en el minuto 8. Nuevo buen partido del Real Zaragoza sin ningún punto.

Los árbitros tienen la potestad absoluta para hacer lo que les venga en gana. Demostración absoluta la que se vio en La Romareda por parte de Muñiz Fernández, colegiado del comité asturiano que decidió que la victoria del Getafe podía llegar por las buenas o por las malas. Ensañado con el equipo aragonés, dejó a los de Jiménez con nueve hombres por expulsiones de Romaric, justa, y de Álvaro en un penalti inexistente por completo. Los visitantes, o más bien Muñiz Fernández, se acababan imponiendo por 0-1.

Hasta entonces, sorpresa en el once con la entrada de Aranda por Apoño, apostando Jiménez por el 4-4-2. La gran amenaza residía en el doble pivote formado por José Mari y Romaric, muy exigido ante unos mediapuntas tan móviles como Lafita, Diego Castro y, sobre todo, Abdel Barrada. El regreso del canterano zaragocista por cierto se produjo entre aplausos de la grada cuando el speaker le nombró por megafonía, respondidos de la misma manera por el “Lince” hacia la que siempre será su casa.

El partido comenzó con claras ocasiones para ambos equipos. Primero para los visitantes, con la velocidad de Barrada haciendo estragos frente a Álvaro, pero el marroquí le pegaba mal tras regatear incluso a Roberto, mandando al limbo la oportunidad. Tras el susto reaccionaría el equipo maño, pero Postiga no conectaba bien un balón claro, enviándolo a las nubes. Disposición clara ofensiva de ambas escuadras que no tardaría en cambiar.

En el minuto 8, Muñiz Fernández mandaba a los vestuarios por roja directa a Romaric tras una entrada feísima con los tacos a la rodilla a Lacen. De manera inmediata, Jiménez introducía a Movilla por, nueva sorpresa, Víctor Rodríguez. Decisión no demasiado aprobada por la grada tomada quizás para evitar nuevos problemas con Carlos Aranda. El nuevo esquema pasaba a 4-4-1 en un rombo no demasiado claro, con José Mari y Postiga en las puntas, dejando los lados para Movilla y Montañés.

Lacen sería sustituido por Pedro León en los visitantes, un minuto después de que Sapunaru estrellara un cabezazo en el larguero. Todo en pleno vendaval de Muñiz Fernández, auténtico y triste protagonista de los primeros 25 minutos. El Real Zaragoza tiraba de voluntad y orgullo para ser superior con diez hombres, aunque con un mundo por delante todavía. Gran trabajo el de Aranda como faro provisional, aguantando, peleando y generando faltas al borde del área.

El dominio seguía siendo local a pesar de la inferioridad gracias al aplomo de José María Movilla, auténtico dominador del centro del campo, y las ayudas de un multiplicado José Mari. El “Pelado” lanzaba un saque de falta templado que Postiga cabeceaba solo a las manos de Moyá en la última ocasión de la primera mitad para los aragoneses, más allá de un lanzamiento lejano, de nuevo, del incombustible Movilla. El público sabía responder el esfuerzo con aplausos en el 0-0 del intermedio.

El Show de Muñiz

La segunda mitad comenzaba sin más sustituciones de las ya habidas en la primera mitad, una por cada bando. Eso sí, Babovic, Apoño y Zuculini calentaban. El argentino sería el primero en saltar al terreno de juego al poco de comenzar, después de que Diego Castro pusiera a prueba a Roberto con un tiro lejano que obligaba a volar al madrileño. El damnificado sería Paco Montañés, perjudicado por el cambio de sistema de la primera parte.

El panorama se modificaba, pasando el dominio a los madrileños y con los visitantes buscando el juego directo hacia Aranda. Así llegó la ocasión más clara, en las botas de Pedro León. El extremo derecho se quedaba solo en el área y lanzaba un derechazo raso que lamía la cepa del poste de la meta de Roberto. Fue entonces cuando Muñiz Fernández presentaba su oposición a pregonero de las Fiestas del Pilar. En un alarde de prepotencia y mal arbitraje señalaba el punto de penalti en un lance inexistente, expulsando además a Álvaro González. El supuesto juez del partido se tomaba la justicia por su mano y decidía aguar las Fiestas del Pilar a los más de 25.000 espectadores, henchidos de rabia por sus absurdas decisiones. Diego Castro batía a Roberto, que llegaba a tocar, y hacía además del 0-1 feos gestos a la grada.

Once contra nueve el partido se quedó sin historia, aunque Jiménez introducía a Apoño por un Aranda roto de cansancio. Los espacios eran enormes y Roberto se multiplicaba para que el choque no se convirtiera en una goleada de escándalo. Eso sí, entre Postiga y Sapunaru tuvieron la opción de empatar en una doble ocasión clara, encontrándose con un Moyá salvador.

Curioso que el Getafe no fuera capaz de sentenciar a pesar de su superioridad por dos hombres. Por uno a partir del 84, cuando Muñiz, siempre Muñiz, expulsaba con roja directa a Abdel Barrada, en una nueva jugada polémica en la que se equivocaba el trencilla, excesivamente riguroso. Clara labor de compensación la del asturiano que llegaba demasiado tarde.

Hasta el final, dominio sin fruto del Real Zaragoza, con orgullo y corazón suficiente para empatar el partido, pero sin los efectivos necesarios. El 0-1 hace mucho daño al conjunto aragonés que se queda con tan sólo seis puntos en su casillero en el descanso liguero. A pesar del buen choque y la buena reacción tras la primera expulsión, nadie puede luchar contra los hombres de negro.

Francisco Javier Castarlenas Vaquero

  
BUSCAR EN NJ: