Espacio disponible para su publicidadNoticias Jóvenes  

  Diciembre  
2
  Jueves  
   

Consejo de la Juventud de Zaragoza

MisMontes.com

AupaZaragoza.com

Iglesia en Zaragoza (Hoja Diocesana)

Espacio Disponible para su PUBLICIDAD 976 274426

  
Colonias de Verano Ánade en el Pirineo Aragonés para chicos y chicas de 7 a 17 años - ABIERTA LA INSCRIPCIÓN VERANO 2021

AragónEn Aragón, la media de víctimas de acoso escolar se sitúa por encima del 20%
Redacción (NJ) (Oct 23, 2006) Aragón
El papel clave que los pediatras de atención primaria deben asumir a la hora de minimizar el tremendo impacto del problema del maltrato entre iguales en el ámbito escolar constituye una de las principales conclusiones de la reunión científica anual de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria que se está celebrando estos días en Madrid.

En opinión de los expertos, este tipo de violencia afecta de una forma u otra a todos los escolares pues quien no es agresor es víctima o testigo y ninguno de ellos se encuentra inmune ante esta realidad.

En opinión del Dr. Ramón Ugarte, presidente de la Asociación Vasca de Pediatría de Atención Primaria, “estamos hablando de un fenómeno multifactorial que precisa un esfuerzo amplio y mantenido en el tiempo de manera que podamos atajarlo y conseguir una escolarización sin violencia que garantice plenamente el derecho constitucional a la educación en su sentido más amplio”.

El papel del pediatra ante el silencio del niño
En el entorno de este problema, y tal como se ha puesto de manifiesto en el transcurso de esta reunión, uno de los colectivos que en los últimos años ha quedado más en un segundo plano ha sido el de los pediatras. Muchos niños y niñas que son víctimas de maltrato, así como sus agresores, mantienen en silencio su situación, lo que complica enormemente la detección del problema. En este sentido es difícil encontrar un profesional de la salud tan cercano, conocido y accesible para el niño y la familia como el pediatra de atención primaria, que pueda ayudar a solventar la situación.

A este respecto el Dr. Ugarte asegura que “nuestro trabajo en este campo es potencialmente muy amplio, empezando por labores preventivas y estimulando en las familias la adquisición de conductas afectivas y educativas desde edades muy tempranas. Las somatizaciones –continúa el experto- como consecuencia del estrés postraumático que sufre un niño víctima de maltrato escolar, pueden ser detectadas por el pediatra y llegar así al diagnóstico de una situación que debe ser controlada cuanto antes. Finalmente –apunta el Dr. Ugarte- el pediatra debe ser un integrante importante de un equipo multidisciplinar compuesto por profesionales de la salud mental y de la educación”.

Otro de los aspectos más relevantes de esta reunión ha sido el abordaje del nuevo papel del pediatra de atención primaria en el manejo del problema del consumo de drogas de uso recreativo entre los adolescentes españoles.

La implicación de los profesionales sanitarios en la prevención de las drogodependencias constituye uno de los objetivos presentes en el Plan de Acción 2005-2008 del Plan Nacional sobre la Droga. Dicha implicación resulta clave en el caso de los profesionales de la pediatría, si se considera la situación actual de los consumos en España y la necesidad de reforzar todos los instrumentos preventivos a nuestro alcance para ayudar a nuestros jóvenes a la adopción de hábitos de vida más saludables.

En este sentido, y tal como explica la Dra. Rosario Benítez, pediatra de atención primaria experta en este área, “el pediatra de atención primaria goza de una posición privilegiada por los frecuentes contactos con el niño en crecimiento y su familia”.

Según esta experta, la prevención del consumo de este tipo de sustancias pasa por realizarse de una forma integral, como prevención de conductas de riesgo, durante la infancia y adolescencia. Debe incluir el entorno familiar, escolar y social, así como aprovechar la consulta a demanda, en forma de intervenciones breves, o los controles en salud, como parte de la guía anticipatoria, siempre con un mensaje positivo y continuado, promocionando conductas protectoras frente a las de riesgo.

Para que esta labor pueda resultar realmente eficaz, los pediatras de atención primaria han concluido en esta reunión la necesidad de:
•Formación, no sólo como incremento de conocimientos, sino como adquisición de habilidades para trabajar en los distintos niveles preventivos.
•Disponibilidad de tiempo. La actual presión asistencial que sufren muchos pediatras de AP imposibilita la atención adecuada al adolescente en general y, sobre todo, a aquéllos con problemas de consumo de sustancias.
•Determinar con claridad los objetivos de la intervención del pediatra de AP en la prevención del consumo de sustancias.
•Conocimiento de los recursos específicos.
•Programas de prevención: universales, selectivos e indicados.
•Protocolos de diagnóstico precoz/ Guías de actuación ante problemas relacionados con el consumo de sustancias de abuso, adaptados a la Atención Primaria de Salud.
•Materiales específicos de apoyo (folletos, cuestionarios, etc) que puedan ser utilizados con los adolescentes, sus familiares, en intervenciones escolares, etc.
•Proyectos de investigación aplicada: clínica, epidemiológica y sociosanitaria.

No cabe duda que abordar la salud de los niños de una forma integral es uno de los objetivos de los pediatras de atención primaria, por lo que en el transcurso de esta reunión, no sólo se han puesto de manifiesto cuestiones relativas al maltrato escolar o el consumo de drogas, sino que se han revisado aspectos que resultan claves en el trabajo diario del pediatra, según explica el Dr. José Luis Montón, presidente del Comité

El uso racional de medicamentos, el fomento de la lactancia materna, la educación para la salud en el ámbito escolar o el trastorno por déficit de atención e hiperactividad, han sido algunos de los temas que también han despertado un gran interés entre los asistentes a este encuentro científico.

  
BUSCAR EN NJ: