Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Octubre  
16
  Sábado  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

Opinión¡Por ellos!
Maider Suárez (Dec 22, 2006) Opinión
Con estas líneas seguramente habrá mucha gente que no comparta mi opinión pero también habrá otra tanta que piense que ya era hora de que alguien escribiera estas líneas. Lo cierto es que llevo bastante tiempo pensando en escribir este artículo y por fin ahora he conseguido llevarlo a cabo.

Últimamente he escuchado una serie de noticias que me ponen los pelos de punta, no por lo dramáticas o violentas que sean, sino porque dicen realizarse en nombre de la “igualdad”. La noticia en cuestión es que se ha diseñado una nueva señal de tráfico, la del paso de cebra concretamente, en la que aparece una mujer en lugar de un hombre, la diferencia es que ésta tiene una coletita.

La verdad es que ya estoy un poquito cansada con tanta “igualdad”. Pero de lo que verdaderamente estoy cansada es de que se invierta tanto tiempo y dinero en esta “falsa igualdad”. Las mujeres y los hombres no somos iguales, somos diferentes, pero ser diferente no es malo, es simplemente por naturaleza. Las primeras que debemos asumir esa diferencia somos nosotras, pero no como un límite sino como punto de partida.

Actualmente se considera “igualdad” equipararnos a los hombres. Yo no quiero esa igualdad, quiero que se tengan en cuenta nuestras diferencias. Por naturaleza las mujeres somos quienes traemos niños a este mundo, es decir, somos madres. En otras épocas las mujeres solo se dedicaban a sus labores, fuera o no su voluntad. Hoy por hoy las mujeres pueden decidir si quieren o no quieren trabajar fuera de casa. Esto sí fue un gran paso hacia la igualdad en lo que respecta al poder de decisión.

Pero hemos llegado a una situación un tanto caótica desde mi punto de vista. En los tiempos que corren parece ser una obligación para la mujer trabajar fuera de casa. ¿Dónde queda el derecho de decisión? Pero no solo eso sino que está totalmente desprestigiada la dedicación absoluta a los hijos. Pero es que además las mayores críticas vienen por parte de las propias mujeres.

Se utilizan argumentos como que “necesitan sentirse realizadas”, y que por eso trabajan. Pocas son las personas que trabajan en un trabajo que realmente sea su vocación. ¿Pero que mejor “realización” que tus hijos? ¿Qué mejor recompensa que pensar que cuando más te necesitaban y cuando más vulnerables eran tú estabas ahí? Es habitual ver en la prensa entrevistas a mujeres profesionalmente reconocidas, hablando de su faceta profesional y personal, siendo calificadas como “supermujeres”. Lo cierto es que en esta vida se pueden hacer muchas cosas a la vez, pero seguramente no todas bien.

Las “supermujeres” no existen como tampoco los “superhombres”. Tener éxito en tu profesión y ser un excelente padre o madre es bastante complicado. Ambas cosas necesitan muchísima dedicación por lo que finalmente una de ellas saldrá perdiendo.

En nuestra sociedad están perdiendo nuestros “niños y niñas” porque es a ellos a quienes no se les está prestando esta dedicación. Por eso es muy habitual escuchar frases como: ¡Es más importante la calidad del tiempo que se les dedica que la cantidad! Esta frase es una defensa para quienes han decidido dedicar su tiempo a otra actividad y sirve para desvalorar a todas esas personas que dedican todo su tiempo a sus hijos, porque la cantidad no está reñida con la calidad.

Por está razón son muy respetables todas las aquellas personas que deciden dejar a un lado su profesión para dedicar su tiempo a sus hijos, hablo de personas porque también hay algunos hombres que toman esta decisión.

Si hablamos en términos económicos no hay mejor inversión que la formación de futuras “personitas” que algún día serán adultas. Pero estas líneas no tienen como único fin el reconocimiento de las personas que dedican todo su tiempo a sus hijos sino que están escritas para que se les tenga en cuenta a los más pequeños. ¡ Por ellos!

  
BUSCAR EN NJ: