Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Diciembre  
4
  Sábado  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

AragónMario Garcés marca el signo del Gobierno
Redacción (NJ) (Aug 29, 2011) Aragón
La semana política se ha saldado con las comparecencias de siete de los nuevos consejeros del Gobierno de Aragón. Pero por encima de todos ellos ha destacado uno, Mario Garcés, el titular de Hacienda y Administración Pública. No han faltado referencias a él en ninguna de las comisiones.

"Una intervención como la suya yo no la había visto nunca en las Cortes de Aragón", explicaba un exconsejero del Gobierno socialista. Pero ¿qué hay de excepcional en las palabras de Garcés? Seguramente su tono, su mensaje claro y profundamente ideológico --y de derechas--. Podrá gustar más o menos, pero el titular de Hacienda fue el único que puso sobre la mesa datos y propuestas concretas. Dirán que son neoliberales. Por supuesto. ¿Qué esperaban? La fórmula no es nueva, pero quizás pocas veces se había expresado de forma tan contundente y tangencial.

El resto de consejeros, con la excepción de Dolores Serrat, titular de Educación, decepcionó. Su perfil técnico sirvió para airear claramente sus lagunas. La mayoría no están todavía familiarizados con la cartera que les ha correspondido. Un ejemplo es el del responsable de Sanidad, Ricardo Oliván, un economista reconvertido a experto en hospitales y medicamentos. Se encuentra más cómodo hablando de números que de centros de salud. Y eso se nota. Aún no sabe qué quiere hacer, más allá de ahorrar. Quizás ese sea su único plan.

En Agricultura pasó parecido, Federico García López, se fue por las ramas y de sus labios solo salieron generalidades. Y alguna que otra vaguedad. Con muy buen talante, eso sí. O el de Economía, Francisco Bono, aclamado como un fichaje estrella de Luisa Fernanda Rudi, quedó empequeñecido tras una intervención gris y anodina, sazonada de una filosofía intrascendente para los designios de la comunidad. Se esperaba más de un hombre con experiencia de gestión, pero sin bagaje político.

El consejero de Innovación, Modesto Lobón, no fue un sorpresa. Su consejería es tan minúscula que puede quedar empequeñecida --más aún-- por el volumen del recorte. Así que lanzó un compendio de buenas intenciones, que solo se convertirán en realidad si hay dinero para ello. Algo difícil en el 2012. Al consejero de Política Territorial, Antonio Suárez, se le vio más suelto, como buen conocedor del Parlamento. Habló de transparencia, pero no aportó ni un solo dato de la reforma de las instituciones que plantea. Anunció una ley de Administración Local de la que nada dijo. La responsable de Educación, Dolores Serrat, llevaba el discurso bien preparado y avanzó algunas novedades. Se nota que tiene el departamento algo más estudiado que algunos de sus compañeros.

Así que fue Garcés el único que trazó con claridad el camino a seguir. El que dijo lo que en realidad quiere hacer el Gobierno de Luisa Fernanda Rudi. Y pasa por gastar menos. En el menú neoliberal, el consejero de Hacienda marcó la dieta a seguir. Lo dejó además bien claro. De esa baldosa, la liberal, nadie se puede mover, aunque como en el chotis, es posible dar vueltas a derecha, centro e izquierda. El resto de consejeros no fueron capaces de concretar el sabor de los platos que quieren presentar.

  
BUSCAR EN NJ: