Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Julio  
18
  Jueves  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

EconomíaLas fortunas francesas huyen a Reino Unido
Redacción (NJ) (Jul 16, 2012) Economía
El tipo de imposición del 75% para ingresos superiores al millón de euros “es desproporcionado y provoca el exilio de los contribuyentes”, afirman los expertos

A red carpet” les ha prometido David Cameron a los franceses que, por motivos fiscales, se planteen instalarse al otro lado del Canal de la Mancha. En un momento en el que Francia endurece su política fiscal, Reino Unido se convierte en uno de los destinos más atractivo para los ejecutivos, inversores o empresarios.

Aunque no es el lugar ideal para los que viven de sus rentas, que prefieren residir en Bélgica o Suiza, los trabajadores con altos ingresos sí se giran hacia el país anglosajón, cuyo ecosistema empresarial seduce a las familias. Los abogados fiscalistas confirman el aumento del número de contribuyentes franceses que estudian un eventual exilio. La gestión es totalmente legal, dado que no se trata de un fraude, sino de un cambio de “centro de vida y de interés” –término jurídico– hacia los países con una fiscalidad más ligera. En los próximos meses, varios miles de millones de euros pueden desviarse hacia los Estados en donde el impuesto sobre la fortuna brilla por su ausencia o donde las plusvalías son mucho más interesantes.

Presión fiscal

Los hechos hablan por sí solos: Yves Sevestre, jurista especializado en Derecho fiscal, comenta que “cada vez recibimos más solicitudes de nuevos clientes que quieren información sobre la posibilidad de marcharse al extranjero”. El tipo de imposición del 75% para los ingresos anuales que superen el millón de euros es “desproporcionado, contraproducente y provoca el exilio de los contribuyentes, hartos de la inestabilidad y de la presión fiscal”. El 20% del Código General de los impuestos se modifica cada año.

La supresión del escudo fiscal, la creación de una contribución excepcional del Impuesto sobre la Fortuna, ISF, el aumento del tipo de imposición del IRPF y otras medidas de este estilo “preocupan” a los empresarios. Uno de los clientes del gabinete Sevestre, dirigente de una multinacional, baraja la posibilidad de marcharse a Alemania porque aunque el régimen fiscal no sea precisamente el más interesante de Europa, con la reforma impulsada por François Hollande, su declaración de impuestos “le resultará menos cara que en Francia”, explica el abogado.

En este sentido, el jurista advierte además del peligro que supone para ciertos sectores la fuga de capitales. “Si las personas que mejor se ganan la vida se van, habrá un impacto el mercado inmobiliario, en el sector bancario, automovilístico… Los altos ingresos generan actividad y, por tanto, empleo”.

El fundador de Meetic, Marc Simoncini, fue uno de los primeros empresarios franceses que manifestó su intención de abandonar el país en caso de victoria socialista en las presidenciales. Simoncini impulsa el desarrollo de las sociedades emergentes mediante la adquisición de participaciones. La triplicación del impuesto sobre la fortuna desmotiva sus inversiones en las start-ups. Esta fuerte subida de impuestos "no es una medida muy inteligente”, explica el millonario, “Nos están pidiendo a gritos que nos vayamos de aquí”.

Franceses en Londres

¿Cuáles son las ventajas de trabajar en Londres pese a que la vida es más cara? “No puedo plantearme volver a Francia a corto plazo”, admite Jacques S., banquero en una importante entidad americana. “Las medidas fiscales previstas, la mentalidad laxista y una política populista” son razones de peso para no volver a su tierra natal. Este padre de familia describe las dificultades que supone vivir en UK: “Hay imperfecciones como las infraestructuras, la ausencia de seguridad social, el coste de las guarderías…”. Pese a ello, le compensa trabajar en Londres: “existen reglas laborales muy estrictas que impulsan a la gente a trabajar más pero sobre todo a adaptarse sin elección”.

“Sin verdaderas medidas de rigor, Francia sufrirá dentro de poco los mismos problemas que los PIGS”, añade. En el ámbito fiscal, es “más cómodo” que los impuestos se paguen cada mes, y no tener que prever para abonar a final de año una cantidad importante, como ocurre en Francia.

“Si trabajara en Francia tendría que pagar el 60% de impuestos, incluyendo el IRPF y el resto de tasas sociales”, se lamenta Olivier T., afincado en Londres desde hace un año y medio. Para los que se dedican a las finanzas, la City es sin lugar a dudas más interesante. Inglaterra cuenta con “un sistema laboral más flexible” a lo que se suma “un ambiente económico más favorable”, reconoce el ciudadano. Como ellos, más de 300.000 franceses viven en Londres.

  
BUSCAR EN NJ: