Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Noviembre  
30
  Martes  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

ZaragozaReal Zaragoza 1 - Getafe 1
Redacción (NJ) (Jan 15, 2012) Zaragoza
Derroche máximo de un Real Zaragoza al que no le basta con teñir la camiseta de sudor ni con los milagros de Roberto. El Getafe igualaba en la segunda mitad el tanto de cabeza de Lanzaro, complicando todavía más la ya de por sí dramática situación liguera. La afición, de diez, estuvo con el equipo tras la multitudinaria manifestación.

Aunque pareciera mentira había partido. La gran movilización, de tremendo éxito, en contra de la gestión de Agapito Iglesias lo había eclipsado todo. Y eso que el Real Zaragoza se jugaba tres puntos vitales frente a un Getafe que quería pescar en río revuelto. El recibimiento a los jugadores vagaba entre la indiferencia y los aplausos, pero poco a poco se convirtió en un clima de ánimo. Así hasta que los azulones derramaron un jarro de agua fría que complica todo mucho más con el 1-1 final.

En el once, novedades. Un 4-4-2 con el centro del campo en rombo, además de Lafita y Postiga arriba. De lateral izquierdo, el regreso de Ivan Obradovic. Precisamente el serbio protagonizaba la primera ocasión del encuentro tras una gran combinación con Micael, de vuelta en el once. Eso sí, salvaba Moyá con apuros. La disposición en rombo y la pareja atacante parecía dar mayor profundidad al ataque aragonés, muy voluntarioso. Y sobre todo protegía más el centro del campo con Pintér y Zuculini como escuderos del propio portugués y Luis García en labores de enganche.

Lo más interesante del encuentro hasta el momento se producía en el minuto 32. La afición cumplía la amenaza de la ‘agapitada’ y creaba con sus silbatos un ambiente ensordecedor acompañado de pañolada dirigida al palco. Un lugar en el que Paco Checa aguantaba estoicamente sin la compañía de Agapito Iglesias, que no acudía a su lugar reservado. A partir de ahí volvió el fútbol y el apoyo.

Del Getafe poco, pero con peligro. De hecho Roberto obraba su primer milagro en el 37 tras un cabezazo a bocajarro de Güiza que despejaba el madrileño con una manopla prodigiosa. Dos más tarde, se cumplió la máxima del fútbol de quien perdona la paga. Luis García ejecutaba con maestría un lanzamiento de esquina para que Lanzaro se elevara al cielo impactando con la cabeza el balón. El grito de “gol” del italiano se recordará por siempre. Hasta el descanso, un zurdazo de Casquero que volvía a salvar Roberto gracias a sus reflejos. El público, por su parte, agradeció el esfuerzo con aplausos cuando los jugadores caminaban hacia los vestuarios con el 1-0 en el electrónico.

Complicado recordar el último partido de Liga en el que el Real Zaragoza fue por delante en el marcador. Concretamente ante el Sporting gracias a un gol de Postiga en colaboración con Botía. Precisamente esta losa no parecía pesar en los maños en los primeros minutos. Los de Manolo Jiménez salían a dominar y lo conseguían ampliando la buena imagen dada en los 45 minutos iniciales con la versión más ofensiva del año.

El Getafe tardaba en llegar pero lo volvía a hacer con un peligro tremendo. De nuevo Güiza ponía a prueba a Roberto que salvaba en otro milagro, mayor todavía que el anterior. Además, el Real Zaragoza pedía penalti por mano dentro del área. Clarísimo. La tensión crecía hacia un Mateu Lahoz, considerado el mejor árbitro de España, que se tragaba otra mano y la segunda amarilla a Masilela por falta a Lafita. Sin mirar el marcador se podía decir, no obstante, que la actitud del equipo se había multiplicado por mucho. A punto estaba Da Silva de sentenciar tras un derechazo que lamía el poste de Moyá en los mejores minutos de los últimos días.

El encuentro exigía la sentencia o los nervios podían pasar factura. Y en éstas empataba el Getafe cuando la tragedia se mascaba. Tres saques de esquina consecutivos y el tercero de ellos acababa dentro en plena verbena defensiva. El 1-1 era un jarro de agua fría auténtico para el Real Zaragoza, sin fuerzas aparentes para reconducir la situación en el 78. Para entonces ya se había estrenado Carlos Aranda por un Lafita que se había vaciado por completo.

Jiménez agotaba los cambios con Abraham por Zuculini, pero para entonces los aragoneses eran un muñeco en manos del Getafe. Los azulones perdonaban un mano a mano con Pedro León de protagonistas, por lo que la sensación generalizada con el pitido final era que Roberto había salvado un punto. Para que salgan las cuentas, los maños deben ganar once puntos en los 20 partidos que restan, lo que obliga a hacer una segunda vuelta de Champions. Prácticamente imposible.

  
BUSCAR EN NJ: