Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Mayo  
17
  Martes  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

LibrosLágrimas socialdemócratas
Aceprensa I.Aréchaga (Dec 14, 2011) Libros
Autor: Santiago González La Esfera de los Libros Madrid (2011) 395 págs. 21 €

El reciente desastre electoral del PSOE ha llevado a la muerte del zapaterismo. Pero no está de más hacerle la autopsia, para ver qué había tras el “talante” que ha mar cado la acción de gobierno en las dos últimas legislaturas. A esto se aplica Santiago González, periodista de El Mundo y Onda Cero, ex militante del PC en su juventud, lo cual se no ta en su familiaridad con los tics de la izquierda y en su crítica desacomplejada.

Para González, la esencia del zapaterismo ha consistido en el predominio de los sentimientos en la política. Una mezcla de restos de dogmas de izquierda y de exhibicionismo sentimental ha sido la justificación de la acción del gobierno.

Convencido de la superioridad moral de la izquierda, el zapa terismo sustituye la responsabilidad política por la declaración de sus buenas intenciones, lo que le permite hacer gala de un relativismo sin límites. Las palabras sustituyen a los hechos y la invocación del ideal a la realidad. Hasta que el buque insignia zapaterista choca con la crisis económica, que es inmune a los buenos sentimientos, y ya solo quedan los res tos del naufragio.

Pero González no insiste en la crisis económica. El autor rememora la recuperación partidista de la memoria his tórica, el fracaso de la negociación con ETA, el chasco del Estatuto catalán, las ocurrencias del Ministerio de Igualdad, la confusa relación de sexo y género... Vistas en conjunto, con abundancia de anécdotas y nombres, forman el cuadro de este “desparrame sentimental” que ha padecido España en estos años. Hay que agradecer a Santiago González que su crítica discurra por los cauces de la ironía y no de las invectivas. Su análisis resulta así más agudo y divertido. Pero se trata siempre de un análisis de corte periodístico, que no se plantea una discusión intelectual del zapaterismo, quizá porque los sentimientos no se rebaten con ideas.

  
BUSCAR EN NJ: