Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Octubre  
18
  Lunes  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

InternacionalUn delfín se niega a comer tras la muerte de su cuidadora
Redacción (NJ) (Feb 20, 2007) Internacional
Hace un par de semanas fue asesinada en una pelea vecinal Tamara Monti, de 37 años e instructora del delfinario italiano Oltremare de Riccione y nadie sintió tanto dolor y consternación como 'Mary G'. Se niega a comer y en 15 días ha perdido al menos 50 kilos de peso y los expertos advierten que su vida corre peligro.

'Mary G.' es un delfín hembra que, según todos los síntomas, padece una crisis nerviosa por haber perdido a la persona que se encargaba de alimentarlo y de cuidarlo. Hace año y medio 'Mary G.' fue rescatada al borde de la muerte tras haber encallado y perdido a su madre en el puerto de Ancona, siendo atendida y cuidada por Tamara Monti.

Monti alimentó durante meses al cetáceo con batidos a base de arenques, integradores alimentarios, sales minerales y vitaminas. Se turnó con otros instructores durante días para que hubiera siempre alguien en el agua que ayudara a la maltrecha Mary G. a mantenerse a flote.

Para entonces el cetáceo estaba ya tan apegado a su cuidadora que cuando los responsables del delfinario se plantearon la posibilidad de volver a soltarlo al mar los especialistas se lo desaconsejaron.

Pero cuando hace dos semanas un vecino acabó a cuchilladas con la vida de Tamara Monti porque no podía soportar más los ladridos que emitían sus dos perros, a los que la instructora dejaba solos en su apartamento cuando iba a trabajar, 'Mary G.' se hundió en la depresión. El delfín dejó de comer, vomitando los pocos alimentos que los veterinarios conseguían hacerle ingerir.

Los veterinarios del delfinario no ocultan su preocupación por el cetáceo, advirtiendo que su vida corre peligro. Y se muestran convencidos de que la negativa de 'Mary G.' a comer es una reacción nerviosa a la muerte de Tamara Monti.

  
BUSCAR EN NJ: