Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Julio  
16
  Martes  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

NacionalEl PSOE intenta capitalizar las protestas contra la reforma laboral
Redacción (NJ) (Feb 22, 2012) Nacional
Valenciano aplaude ahora las manifestaciones a las que rehusaron acudir tanto ella como Rubalcaba. El partido trata de recuperar el apoyo social defendiendo a UGT y CC OO de “insidias y sospechas”.

Apropiarse de las manifestaciones contra la reforma laboral y tratar de rentabilizarlas políticamente. Ese es el nuevo objetivo que se ha marcado el PSOE, una vez superada la fase de tantear el terreno y hacer efectiva la reconciliación con los sindicatos. En Ferraz consideran que las protestas del domingo fueron “masivas, cargadas de razones y pacíficas”, un “clamor social” que debe hacer rectificar al Gobierno. Pese a que evitaron dar un respaldo explícito a la convocatoria y mandaron una representación de segunda fila a la manifestación estrella, la de Madrid, los socialistas pretenden ahora adueñarse de “la voz de la calle”.

Así, su vicesecretaria general, Elena Valenciano, no dudó en exigir anteayer al Ejecutivo de Rajoy que admita el rechazo “contundente” de los españoles a su reforma laboral. “Conviene tomar nota de lo que la ciudadanía dice y no sólo cada cuatro años”, sentenció. Además, criticó que el Gobierno esté actuando “como una apisonadora” y le advirtió de que el haber ganado las elecciones no supone “un cheque en blanco”.

En la rueda de Prensa que dio tras asistir a la primera reunión de la comisión permanente de la Ejecutiva Federal, Valenciano acusó a Rajoy de haber “batido todos los récords” al incumplir, “en sólo 50 días”, todas sus promesas electorales. Según ella, el Gobierno del PP ha hecho “lo contrario de lo que dijo que haría” en materia fiscal y laboral, al subir los impuestos y abaratar el despido. Todo ello, añadió, “sin tener en cuenta las necesidades de la economía española y sin ponderar el grave impacto que tendrá sobre la vida de millones de españoles”.

“Fundamentales”

En su intervención, Valenciano intercaló las críticas al Gobierno y las loas a las manifestaciones del domingo con una encendida defensa de los sindicatos. Para la vicesecretaria general del PSOE, las centrales “forman parte del entramado institucional y constitucional” de España y fueron piezas “fundamentales” en la consolidación de la democracia.

La número dos socialista trataba de defender así a los sindicatos de las críticas que últimamente se han vertido contra ellos –incluso durante las protestas contra la reforma laboral, donde Méndez y Toxo fueron increpados por parte de los asistentes–. Valenciano tachó esos reproches de “insidias y sospechas” y mostró su pleno “rechazo” a unos hechos que, según ella, solo pretenden conseguir “que unes estén contra otros y todos contra los sindicatos”. Además, aprovechó la ocasión para afear al Ejecutivo por no haber tenido en cuenta la opinión de las centrales a la hora de emprender la reforma laboral, provocando el conflicto. “El buen Gobierno es el que busca la paz social”, concluyó.

En la misma línea de beligerancia feroz contra el Ejecutivo a cuenta de la reforma del mercado de trabajo se mostró el secretario general de los socialistas, Alfredo Pérez Rubalcaba. El líder del PSOE salió al paso de la defensa del decreto ley hecha el domingo por Mariano Rajoy afirmando que la medida es “injusta, innecesaria e ineficaz”, ya que no ayudará a salir de la crisis, “abarata mucho el despido” y hará “que todo vaya todavía peor”.

En una entrevista concedida a RNE, Rubalcaba siguió a rajatabla la estrategia del PSOE de defender a ultranza a los sindicatos, ironizando que “ahora parece que los que tienen trabajo son los culpables” de la difícil situación económica que atraviesa el país.

Además, el secretario general de los socialistas acusó al Gobierno de estar aprovechando la crisis “como excusa para hacer un ajuste ideológico”, dinamitando “el modelo de relaciones laborales” construido desde la Transición. Incluso, culpó a Rajoy de “cargarse lo que se hizo después de los Pactos de La Moncloa” y acercar a España más a un modelo “de Minesota que de Alemania”.

  
BUSCAR EN NJ: