Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Noviembre  
28
  Domingo  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

InternacionalBarroso inicia su mandato mas complicado
Redacción (NJ) (Feb 11, 2010) Internacional
El Parlamento europeo aprobó anteayer por amplia mayoría la investidura de la nueva Comisión Europea, presidida por segunda legislatura consecutiva por el popular portugués José Manuel Durao Barroso. Con más de medio año de retraso, la votación de anteayer, con el Tratado de Lisboa ya en vigor, debería haber sido recibida con alivio. Y, sin embargo, en la Cámara de Estrasburgo el acontecimiento pasó como una circunstancia casi irrelevante. Por un lado, porque el resultado de la votación no tenía secretos; y además porque el volumen de los problemas acumulados con tantos meses de retraso, en medio de las turbulencias de la crisis, hace prever que la gestión estará plagada de problemas.

El primero de ellos es la votación del llamado acuerdo SWIFT, por el que la UE se compromete a informar a Estados Unidos de los datos sobre transferencias bancarias. La Eurocámara lo somete a votación hoy, con muchas posibilidades de que sea finalmente rechazado, lo que no contribuirá a la fluidez de las relaciones con Washington, que se ha aplicado a fondo para pedir su aprobación.

La segunda Comisión Barroso obtuvo ayer 488 votos a favor, es decir, un centenar más que los que logró el propio Barroso hace un mes cuando se votó su designación como presidente. Y más también que los que recibió hace cuatro años en la votación de su primer ejecutivo.

En cuanto se confirmó el resultado, Barroso convocó a todos los nuevos miembros del colegio de comisarios (25+1) para preparar los documentos de su contribución a la cumbre extraordinaria que ha organizado, para hoy, el nuevo presidente del Consejo, Herman Van Rompuy, para hablar de la crisis.

Barroso prometió que en este segundo mandato «las cosas ya no serán como antes», para lo que quiere apoyarse en «instituciones fuertes y ambiciosas» con las que pueda, por ejemplo, «combatir los ataques contra el euro». Abogó por que la moneda europea «siga siendo un instrumento clave en el desarrollo».

El portavoz popular, Joseph Daul, justificó su voto afirmativo en el balance de la pasada comisión, y en la política anunciada por Barroso en la nueva legislatura, en la que pidió que se mantenga «el equilibrio entre el Parlamento y el Consejo, como demuestra la experiencia del caso SWIFT».

El ministro español del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, intervieno ayer ante el pleno para intentar convencer a los más reticentes de la conveniencia de acceder a las pretensiones de Washington. Pero no se espera que pueda cambiar la relación de fuerzas si no tiene un elemento nuevo que ofrecer a los diputados. Salvo los españoles, todo el grupo socialista se opone a la ratificación del acuerdo SWIFT -lleva en vigor de forma provisional desde el 1 de febrero-, que firmó en noviembre el Consejo en nombre de la UE, un día antes de que entrase en vigor el Tratado de Lisboa para eludir la participación del Parlamento en las negociaciones.

El acuerdo, en opinión de EE.UU., es crucial para cerrar las vías de financiación del terrorismo internacional, especialmente desde los atentados del 11-S y la posterior «cruzada» de Al Qaida contra intereses estadounidenses y europeos. Es imprescindible, según Washington, una lucha antiterrorista sin fisuras.

Los populares lo apoyan casi todos, menos los alemanes, que son la delegación más numerosa y la que confiere, o no, la solidez política a decisiones de calado. Los liberales están casi todos en el campo del «no», aunque sean más imprevisibles.

El portavoz de los verdes, Daniel Cohn-Bendit -auténtico estandarte de la oposición en el debate de anteayer-, aseguró que «lo que se apruebe en este acuerdo ya no se podrá sacar en el próximo», principalmente el hecho de que no haya reciprocidad en el intercambio de información.

  
BUSCAR EN NJ: