Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Octubre  
16
  Sábado  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

OpiniónNuestra Constitución
Maider Suárez (Dec 13, 2006) Opinión
El pasado 6 de diciembre nuestra Constitución cumplió 28 años, para algunos parecen suficientes para hablar de “madurez democrática”, pero lo cierto es que hoy más que nunca la Constitución de 1978 se enfrenta a grandes retos que superar.

Nuestra Constitución es un referente para todos los ciudadanos, establece una serie de derechos y pone unos límites. La Constitución parece haber sido respetada a lo largo de estos casi 30 años gracias al consenso que nació en la etapa de la transición. Pero en los tiempos que corren no sólo este consenso ha dejado de existir sino que se empieza a no respetar esta “gran norma suprema”.

En la actualidad no son pocos los ciudadanos que se consideran de “segunda” debido a las grandisimas diferencias existentes entre Comunidades Autonómicas. Son muchos los ejemplos que se podrían dar, pero me gustaría llamar la atención sobre uno principalmente. Debido a la delegación de competencias a las Comunidades Autónomas algunos ciudadanos españoles pierden derechos sobre otros. Un ejemplo concreto es en el calendario de vacunaciones de nuestros pequeños, cada Comunidad vacuna a los niños de diferente manera en lo que respeta a la edad en la que se les debe vacunar y sobre lo que se les debe vacunar. ¡Así que cambiarse de residencia con un bebe es aún más complicado!

Pero lo verdaderamente importante es que unas Comunidades Autónomas cubren unas vacunas y otras no, es el caso de la vacuna conocida como “PREVENAR” que previene contra el neumococo. El argumento de Sanidad para no cubrir esta vacuna es el de su elevado coste por lo que se considera voluntaria. Con la delegación de las competencias de la Sanidad a las Comunidades Autónomas, algunas de éstas han decidido incluirla en su calendario de vacunaciones. Aquí tenemos un clarísimo ejemplo de ciudadanos de “primera” y de “segunda”. El argumento de defensa de todos aquellos que dicen no existir estas dos categorías, es el del “efecto imitación”, pero mientras tanto miles y miles de niños se quedan sin vacunar.

Con este tipo de acciones no se está respetando la Constitución de 1978, ya que son muchos los artículos en ella que hacen referencia a la igualdad de los españoles (Art. 1.1/ Art. 9.2/ Art. 14 / Art. 139).

Pero nuestra Constitución también se enfrenta una creciente desintegración territorial y a una falta de solidaridad entre Comunidades autonómicas.

Es de creciente actualidad el tema de las reformas y renovación de los diferentes Estatutos de Autonomía, aquí si que existe un verdadero “efecto imitación”. En los últimos tiempos el más polémico ha sido el nuevo Estatuto de Autonomía de Cataluña. Dicho Estatuto atenta abiertamente contra la Constitución de 1978, principalmente contra los artículos 2, 138.1 y 138.2.

En el artículo 2 se hace mención a la unidad nacional y a la autonomía de las nacionalidades y regiones, y a la solidaridad entre ellas. Pero este tipo de Estatutos no fomenta la “solidaridad” entre regiones sino todo lo contrario, ya que establece que el que más tiene es el que más tiene que recibir. No sería difícil la “solidaridad” entre regiones de un mismo país; ¿Por qué en este caso sí? Porque detrás de esta falta de solidaridad existe un sentimiento nacionalista con el que se ha realizado este Estatuto.

Nuestra Constitución lo explica de una forma muy clarita en sus artículos 138.1 y 138.2. Cito textualmente:
• ART: 138.2 C.E.1978 “Las diferencias entre Estatutos de las distintas Comunidades Autónomas no podrán implicar, en ningún caso, privilegios económicos o sociales”
• ART: 138.1 C.E 1978 “El Estado garantiza la realización efectiva del principio de solidaridad”

Leyendo este artículo yo me pregunto: ¿Dónde está el Estado?

Pero además de a todo esto nuestra Constitución también se encuentra ante un nuevo reto surgido en los últimos meses debido al nuevo embarazo de la Princesa de Asturias. Es cierto que nuestra Constitución prima al varón respecto a la mujer en la Sucesión al Trono, pero igualmente cierto es que nuestro actual heredero ya es un varón, porque en la actualidad tenemos un Príncipe de Asturias.

Para llevar a cabo una Reforma Constitucional, para evitar la primacía del varón sobre la mujer en la Sucesión al Trono, es necesaria la mayoría de dos tercios de cada Cámara y la disolución de las Cortes.

Las Cámaras elegidas deberán ratificar la decisión y someter a estudio el nuevo texto, debiendo ser aprobado por mayoría de dos tercios de ambas Cámaras y por último sometido a referéndum para su ratificación.

Al ser necesario la disolución de las Cortes Generales se daría un vacio de poder que podría ser aprovechado para unos fines poco democráticos, ya que como estoy explicando en estas líneas hoy por hoy nuestra Constitución tiene grandes enemigos. Por lo que existiendo un heredero al Trono este debate no tiene ningún motivo, todo sea por nuestra Constitución.

A modo de conclusión me gustaría pedir a nuestra clase política que recuerde y recupere la ilusión de la ciudadanía con la Constitución de 1978, ya que supuso un gran cambio para este nuestro país, que nos llevó a dar no solo un paso adelante sino muchos pasos, y por ello es necesario ese GRAN RESPETO a esta GRAN NORMA.

  
BUSCAR EN NJ: