Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Julio  
12
  Viernes  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

ReportajesMercaderes en un templo del Quatroccento
Redacción (NJ) (Feb 15, 2010) Reportajes
No ha vuelto a vivir Venecia tiempos como los del Siglo de las Luces, que la vieron derrochar el lujo mercantil de la Ruta de la Seda. Por eso se ha reeditado el contemporáneo Ballo del Doge. Para revivir aquellos fastos, con la ciudad del carnaval más estético, iluminada por neones, reflectores y láser, lo mismo que por velas y candilejas.

Una variopinta pasarela se dio cita en el Palazzo Pisani Moretta, sobre el mismísimo Gran Canal de la Serenisima, para plantar cara a la tradición, con un baile de disfraces y puerta abiertas. Y digo plantar cara, replicar, dado que el secreto del carnaval veneciano ya sólo se conserva a puerta cerrada, en los bailes privados del Hotel Luna Baglioni o en la residencia Danieli que este año tuvo al banquero Emilio Botín entre sus huéspedes. El carnaval de la Serenisima..., esa convocatoria al desenfreno que abolía clases sociales bajo la máscara, de modo que los ricos pudieran renovar su depravada genética, solazándose con la belleza en ayuno de los pobres.

También la mujer de negocios Antonia Sautter quiso invocar los siete pecados capitales para su puesta en escena, un año más, en el Palazzo Pisani Moretta, poniendo en solfa del Quatroccento su fondo de armario como diseñadora de atelier-galería-boutique. "Siete sueños, siete pecados capitales", rezó su lema... Buena parte de los cuatrocientos asistentes al Ballo lucían sus creaciones de época, miriñaque y pelucón, estratificados de entrada en tres niveles de atención VIP, eso sí, dado el empaque con que se pretende revestir siempre este evento.

Mil doscientos euros valía la cena palaciega en el cielo, correspondiente a su planta más noble, ochocientos inmediatamente abajo, en el purgatorio, y quinientos a pie de escaleras, en el infierno. Así que hasta los postres no se mezclaron justos con pecadores en el Palazzo, cuando el infierno se convirtió por su propia naturaleza en discoteca, arriba quedaban las conversaciones de salón privée con orquesta de cámara y la entreplanta ganaba espectáculos de glassconcert, contorsionismo y streptease.

Quien esta crónica firma, invitado a la fiesta por lucir nombre de gondolero y apellido precedido del "de", en ocasiones asimilado al nobiliario "von" germánico, se encontró allí con Agatha Ruiz de la Prada y Pedro J. Ramírez, en primera línea de atención; con Joaquín Cortés muy bien acompañado, la novelista Eugenia Rico y Olivia de Borbón, entre otras celebrities.

  
BUSCAR EN NJ: