Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Abril  
20
  Sábado  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

ZaragozaChapuza al cuadrado
Redacción (NJ) (Jan 21, 2012) Zaragoza
La modificación del nuevo Plan Económico Financiero del Ayuntamiento de Zaragoza es una chapuza, alejada de la realidad económica, que repite los mismos errores que el anterior. El documento vuelve a contener todos los vicios y trampas contables que ya contemplaba el original, a excepción de la posibilidad de contraer deuda a largo plazo.

Lo que debería ser la guía económica para conseguir la estabilidad presupuestaria se convierte de nuevo en un mero trámite que trata de cubrir el expediente ante el Gobierno de Aragón para que pueda ser aprobado.

La principal novedad de este texto está en que incluye la revisión catastral para 2013. Sin embargo, sigue sin reflejar la deuda solicitada para la sociedad Sermuza y tampoco han excluido del todo la venta de suelos, tal y como se comprometieron en anteriores ocasiones.

Una vez más, los verdaderos perjudicados por este documento serán los ciudadanos, cuando los efectos de este plan se plasmen en los presupuestos y estos, a su vez, deriven en una reducción y deterioro de la calidad de los servicios. Es la herencia de un PSOE que ha dejado al Ayuntamiento en la ruina y aún con todo sigue gobernando.

Si de ahorro se trata, el Plan Económico no debería insistir en recortes que afecten a todas las áreas y a los trabajadores. El grueso de los ajustes también tendría que orientarse hacia los dirigentes, sobre todo a los que intentan subirse el sueldo subrepticiamente, así como a los que no hablan en ningún momento de eliminar las cuantiosas dietas que cobran por las sociedades municipales.

En resumen, este plan goza de la misma seriedad que el compromiso electoral del alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, de no renunciar a sus proyectos por ocupar un sillón o cuando dijo que el tranvía no costaría un euro al Ayuntamiento.

Editorial Aragón Digital

  
BUSCAR EN NJ: