Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Febrero  
24
  Sábado  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

BaloncestoCAI Zaragoza 77 - Lagun Aro GBC 86
Redacción (NJ) (Oct 31, 2011) Baloncesto
Mal partido del CAI Zaragoza que permitió a Lagun Aro dar la sorpresa en un Príncipe Felipe llamado a ser fortín frente a cualquier equipo de la parte media y baja de la tabla. Los aragoneses no encontraron guía en ataque salvo minutos sueltos de Bracey Wright, mientras que los donostiarras se apoyaron en Panko y Baron para vencer por 77-86.

Sorpresa mayúscula en el Príncipe Felipe que se las prometía muy felices tras la exhibición dada ante Caja Laboral. Pero todo fue diferente. El inicio de partido, con Cabezas, Stefansson, Burtschi, Aguilar y Hettsheimeir en pista, no fue el soñado. Los donostiarras encontraban a Panko y hacían daño tanto dentro como fuera, además de las penetraciones de Sergi Vidal y Jimmy Baron o los centímetros en pintura de Betts. José Luis Abós no lo veía nada claro y, a falta de 4:53, pidió tiempo muerto con 8-14 en el marcador, dando entrada además a Bracey Wright por Burtschi y, poco después, a Van Rossom por Cabezas.

No mejoró demasiado el juego con una selección de tiro dudosa, muy forzada, pero sí lo hizo con el debut de Archibald, canasta incluida nada más pisar la cancha del Príncipe Felipe. La segunda línea de flotación del CAI Zaragoza logró reducir las diferencias y establecer el luminoso en la igualdad máxima hasta llegar al final del primer cuarto con un ajustado 16-18 a favor de Lagun Aro GBC.

En el segundo parcial reapareció la irregularidad de ambos conjuntos. En los aragoneses emergió la figura indiscutible de Bracey Wright que, en apenas seis minutos, sumaba once puntos a sus cifras individuales para marcar diferencias cercanas a la barrera psicológica de diez, siendo la máxima de once gracias al primer triple de Chad Toppert, el francotirador del equipo maño.

Sin embargo, tres defensas consecutivas malas de Pablo Aguilar permitieron a Andy Panko enchufarse al partido y endosar un parcial de 0-8 que minimizaba en gran parte las diferencias. Pero ahí aparecía Stefansson con una gran penetración y Carlos Cabezas con un triple sobre la bocina para colocar el 42-35 que señalaba el camino a los vestuarios.

Tras el descanso, pocas novedades. Como en el segundo cuarto, el CAI Zaragoza comenzaba marcando las diferencias en su propia cancha, pero la relajación defensiva y la reacción tardía de José Luis Abós permitía a los donostiarras ponerse por delante a falta de cinco minutos para el final del tercer parcial. Los nervios hicieron aparición en los aragoneses que volvieron a pecar de mala selección de tiro, encadenando varios triples errados seguidos.

Sin embargo, apareció en defensa Carlos Cabezas para apretar y sacarle una técnica a Javi Salgado que, junto al acierto en ataque de Jacob Burtschi, permitió llegar al final del tercer parcial con 60-54. Un partido a pocos puntos que pintaba a no decidirse hasta los últimos instantes por la irregularidad en el encuentro de dos escuadras que necesitaban la victoria de manera imperiosa. Sobre todo los visitantes con cero victorias y cuatro derrotas en lo que iba de Liga Endesa.

Los primeros compases del último cuarto estuvieron marcados por las imprecisiones en ambos equipos de cara a la canasta. También por el temblor de manos de más de un jugador con menos acierto del que atesoran. El CAI, además, ya no encontraba la referencia de Wright, tremendamente fallón tras su espectacular racha del segundo cuarto. Pero tampoco los visitantes estaban cómodos en pista, aunque la amenaza de Baron y Panko siempre está presente. Y acabaron siendo decisivos.

Los problemas al cerrar el rebote defensivo apretaban todavía más las cosas en el Príncipe Felipe, en el que se empezaba a respirar un aire de sorpresa. Sobre todo tras el triple de Baron que ponía el 65-67 a falta de 3:20. Wright lo intentaba con constantes penetraciones que se encontraban siempre con los brazos de Doblas que le taponaba hasta en dos ocasiones consecutivas. En el plano individual, Abós insistía en Aguilar, totalmente fuera del choque. Además, Baron aparecía por primera vez en la campaña para llevar el 69-74 al marcador y alcanzar su veintena de puntos.

Los donostiarras tenían el partido en la mano acercándose a los diez de diferencia a falta de un minuto, distancia que no dejarían escapar para acabar estallando de júbilo tras conseguir su primera victoria en una cancha que, a priori, está considerada como un fortín en la Liga Endesa. El CAI, sin ideas, deja escapar de manera incomprensible por 77-86 un partido que contaba como triunfo por lo que los objetivos vuelven a tonos más modestos.

  
BUSCAR EN NJ: