Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Abril  
20
  Sábado  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

ZaragozaEl Centro Cipaj lleva casi 30 años al servicio de los jóvenes
Redacción (NJ) (Jan 17, 2012) Zaragoza
La información es una de las vías más importantes para conseguir la igualdad de oportunidades. Educación, alojamiento, deporte, medio ambiente, transporte, salud o tramitación. Las ofertas son tan amplias como su número de usuarios. Gema Villa ha visto nacer y crecer este espacio ejerciendo su dirección. La información, asegura, es ahora más importante que nunca.

Toda la información que pueda necesitar un joven la encuentra en el Centro de Información y Asesoramiento para Jóvenes del Ayuntamiento de Zaragoza (Cipaj). La sede pone a disposición del sector juvenil todos los recursos que ofrece la ciudad. Educación, alojamiento, deporte, medio ambiente, transporte, salud o tramitación. Cualquier tema tiene cabida en el Cipaj.

Se trata de un proyecto europeo que lleva prestando este servicio en la capital aragonesa desde 1982. Su directora, Gema Villa, asegura que es una satisfacción poder resolver las dudas de los jóvenes que acuden al Centro a través de cualquiera de las vías de difusión. La complejidad de la sociedad hace que la información sea más importante que nunca.

Pregunta.- Nace como una apuesta firme por el sector juvenil. ¿Cómo fueron los primeros pasos del Centro Cipaj?

Respuesta.- Es un espacio que responde al modelo de Centro de Información Juvenil europeo. Forma parte de una red que hay en toda Europa. En Francia, a raíz de mayo de 1968, se empieza a considerar muy importante el dar una respuesta a las inquietudes de los jóvenes y apoyarles en las tomas de decisiones. Esta iniciativa nació en Francia y se fue propagando la experiencia por toda Europa.

En España hubo que esperar a los Ayuntamientos democráticos para que nacieran los Centros de Información Juvenil. De hecho, el Cipaj es uno de los primeros que se crea en este país, porque nace en 1982.

P.- ¿Cuál es la información más demandada?

R.- Ahora mismo la información estrella es todo lo relacionado con empleo y salida al extranjero. Hay muchísimos jóvenes que buscan información básica para trasladarse a otros países y otras zonas donde creen que pueden tener más fácil el acceso al empleo. También es muy importante la cantidad de jóvenes que buscan ampliar su formación porque lo ven como una posibilidad de acceder a mejores trabajos o, simplemente, a algún puesto de trabajo.

P.- ¿Cómo acceden los jóvenes a todos estos recursos que ofrecen en el Centro?

R.- El Cipaj tiene diversas vías de difusión que han cambiado mucho con el avance del tiempo. Antes, la principal vía de acceso era acudir al propio Centro. Ahora es el boletín, que sale todos los meses, e Internet.

Cada día vienen a la sede unas 40 personas y recibimos unas 5.000 llamadas al año. El boletín tiene un impacto fortísimo. Lo conoce el 67% de los jóvenes de Zaragoza de 14 a 30 años y se publican 55.000 ejemplares. Además, lo utilizan un porcentaje muy elevado, por lo que diría que es la herramienta más potente en cuanto a capacidad de difusión, seguida de la web.

P.- ¿Saben los jóvenes todos los recursos que ofrece la ciudad de Zaragoza? ¿Aprovechan bien todas estas posibilidades?

R.- Hacemos encuestas de satisfacción de usuarios, tanto de los que vienen al Cipaj, como de los que leen el boletín y los que acuden a las asesorías para jóvenes, que es una de las áreas a la que nosotros damos más importancia. Lo que comprobamos con estas encuestas que hacemos de forma periódica es que hay una diferencia enorme en cuanto a conocimiento y uso dependiendo de la edad. También comprobamos que muchos recursos son más conocidos dependiendo del nivel de formación. Hay muchas variables que influyen en la utilización y conocimiento de estos recursos.

Los jóvenes de Zaragoza conocen bastante más los recursos de la ciudad que los chavales de otras muchas ciudades donde no hay Centros de Información Juvenil, son menos potentes o cuentan con menos capacidad de impacto que el Cipaj.

P.- Además de ofrecer información, el Centro también organiza encuentros o charlas. ¿Qué acogida tienen sus programas?

R.- Los encuentros los organizamos alrededor de una temática. Intentamos que un joven que esté interesado por un tema determinado, a través de estas “miniferias”, puedan acceder a todos los recursos que en la ciudad se mueven alrededor de ese asunto. El impacto depende de la temática de los encuentros.

Por ejemplo, el que organizamos de “Formación en el tiempo libre”, al que invitamos a todas las escuelas de tiempo libre de la ciudad, se celebra en septiembre y tiene una acogida muy importante. El de “Salida al extranjero” también tiene mucho impacto. El de “Europa” un poco menos, aunque invitamos a todos los centros de formación que hay sobre Europa en la ciudad.

En principio responden a los intereses del público y están muy bien acogidos. Además, las organizaciones siempre vienen con mucha ilusión para que los jóvenes puedan tener la información que necesitan.

P.- No son servicios exclusivos para los zaragozanos. ¿Acuden muchos estudiantes extranjeros?

R.- La población de jóvenes extranjeros ha crecido enormemente como usuarios del Centro. Rondan el 20% de las personas que acuden a la sede. También ha subido mucho el porcentaje en las asesorías para jóvenes, especialmente en la de estudios porque son muchos los que tienen necesidades de homologación de títulos, de saber qué es lo que pueden estudiar aquí, etc. También el boletín tiene cada vez más lectores extranjeros. En todos los servicios hemos notado un incremento importante de usuarios que provienen de fuera de España.

P.- Para que los jóvenes conozcan todas las posibilidades hay repartidas por la ciudad lo que denominan “antenas del Cipaj”. Este proyecto comenzó en 1988, han participado más de 1.000 jóvenes zaragozanos y es toda una referencia. ¿Cuántas son y en qué consiste su labor?

R.-Este año son cerca de 60 y están en 42 centros educativos diferentes. Su labor consiste, fundamentalmente, en distribuir información juvenil a sus compañeros dentro del centro donde son antenas. Para ello, tienen un tablón y un espacio donde les pueden preguntar dudas.

Hay otra labor muy importante de estas antenas, y es que nos hacen llegar las necesidades e información que se producen a su alrededor. Le damos un valor muy alto ya que, gracias a las antenas, estamos muy al tanto de nuevos temas que van surgiendo y nuevos intereses, porque el público juvenil está en constante cambio. Cada año hay un porcentaje muy alto de jóvenes que abandonan la edad juvenil porque ya son totalmente autónomos y tienen las riendas de sus vidas en sus manos. Además, se incorporan a esta edad jóvenes que hasta ese momento eran niños y que empiezan a tener inquietudes fuera de la familia. Nos ayuda muchísimo a estar al tanto de intereses, gustos y todo lo que pasa en el mundo juvenil.

P.- Educación, alojamiento, cultura, deporte, medio ambiente, transporte, turismo, salud, temas de tramitación y papeleos, asesorías… ¿Hay algún sector dedicado a los jóvenes que no se contemple en el Centro Cipaj?

R.- Ofrecemos cualquier cosa que interese a los jóvenes. Los propios usuarios nos despiertan muchísimas veces temas nuevos. En ocasiones te preguntan por algo sobre lo que no tienes ni idea. Y en ese momento nos ponemos las pilas para conseguir la información que en la ciudad se está produciendo sobre este tema.

P.- ¿Tienen algún proyecto para desarrollar próximamente?

R.- Hay una línea de trabajo prioritaria en toda Europa y es la participación. Por ejemplo, el año pasado realizamos el mapa para visitantes realizado por jóvenes de la ciudad. En él, han seleccionado las zonas imprescindibles para visitar en Zaragoza.

Ahora mismo estamos pensando en alguna herramienta nueva de difusión de información en colaboración con jóvenes. Gran parte de la información de la página web la introducen ellos, por lo que es una retroalimentación importante.

P.- ¿Cómo se ha visto afectado el Centro por la crisis?

R.- El Cipaj es un centro que está muy adaptado a la economía de penuria. Nuestros proyectos son sumamente económicos porque en todo hemos buscado la cooperación con el tejido social, con otros organismos, etc. De forma que rebajamos los costes de cualquier cosa que hacemos.

Por ejemplo, el mapa lo pagó íntegramente un proyecto Europeo. Las asesorías y la publicación “Sal de dudas” las hacemos mediante un convenio con la Universidad de Zaragoza y el coste de cada una de las instituciones baja a la mitad. El boletín del Cipaj se saca a concurso de los periódicos de la ciudad y sale a un precio simbólico para el Ayuntamiento y, sin embargo, tiene un impacto de 55.000 ejemplares. La guía de recursos también sale a concurso y desde hace años el Consistorio no paga nada gracias a la oferta del periódico.

Somos un Centro que no tenemos prácticamente dinero, pero sacamos muchos proyectos gracias a la cooperación. También el sistema de encuestas y medición de satisfacción de usuarios nos lo financia el Departamento de Organización.

P.- ¿Cómo ve a los jóvenes de hoy en día? ¿Han cambiado mucho desde que el Centro abrió sus puertas?

R.- Han cambiado muchísimo. Si cogemos el boletín del Cipaj desde 1982, vemos la historia total de los intereses y aficiones de los jóvenes durante estos 30 años. La gente que tiene entre 30 y 35 años era la generación del miedo y estaba marcadísimo. Luego hubo una época en la que los jóvenes tuvieron muchas más oportunidades y había mucho más empleo. Ahora están mucho más formados a todos los niveles.

Desde hace 2 ó 3 años parece que viven un momento en el que se ha roto el mundo feliz, pero hay un colectivo importante de jóvenes que se adapta muy bien a esta situación y tienen claro que no quieren una sociedad de consumo, sino que buscan otras cosas más auténticas. Es un porcentaje importantísimo que creo que nos enseñarán muchísimo a gente de más edad porque tienen planteamientos más avanzados y no tan materialistas, más respetuosos con el medio ambiente. Es un sector concreto, pero antes no existía.

También hay un porcentaje terrible de jóvenes que han abandonado la escuela sin haber obtenido la titulación básica requerida como obligatoria. Una dejación social que la pagaremos todos y sobre todo los jóvenes afectados.

P.- ¿Qué papel juega la información en los jóvenes?

R.- La información es fundamental. Siempre lo ha sido, pero nunca ha tenido la importancia que tiene ahora porque la sociedad es muy compleja y no tiene nada que ver con la de hace 20 ó 30 años. Entonces la gente no tenía que elegir entre tantas opciones y todo estaba mucho más marcado. La familia tenía una información suficiente como para enfocar a sus hijos y orientarles a tomar una decisión, pero la sociedad se ha hecho tan compleja que la familia se ve incapaz de orientar y ayudar a sus hijos a tomar las decisiones que más les interesan. Por eso, el que los jóvenes puedan disponer de toda la información que les puede ayudar a tomar su decisión de una forma acertada me parece básico y necesario.

Al final la decisión no es nuestra, sino del joven, pero tienen que conocer todas las opciones y coger la que más se adapta a sus necesidades. La información es una de las vías más importantes para conseguir la igualdad de oportunidades. Aproximadamente el 4% de los jóvenes llegan a todas esas informaciones a través de la web, y son oportunidades como becas, programas, ayudas para subvenciones, acceso a viviendas, búsqueda de empleo, etc. Sólo una minoría de jóvenes puede manejarse con internet, pero la mayoría no.

P.- ¿Hoy por hoy, qué objetivos le faltan por cumplir en el Centro?

R.- Hay objetivos nuevos constantemente y es lo que más me gusta de mi trabajo. Permanentemente hay que estar reinventando todo. El primer boletín del Cipaj lo hicimos con una máquina de escribir recortando y haciendo dibujos en los huecos. Hemos pasado de eso, a que cualquier joven pueda hacerse a través de nuestra web un boletín al momento. Es imposible ver los objetivos cumplidos totalmente trabajando con jóvenes. Siempre hay cosas que mejorar, pero estoy muy contenta, me lo paso muy bien y me encanta cada vez que ves la repercusión de una revista o la satisfacción de los jóvenes. Cuando vienen, te preguntan, y sabes cómo apoyarles en sus decisiones, es una energía positiva permanente. Es un trabajo muy gratificante.

Claudia Ortín Sancho

  
BUSCAR EN NJ: