Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Abril  
24
  Viernes  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

InternacionalDeclaran culpable al ex jefe de gabinete de Cheney
Redacción (NJ) (Mar 06, 2007) Internacional
Lewis 'Scooter' Libby, ex jefe de gabinete del vicepresidente de EEUU, Dick Cheney, ha sido declarado culpable por obstrucción de la justicia, perjurio y falso testimonio en el caso de la filtración de la identidad de la ex agente de la CIA Valerie Plame.

Tras diez días de deliberaciones, el jurado, compuesto por siete mujeres y cuatro hombres, determinó que Libby es culpable de cuatro de los cinco cargos de los que se le acusaba. Según su veredicto, obstaculizó las pesquisas y mintió a los investigadores, aunque no al FBI.

El ex asesor de Cheney, que dimitió a finales de 2005 tras ser acusado, se enfrenta a un máximo de 30 años de cárcel en caso de ser condenado finalmente por el juez, informa la CNN.

El caso se remonta a 2003, cuando el diplomático Joe Wilson, marido de Plame, fue enviado a Níger para verificar un presunto intento por parte de Irak de comprar uranio para su programa nuclear. Esta acusación se enmarcaba en la campaña diseñada por el Ejecutivo para tratar de convencer a sus ciudadanos y a la comunidad internacional de que el régimen de Sadam Husein tenía la capacidad de producir armas de destrucción masiva.

Pese a que la información finalmente resultó ser falsa, el presidente George W. Bush se sirvió de ella en su discurso sobre el Estado de la Unión de enero de 2003. La mención provocó las críticas del ex embajador en un artículo titulado 'Lo que no encontré en África', publicado por 'The New York Times'.

Poco después apareció en la prensa la identidad de Plame y su actividad relacionada con las armas de destrucción masiva como agente encubierta de la CIA. El ex diplomático siempre ha mostrado su convencimiento de que la filtración fue una represalia por sus juicios negativos acerca del Ejecutivo de Bush. En EEUU, la divulgación a sabiendas de la identidad de un espía constituye un delito federal.

Los abogados del ex alto cargo de la Casa Blanca mantuvieron durante todo el juicio que su cliente se había convertido en un chivo expiatorio y que no mintió a propósito en sus declaraciones. Según dicha versión, sus incongruencias obedecían a un problema de memoria.

  
BUSCAR EN NJ: