Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Abril  
12
  Viernes  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

OpiniónHuelga general
Redacción (NJ) (Mar 30, 2012) Opinión
España ha vivido este 29 de marzo la octava jornada de huelga general desde que este país vive en democracia. Una jornada en la que la “normalidad” ha sido la nota dominante, si se puede denominar así al hecho de que las grandes empresas hayan paralizado en buena parte su actividad y los piquetes se hayan excedido en su labor “informativa”.

En Aragón, como en el resto del país, la guerra de cifras ha marcado una jornada en la que el momento álgido se ha producido durante la madrugada en los principales centros de actividad (Opel España o Mercazaragoza). Las manifestaciones en las principales capitales y ciudades de la Comunidad han puesto el broche final.

Esta octava huelga general no ha sido ni el “rotundo éxito” con el que se autoengañan las centrales sindicales convocantes, ni el estrepitoso fracaso que quieren transmitir la patronal y el Gobierno. Sí que se ha convertido en uno de los mayores ejercicios de irresponsabilidad y demagogia de los últimos 35 años.

Los huelguistas han puesto en jaque la imagen internacional del país en un momento delicadísimo para la economía española. Y para ello no han dudado en desplegar toda clase de herramientas (desde discursos hasta instrumentos de otro tipo como pegatinas o palos y piedras) para, desde el miedo, tratar de paralizar la economía y echar atrás la reforma laboral. Algo que, obviamente, no han conseguido, ni lo harán por esta vía.

No sólo los métodos empleados, también el momento en el que esta huelga, totalmente politizada, se produce -a menos de cien días de la llegada de Rajoy a la Presidencia del Gobierno-; y, sobre todo, el silencio cómplice durante ocho años de gobierno socialista (a excepción de una huelga general meramente cosmética en 2010) de quienes ayer se dejaron la voz para lanzar toda clase de soflamas contra un Ejecutivo elegido en las urnas por la mayoría de los españoles, deslegitiman totalmente tanto la jornada de huelga como el papel de sus convocantes.

Editorial Aragón Digital.

  
BUSCAR EN NJ: