Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Abril  
20
  Sábado  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

FútbolDificil empate con el Malaga del Zaragoza en un partido duro que mereció ganar
Redacción (NJ) (Nov 23, 2009) Fútbol
Dijo Marcelino que iba a ser un encuentro feo. Lo adelantó porque sabía que La Rosaleda está para que paste a sus anchas el ganado, no para jugar al fútbol ni mucho menos al golf, y quizá también lo advirtió porque conocía muy bien lo que pueden dar de sí ahora mismo Real Zaragoza y Málaga, dos equipos de la liga de los pobres de espíritu.

No avanza el conjunto aragonés ni sobre el esplendor de la hierba ni, como hoy, sobre un prado deforme que imposibilitó cualquier intención creativa. Tuvo oportunidades para ganar cuando se puso por delante gracias a un penalti transformado por Ewerthon y en el tiempo añadido, cuando Lafita envió primero una pelota al poste y Gabi, después, remató forzado y en solitario ante Munúa. No lo mereció, pero tuvo en su mano el primer triunfo a domicilio en Primera División frente a un colista que confirmó una vez más el porqué ocupa ese lugar, pero a quien en tres citas, dos en Copa para caer eliminado y una en Liga, el Real Zaragoza ha sido incapaz de doblegar.

El Málaga se encerró sobre sí mismo con una apuesta táctica de tres centrales y un solo delantero para ofrecer un dominio ficticio a su rival, que perdió a Arizmendi en los primeros instantes al resentirse el punta de su lesión. El brío de los andaluces fue superando la buena colocación de un Zaragoza que se vio amenazado por sus dudas atrás. Abel Aguilar tuvo un lapsus que corrigió López Vallejo y Fernando remató a placer un córner. No tiene sustancia el Zaragoza. Parece que es algo ante el último y en realidad se encuentra a su altura. Por fortuna la clasificación mantiene una distancia prudencial entre ambos. El fútbol o lo que haya ocurrido ayer tarde en La Rosaleda, sin embargo, los iguala.

A pesar de que Goni dio consistencia defensiva y de que Lafita puso pinceladas de clase en el patatal, el resto del equipo está para lo justo: para recoger setas y que el menor número posible de ellas sean venenosas. Cortito de ideas y de piernas, chato en el centro del campo e incapaz de intimidar al Málaga salvo en una recta final esquizofrénica en la que todo el mundo perdió los nervios y los papeles y que se cobró con expulsión una vícitima, Paredes, y un arrabalero, Weligton, el Real Zaragoza transita por un tiempo espinoso, sin futbolistas capaces de dotarle de algo diferente, improvisado. Es un sombra abandonada a los acontecimientos, a lo que le regale o le quite el destino. Se distrajo una vez más, con una salida suicida por alto de López Vallejo, y el Málaga empató con un testarazo limpio de Iván a la salida de un córner.

El punto no embellece nada. Sutura en parte la enorme cicatriz de un Real Zaragoza monstruoso en este partido, pero también con un historial pasado que en nada alivia el futuro que se le viene encima. Feo, dijo Marcelino mirando el la bola de cristal empañada por el eufemismo antes de sufrir este inquietante partido que hiere la sensibilidad del espectador. Sigue sin ganar lejos de La Romareda ni al último y es el conjunto más goleado en los desplazamientos. Su salvación estáen casa.

  
BUSCAR EN NJ: